De los pro­di­gios del Mo­bi­le World Con­gress a los del Mes­si World Con­gress

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - SANTI GIMÉNEZ

La Ciu­dad de los Pro­di­gios. Así bau­ti­zo Eduar­do Men­do­za a Bar­ce­lo­na en una gran­dio­sa no­ve­la pu­bli­ca­da en 1986. En ella, Men­do­za re­la­ta como Bar­ce­lo­na evo­lu­cio­nó en­tre el pe­rio­do de las Ex­po­si­cio­nes Uni­ver­sa­les de 1888 y 1929. Lo ex­pli­ca si­guien­do el au­ge de un sen­sa­cio­nal per­so­na­je lla­ma­do Ono­fre Bou­vi­la, que lle­ga a la ciu­dad sien­do un des­tri­pa­te­rro­nes y aca­ba sien­do el due­ño de to­do. A día de hoy, Bar­ce­lo­na si­gue afe­rra­da a la idea de las ex­po­si­cio­nes como es­ca­pa­ra­te. La ciu­dad aca­ba de pa­de­cer el lío del Mo­bi­le World Con­gress, un sim­po­sio que tra­ta de sen­tar en una mis­ma me­sa a gen­te que in­ven­ta co­sas pa­ra re­unir­se a dis­tan­cia y que se que­jan de las huel­gas del me­tro cuan­do van con chó­fer y li­mu­si­na al con­gre­so.

In­ten­to fa­lli­do. El Con­gre­so de Mó­vi­les ha coin­ci­di­do con la ex­hi­bi­ción de Mes­si en el Emi­ra­tes y si ha­cen una bús­que­da en Goo­gle po­nien­do ‘Bar­ce­lo­na’, lo pri­me­ro que les apa­re­ce­rá es FC.Bar­ce­lo­na y no el di­cho­so con­gre­so de ca­chi­va­ches. Y por si quie­ren más ar­gu­men­tos, en las pá­gi­nas re­fe­ren­cia­das por el bus­ca­dor uni­ver­sal sa­le más el nom­bre del ju­ga­dor ar­gen­tino que el de la ciu­dad. Va­len más dos go­les en Lon­dres que un con­gre­so con Zuc­ke­berg, que di­cho sea de pa­so, se ga­nó su si­tio en las no­ti­cias por ce­nar con Pi­qué, de­fen­sa del Bar­ce­lo­na, y no por su con­fe­ren­cia a fa­vor del in­ter­net li­bre.

El me­jor em­ba­ja­dor. A día de hoy, jus­to es re­co­no­cer­lo, Leo Mes­si es el me­jor em­ba­ja­dor de la ciu­dad y del club. El Bar­ce­lo­na no es el equi­po que más di­ne­ro tie­ne; no es el que pa­ga los me­jo­res suel­dos; no es el que ase­gu­ra (ni mu­cho me­nos) una es­ta­bi­li­dad ju­di­cial, ni so­cial, ni paz con la ha­cien­da pú­bli­ca. Lo que ofre­ce el Ba­rça a los que quie­ran su­mar­se al pro­yec­to blau­gra­na es, ni más ni me­nos es­te le­ma: “¿Quie­re us­ted ju­gar con Mes­si?”. De­sen­ga­ñé­mo­nos. A día de hoy, con el EBIT­DA pi­san­do los ta­lo­nes del club, con el pa­tro­ci­nio de Qa­tar pa­ra­li­za­do y con una en­ti­dad de­pen­dien­do de un equi­po de fút­bol, el ma­yor re­cla­mo pa­ra atraer a los cracks mun­dia­les se lla­ma Mes­si.

Un anun­cio ca­da día. Mes­si es un anun­cio ca­da tres días. Ca­da par­ti­do que jue­ga Leo es una in­vi­ta­ción a los cracks del mundo pa­ra fi­char por el Ba­rça y ju­gar a su la­do. Pe­ro eso tie­ne un pre­cio. La re­no­va­ción cos­ta­rá más que el Mo­bi­le World Con­gress.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.