Del­nue­vo In­fan­ti­noal­vie­joF­lo­ren­tino

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

La FIFA ya tie­ne su no­veno Pa­pa. Se tra­ta de Gian­ni In­fan­tino, sui­zo como su an­te­ce­sor, Blat­ter, in­clu­so del mis­mo can­tón. Diez ki­ló­me­tros se­pa­ran los pue­blos en que na­cie­ron. Ha­bla es­pa­ñol aún me­jor que Blat­ter, por­que du­ran­te un tiem­po fue be­ca­rio en la LFP. Has­ta aho­ra era se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UEFA, pues­to que al­can­zó en una ca­rre­ra me­teó­ri­ca. Su de­cla­ra­ción a Maroto de que le pa­re­cía co­rrec­to que Pla­ti­ni si­ga co­bran­do du­ran­te su sus­pen­sión me re­sul­tó in­quie­tan­te. El gran cam­bio que ne­ce­si­ta la FIFA no es otro que im­pe­dir los abu­sos de los di­ri­gen­tes, que han de­pre­da­do a su gus­to. Su vic­to­ria nos lle­gó en la vís­pe­ra de un nue­vo der­bi ma­dri­le­ño, que inevi­ta­ble­men­te atrae nues­tras mi­ra­das. Y eso que el par­ti­do pi­lla a los ‘eter­nos’ un po­qui­to desinflados, por­que ha­ce una semana el Ba­rça se les es­ca­pó dos pun­tos más, así que ya re­sul­ta in­sen­sa­to pen­sar que aún hay Li­ga en disputa en el par­ti­do. Sí hay la pi­ca­di­lla lo­cal. No es lo mis­mo ga­nar es­te par­ti­do que per­der­lo y tam­po­co es lo mis­mo aca­bar se­gun­do que ter­ce­ro. Da igual a efec­tos de cla­si­fi­ca­ción pa­ra la Cham­pions, pe­ro no a la ho­ra de aguan­tar al ve­cino. Eso de ¿quién man­da en la ca­pi­tal? ha he­cho for­tu­na en es­tos años. Al Ma­drid le fal­ta­rá Mar­ce­lo, al Atlé­ti­co, Ca­rras­co. El Ma­drid es­tá sien­do tre­men­do en ca­sa, pue­de re­pes­car a Ben­ze­ma (por si aca­so, ahí es­tá Bor­ja Ma­yo­ral) y es fa­vo­ri­to en las apues­tas. Al Atlé­ti­co le cues­ta de­ma­sia­do el gol. Su me­jor go­lea­dor, otro Bor­ja, Bor­ja Bas­tón, se lo ce­dió al Ei­bar, que es el ter­cer go­lea­dor de la Li­ga, tras Ma­drid y Ba­rça, gra­cias a él. Pe­ro con el Atlé­ti­co nun­ca se sa­be, y me­nos aho­ra, que To­rres es­tá co­gien­do el pun­to. El der­bi, por cier­to, coin­ci­de con el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la es­pan­ta­da de Flo­ren­tino, que a los tres años vol­vió sin ha­ber apren­di­do na­da de su pri­mer fra­ca­so. ¡Qué de­cep­ción!

“...MAR­CE­LO, AL ATLÉ­TI­CO, CA­RRAS­CO. EL MA­DRID ES­TÁ SIEN­DO TRE­MEN­DO...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.