Pa­co Jé­mez “No ten­go ga­nas de aban­do­nar el Ra­yo”

El Ra­yo res­pi­ra. El en­gra­na­je fun­cio­na a pleno ren­di­mien­to y Pa­co su­per­vi­sa en la sa­la de má­qui­nas. El pre­si­den­te tien­de la mano a su con­ti­nui­dad y el mís­ter re­co­ge el guan­te: “Si su pre­dis­po­si­ción es re­no­var­me, la mía es que­dar­me. Si me sien­to con Raúl y

AS (Las Palmas) - - RAYO VALLECANO - MAI­TE MAR­TÍN LA EN­TRE­VIS­TA

Seis par­ti­dos sin caer, ¿có­mo es­tá el pul­so del Ra­yo? —A ve­ces de gol­pe y po­rra­zo lle­gan los re­sul­ta­dos ha­cien­do ca­si lo mis­mo que an­tes. Las oca­sio­nes que an­tes iban fue­ra aho­ra van den­tro y don­de ha­bía con­ce­sio­nes aho­ra no hay tan­tas. No es cues­tión del azar, sino de me­jo­ra, ma­du­rez y de que los nue­vos han en­ten­di­do la idea. Cuan­do la co­sa iba mal sa­bía por qué per­día­mos y sen­tía que se po­día re­ver­tir. Veía al equi­po tra­ba­jar, se­gu­ro de lo que ha­cía y que acep­ta­ba bien los gol­pes. —¿No le re­cor­dó a la 13-14? —Mu­chí­si­mo. Ha si­do cla­va­do. Los años pa­res son jo­di­dos, el quin­to se­rá me­jor. —Es­ta vez des­pun­ta­ron Mi­ku y Jo­za­bed. —Con la gen­te en su me­jor ni­vel, el equi­po da su me­jor ver­sión. El ca­mino de en­con­trar nues­tra iden­ti­dad, con tan­ta ca­ra nue­va, lle­va tiem­po. No se tra­ta de que Jo­za­bed me­ta 15 go­les sino de que den mu­chos pun­tos. —¿Le han sor­pren­di­do? —Po­si­ble­men­te és­te sea el me­jor año de Jo­za­bed, Mi­ku se ha reivin­di­ca­do, veo a Tras­ho­rras en un mo­men­to ex­tra­or­di­na­rio y Llo­ren­te ha si­do una bue­na no­ti­cia, al ni­vel de los me­jo­res. El cam­bio de Be­bé es bru­tal. —Pe­ro el me­jor fi­cha­je ha si­do Va­lle­cas, que vol­vió a ani­mar. —Por suer­te sí. Per­di­mos mu­chos me­ses de for­ma po­co in­te­li­gen­te por par­te de todos. No es res­pon­sa­bi­li­zar a na­die, el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la mar­cha del equi­po soy yo, pe­ro to­do in­flu­ye. Ju­gar en Va­lle­cas cuan­do es­tá apa­ga­do no es lo mis­mo que cuan­do es­tá en­cen­di­do. He­mos si­do ca­pa­ces de lle­gar a un acuer­do, en­ten­der que lo más im­por­tan­te es el Ra­yo, por en­ci­ma de otras con­si­de­ra­cio­nes. —Di­jo que con ese am­bien­te no re­no­va­ría. Ya so­lu­cio­na­do y con el pre­si­den­te ten­dién­do­le la mano, ¿se plan­tea se­guir? —Si no se arre­gla­ba no iba a se­guir, lo te­nía cla­ro, ha­bía ce­ro po­si­bi­li­da­des. Aho­ra pue­de ha­ber to­das las que quie­ra el club. Agra­dez­co las pa­la­bras de Raúl. Si al­go me ha de­mos­tra­do en es­tos años es que es un tío de pa­la­bra, pe­ro no te­ne­mos ne­ce­si­dad de que pa­se lo del año pa­sa­do, pen­dien­tes has­ta el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to del úl­ti­mo par­ti­do. No quie­ro que se re­pi­ta la his­to­ria. Si él di­ce que hay con­fian­za y que es­tá dis­pues­to a sen­tar­se, no­so­tros estamos dis­pues­tos a ha­cer­lo ya pa­ra de­jar zan­ja­do es­te te­ma lo an­tes po­si­ble, así se de­mues­tra la con­fian­za. Si su pre­dis­po­si­ción es re­no­var­me, la mía es que­dar­me. Si los dos estamos con­ten­tos y que­re­mos se­guir, ¿por qué no? Esa con­fian­za no de­be ser só­lo una pa­la­bra, sino he­chos. Pa­ra mí se­rá una gran no­ti­cia y es­pe­ro que tam­bién pa­ra el Ra­yo. —Mien­tras, ha so­na­do pa­ra el Va­len­cia y la Se­lec­ción. —He apren­di­do a con­vi­vir con los ru­mo­res y si­go aquí. Si no apa­re­ce al­go que me mo­ti­ve, no ten­go ga­nas de aban­do­nar el Ra­yo. Nin­gu­na. En es­tos mo­men­tos si me sien­to con Raúl y lle­ga­mos a un acuer­do, fir­ma­ría aho­ra