Txi­kon, a un pa­so gi­gan­te de una ha­za­ña in­ver­nal

Hoy ata­ca la cima del Nan­ga Par­bat, iné­di­ta en es­ta es­ta­ción

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - SE­BAS­TIÁN ÁLVARO LA NO­TI­CIA

Las no­ti­cias que lle­ga­ban ayer del Nan­ga Par­bat se­guían sien­do po­si­ti­vas. El es­pa­ñol Alex Txi­kon, los ita­lia­nos Ta­ma­ra Lun­ger y Si­mo­ne Mo­ro, y el pa­kis­ta­ní Alí Sad­pa­ra ya ha­bían con­se­gui­do mon­tar el cam­po 4 a unos 7.100 me­tros de al­ti­tud. Es­to su­po­ne que has­ta la cima les que­dan unos mil me­tros de des­ni­vel y más de tres ki­ló­me­tros de es­ca­la­da, que tie­nen pre­vis­to cu­brir hoy.

Son da­tos que só­lo ad­quie­ren su ver­da­de­ra, y du­rí­si­ma, mag­ni­tud si se tie­ne en cuen­ta dón­de es­tán y en qué con­di­cio­nes: por en­ci­ma de ‘la lí­nea de la muer­te’, allí don­de la fal­ta de oxí­geno ha­ce que ca­da pa­so re­quie­ra de to­da la fuer­za de vo­lun­tad que se sea po­si­ble ate­so­rar, adon­de han lle­ga­do des­pués de cua­tro días de es­fuer­zo con­ti­nua­do so­por­tan­do vien­tos de más de 30 km/h y tem­pe­ra­tu­ras que ron­dan los 35º ba­jo ce­ro.

Ayer acu­sa­ron el frío pa­sa­do du­ran­te la no­che en el cam­po 3, pe­ro sus sen­sa­cio­nes fue­ron bue­nas, lo que es una ex­ce­len­te se­ñal de su ade­cua­da acli­ma­ta­ción y es­ta­do de for­ma, pues pa­ra los cua­tro era la pri­me­ra vez que dor­mían a esa al­ti­tud (6.700). Tras desa­yu­nar se pu­sie­ron en ca­mino for­man­do dos gru­pos. Los pri­me­ros en sa­lir fue­ron Alí y Si­mo­ne, mien­tras Álex y Ta­ma­ra se en­car­ga­ron de des­mon­tar la tien­da y re­co­ger el res­to de ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra mon­tar el cam­po 4.

Tu­vie­ron la suer­te de en­con­trar­se con nie­ve du­ra en lu­gar de hielo cris­tal o el com­pli­ca­do te­rreno mix­to de hielo y ro­ca que ha­bían en­fren­ta­do has­ta aho­ra, lo que ha fa­ci­li­ta­do su rá­pi­do avan­ce, como tam­bién lo ha he­cho el tra­ba­jo del día an­te­rior de Sad­pa­ra y Lun­ger equi­pan­do con cuer­das los pri­me­ros 160 me­tros de la gi­gan­tes­ca ram­pa que se ex­tien­de por en­ci­ma del cam­po 3, mien­tras Txi­kon y Mo­ro ta­lla­ban con el pio­let la pla­ta­for­ma don­de mon­ta­ron la tien­da y pre­pa­ra­ron agua pa­ra todos.

¿Y aho­ra? ¿Qué va a ocu­rrir en las pró­xi­mas ho­ras? Siem­pre en un ocho­mil la me­teo­ro­lo­gía jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, pe­ro cuan­do se tra­ta de es­ca­lar­lo en in­vierno se con­vier­te en sim­ple­men­te de­ci­si­vo. Po­dría ha­blar­se de ex­plo­ra­ción pu­ra, pues una mon­ta­ña en in­vierno no es la mis­ma mon­ta­ña con más nie­ve, sino en reali­dad otra mon­ta­ña, di­fe­ren­te, des­co­no­ci­da, y el Nan­ga nun­ca ha si­do es­ca­la­do en es­ta épo­ca.

Hay un an­ti­ci­clón que ga­ran­ti­za pa­ra los dos pró­xi­mos días tiem­po es­ta­ble. Es de­cir, muy bue­nas no­ti­cias tan­to pa­ra el ata­que a la cum­bre como pa­ra el re­gre­so al cam­po ba­se. Pe­ro el vien­to no amai­na —en­tre 5 y 10 km/h— has­ta la no­che de es­te vier­nes. Qui­zás, vién­do­lo con pers­pec­ti­va, de­be­rían ha­ber sa­li­do dos días más tar­de, pe­ro aho­ra ya no tie­ne sen­ti­do ha­cer­se esas pre­gun­tas: no hay vuel­ta atrás. Pa­sar otra no­che más a es­ta al­ti­tud su­pon­dría asu­mir un ries­go muy gra­ve. Así que tras de­ba­tir­lo, han de­ci­di­do que afron­ta­rán los 35 km/h de vien­to del No­roes­te (y lo que su­po­ne de mul­ti­pli­ca­ción ca­si in- so­por­ta­ble del frío que de­be­rán afron­tar: en torno a los 45º ba­jo ce­ro) que les pro­nos­ti­can pa­ra la ma­dru­ga­da del 25 al 26.

His­tó­ri­co. Mu­chos de us­te­des pen­sa­rán que es­tán a un pa­so de lo­grar­lo. Y así es. Pe­ro es un pa­so de gi­gan­te el que aún tie­nen que dar. Ca­si igual que el que ha­ce 63 años dio el aus­tria­co Her­man Buhl cuan­do se con­vir­tió en el pri­mer ser hu­mano en con­quis­tar el Nan­ga Par­bat al as­cen­der en so­li­ta­rio y pa­sar una no­che al ra­so a ocho mil me­tros. Era la pri­me­ra vez que al­guien so­bre­vi­vía a tal al­ti­tud. Es po­si­ble que si lo lo­gran, mis ami­gos pro­ta­go­ni­cen una ha­za­ña com­pa­ra­ble.

Tie­nen una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, es cier­to, pe­ro es­tán asu­mien­do un ries­go in­con­ce­bi­ble pa­ra la ma­yo­ría de los mor­ta­les. Una au­tén­ti­ca ta­rea de ti­ta­nes que pon­dría fin a 25 años de in­ten­tos fa­lli­dos y más de 30 ex­pe­di­cio­nes, for­ma­das con los es­ca­la­do­res más fuer­tes de ca­da ge­ne­ra­ción, por lle­gar en in­vierno a la cima de ‘la Mon­ta­ña del Des­tino’. Es­ta­re­mos pen­dien­tes de ellos. Oja­lá la suer­te les acom­pa­ñe.

Con­di­cio­nes Fal­tan tres ki­ló­me­tros, a 45 gra­dos ba­jo ce­ro y con vien­tos de 35 km/h

HE­ROI­CO. El viz­caíno Alex Txi­kon (en las imá­ge­nes, con bar­ba) su­be al Nan­ga Par­bat jun­to a los ita­lia­nos Ta­ma­ra Lun­ger y Si­mo­ne Mo­ro, y el pa­kis­ta­ní Alí Sad­pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.