El der­bi de los chu­los

AS (Las Palmas) - - HOY TOCA DERBI -

Gu­ti ha­bla so­bre el der­bi y su fra­se con­ver­ti­da en tuit in­cen­dia las re­des. El rubio de To­rre­jón sa­be bien dón­de les es­cue­ce a los atlé­ti­cos, y es­tos, aunque es­tén acos­tum­bra­dos des­de ni­ños a va­ci­les si­mi­la­res a dia­rio, no pue­den evi­tar al­zar la voz una vez más. Ja­más se de­ja­rán ame­dren­tar por el ve­cino ni por su aris­to­crá­ti­ca sa­la de tro­feos. Las ca­lles de Ma­drid asis­ten des­de ha­ce más de un si­glo a un due­lo dia­léc­ti­co que nin­gún mar­ca­dor po­drá di­ri­mir. En la ciu­dad de los chu­los re­si­de el me­jor club del si­glo XX, pe­ro sus diez Co­pas de Eu­ro­pa no pue­den im­pe­dir que un al­to por­cen­ta­je de sus ve­ci­nos se alis­te en el ban­do ro­ji­blan­co. Esa es la idio­sin­cra­sia cas­ti­za que ex­pli­ca su ri­va­li­dad. Y en te­mas de sen­ti­mien­tos na­die pierde.

Des­de el análisis sen­sa­to, pro­ba­ble­men­te Gu­ti ten­ga razón y Zi­da­ne no ne­ce­si­te a nin­gún ju­ga­dor del ac­tual Atlé­ti­co. Y por con­tra, va­rios de los ti­tu­la­res blan­cos se­gu­ra­men­te tam­bién se­rían re­fe­ren­cias en el on­ce ro­ji­blan­co. Pe­se a los que se vie­nen arri­ba con es­ta ra­cha con Si­meo­ne, el Atlé­ti­co nun­ca ha si­do un to­do­po­de­ro­so. Tam­po­co aho­ra. Pe­ro da igual, los col­cho­ne­ros na­cen y vi­ven lo­cos por in­cor­diar, y si pue­de ser al Ma­drid, pues me­jor. Sa­can­do pe­cho sin pa­rar. Los me­ren­gues alu­den a su irre­fu­ta­ble y blan­ca gran­de­za pa­ra ca­ri­ca­tu­ri­zar a los del Man­za­na­res por­que han per­di­do mu­cho más a me­nu­do. Y en ese due­lo, am­bas afi­cio­nes se hi­cie­ron muy gran­des.

Con la glo­ba­li­za­ción, los pi­ques fut­bo­le­ros en­tre ma­dri­le­ños han tras­pa­sa­do las pa­re­des de ba­res, co­le­gios y ofi ci­nas, yen­do mu­cho más allá de las fron­te­ras de la ca­pi­tal, y qui­zá se ma­lin­ter­pre- ten en es­te mundo don­de pro­li­fe­ran los an­tis. Esa chu­le­ría pue­de pa­re­cer agre­si­va le­jos del fo­ro, pe­ro es mu­cho más fra­ter­nal y ci­vi­li­za­da de lo que pa­re­ce, como se de­mos­tró en la lec­ción ejem­plar que am­bas afi­cio­nes die­ron en Lis­boa. Re­cu­pe­ró el der­bi en es­tos años una di­men­sión fut­bo­lís­ti­ca acor­de con la ri­va­li­dad, ya que el Bar­ce­lo­na se ha­bía co­la­do en­tre me­dias. Pe­ro los her­ma­nos son her­ma­nos pa­ra siem­pre. Y el ro­ji­blan­co siem­pre que­rrá a to­da cos­ta ga­nar al blan­co pa­ra de­mos­trar­le que no pue­de ga­nar siem­pre, mien­tras el blan­co tra­ta­rá de evi­tar que los re­bel­des se le suban a las bar­bas y man­te­ner el sta­tu quo. De ahí que a un ma­dri­dis­ta (de Ma­drid) so­lo le dé mie­do una co­sa, per­der con el Atle­ti. Y Gu­ti lo sa­be. Pe­ro la cla­ve es que el Cho­lo tam­bién...

Ri­va­li­dad Gu­ti sa­be que a un ma­dri­dis­ta le da mie­do per­der un der­bi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.