mis­mo. A lo me­jor lo más in­te­li­gen­te es de­cir: ‘No ten­go pri­sa’ y es­pe­rar a que aca­be la tem­po­ra­da. Pe­ro se­ría ven­ta­jis­ta, es­ta­ría uti­li­zan­do al Ra­yo en be­ne­fi­cio pro­pio y eso nun­ca lo voy a ha­cer. El úni­co con­di­cio­nan­te que pon­dría es que si me lla­ma la Se­lec­ción me per­mi­tie­ran de­ci­dir qué ha­cer, en­tien­do que Raúl sa­brá que es un tren que só­lo pa­sa una vez en la vi­da. Y que no ga­na­ría na­da obli­gán­do­me a que­dar­me. Creo que no ha­bría problema. —¿Te­ner ca­rác­ter es un hán­di­cap pa­ra ir a un gran­de? —Un téc­ni­co vá­li­do de­be ser­vir pa­ra sal­var a un equi­po o me­ter­lo en Cham­pions. Si a Del Bos­que o Luis En­ri­que los lle­vas a sal­var a un equi­po, lo ha­rán. ¿Te­ner ca­rác­ter? Ni que eso fue­se un problema, igual el de­fec­to es lo con­tra­rio. Hay que co­no­cer dón­de vas, la idio­sin­cra­cia del club, sus ju­ga­do­res, el pre­si­den­te y, a par­tir de ahí, intentar que tus vir­tu­des sir­van pa­ra que to­do fun­cio­ne. —Al­go que le ca­rac­te­ri­za es su sen­ti­mien­to de jus­ti­cia. Si hay pro­ble­mas acu­den a Pa­co. —Es­toy en una po­si­ción en la que pue­do e in­ten­to ayu­dar. Mi ca­rác­ter no me pi­de otra co­sa. Me pue­do equi­vo­car por­que to­mo mu­chas de­ci­sio­nes, pe­ro tra­to de ser jus­to. No me per­do­na­ría acos­tar­me y pen­sar que he he­cho co­sas en con­tra de lo que pien­so y de­bo. —Una ac­ti­tud qui­jo­tes­ca... —Por eso se lle­vó tan­tas tor­tas en el li­bro (ri­sas). Es­ta­ba más en la ca­ma que de pie... —¿Si­gue ayu­dan­do a Carmen? —Fue un te­ma que se nos es­ca­pó de las ma­nos. No que­ría­mos es­tar en la pa­les­tra. Si­go pa­gan­do su al­qui­ler has­ta que la Co­mu­ni­dad o el Ayun­ta­mien­to asu­man esa res­pon­sa­bi­li­dad, que no de­be ser mía. Creo que lo voy a se­guir pa­gan­do du­ran­te mu­chos años. Hay mu­chos nue­vos po­lí­ti­cos que ven­den que hay que ayu­dar a la gen­te y se es­tán per­dien­do una opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que les im­por­tan to­das las Cár­me­nes de Es­pa­ña. Las bue­nas pa­la­bras las di­ce to­do el mundo, pe­ro los he­chos no todos son ca­pa­ces de ha­cer­los. Yo ad­qui­rí un com­pro­mi­so que no rom­pe­ré. Se­ría un gra­ve error que los or­ga­nis­mos pú­bli­cos pien­sen que ese tra­ba­jo lo tie­nen que ha­cer los de­más. Es su res­pon­sa­bi­li­dad, con di­ne­ro de todos. —Y se lle­vó a la plan­ti­lla a un co­me­dor so­cial. —Se hi­zo des­de el ano­ni­ma­to, como otras co­sas que no tras­cien­den. El ba­rrio y el club tie­nen co­ne­xio­nes que van más allá de lo so­cial y es­to ayu­da a que sean más fuer­tes. Cuan­do ves que por po­ner­les un pla­to de co­mi­da o ani­mar­les les ha­ces un po­co me­jor su vi­da... ga­na­mos mu­cho como per­so­nas. —La afi­ción es­pe­ra al Ba­rça. —No vamos a cam­biar nues­tra fi­lo­so­fía. Nues­tra preo­cu­pa­ción se­rá ha­cer­lo bien. No hay otra tri­ple­ta en el mundo como la MSN. Es­te par­ti­do es pa­ra dis­fru­tar, un pre­mio pa­ra la afi­ción y los ju­ga­do­res. Sal­dre­mos a ga­nar, que no que­pa du­da. —Le lla­ma­rán Ka­mi­ka­ze... —Otros sa­len más go­lea­dos y no les di­cen eso. Pa­re­ce que no­so­tros estamos lo­cos per­di­dos. Al Va­len­cia le me­tie­ron sie­te y no lo es­cu­ché. En­ce­rrán­do­te te pue­den caer tam­bién seis.

Pon­dría una con­di­ción si si­go: de­ci­dir qué ha­cer si me lla­ma la Se­lec­ción”

Te­ner ca­rác­ter no es un problema, igual lo con­tra­rio sí”

Otros se lle­van más go­les del Ba­rça y no les lla­man ka­mi­ka­zes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.