Sa­bin Me­rino cla­si­fi­ca a un Ath­le­tic an­gus­tia­do

Su ca­be­za­zo tum­bó a un Mar­se­lla muy fuer­te de sa­li­da

AS (Las Palmas) - - ATHLETIC-MARSELLA - NI­KA CUEN­CA

Fue una ju­ga­da má­gi­ca. De esas que for­ja­ban en­tre Irion­do y Za­rra. De Mar­cos lan­zó a Su­sae­ta, que se dis­fra­zó de Ra­fa pa­ra sa­car un pre­cio­so cen­tro ha­cia Sa­bin Me­rino (Tel­mo). Su ca­be­za­zo en plan­cha, es­te­reo­ti­po de los que di­bu­ja­ba el rey del gol en el Ath­le­tic, sa­có la an­gus­tia del cuer­po a San Ma­més. El Mar­se­lla, con una pri­me­ra mi­tad fan­tás­ti­ca, ha­bía trans­for­ma­do a los ro­ji­blan­cos en una ban­da. Bats­hua­yi igua­ló al fi­lo del des­can­so y pa­re­ció el prin­ci­pio del fin.

El pri­mer ca­pí­tu­lo fue un ba­ño mar­se­llés. Só­lo Ra­fa Irion­do, ve­lan­do des­de el cie­lo por sus leo­nes, man­te­nía al Ath­le­tic en la eli­mi­na­to­ria. El equi­po ro­ji­blan­co es­ta­ba an­gus­tia­do, a re­mol­que de lo que dic­ta­ban Ca­be­lla y N’Kou­dou. Ha­bía fut­bo­lis­tas de Val­ver­de que pe­na­ban so­bre el ver­de.

Ia­go He­rre­rín sa­có una mano en una ca­ram­bo­la de Bats­hua­yi a des­pe­je de Raúl Gar­cía, Flet­cher ca­be­cea­ría a pla­cer a sus ma­nos y la oca­sión más cla­ra pa­ra los ga­los lle­ga­ría en un sa­que de Man­dan­da que pi­lló en cue­ros a la za­ga, in­clui­do su me­ta, que sa­lió a no sé qué. N’Kou­dou hi­zo un va­se­li­na que Irion­do des­vió con un so­pli­do al pos­te. No po­dían te­ner tan ma­la suer­te los de Mí­chel, así que Bats­hua­yi pi­lló un ba­lón suel­to que pe­gó en La­por­te y lo man­dó a las ma­llas pa­ra igua­lar el vo­león de Adu­riz en el Vé­lo­dro­me.

El gol Re­cor­dó a las ju­ga­das que tan­to re­pi­tie­ron Irion­do y Za­rra

Em­pu­je lo­cal. El plan de Mí­chel ha­bía si­do per­fec­to, pe­ro como ha­bía di­cho de vís­pe­ra, los leo­nes se trans­for­man con la ca­mi­se­ta ro­ji­blan­ca. Hay que re­ma­tar­los. Des­pués de que un cen­tro-chut de Mendy be­sa­se el lar­gue­ro, lle­gó la car­ga lo­cal. Man­dan­da hi­zo un paradón a sa­que de fal­ta de Su­sae­ta. El Ath­le­tic pro­vo­ca­ba cór­ners, pe­ro el tan­to que le me­tió en oc­ta­vos lle­gó en una ju­ga­da a cam­po abier­to. Sa­bin Me­rino, fres­co, se ti­ró con ham­bre a por ese ba­lón que ve­nía del cie­lo. No po­día fa­llar­lo. Lle­va­ba el nom­bre de Irion­do.

EL GOL SALVADOR. Sa­bin Bil­bao con­si­guió así de ca­be­za el tan­to del em­pa­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.