Die­za­ños­de­laes­pan­ta­da­deF­lo­ren­tino

El27 de­fe­bre­ro­de2006di­mi­tía­co­mo­pre­si­den­te:“He­ma­le­du­ca­doa­los­ju­ga­do­res”

AS (Las Palmas) - - HOY TOCA DERBI -

El27 de fe­bre­ro de 2006, tras la dolorosa de­rro­ta en Ma­llor­ca (2-1 y el Ba­rça lí­der a diez pun­tos), Flo­ren­tino con­vo­ca­ba a los me­dios pa­ra anun­ciar una di­mi­sión ines­pe­ra­da: “He mal­edu­ca­do a los ju­ga­do­res”. Su pro­yec­to Ga­lác­ti­co se des­mo­ro­na­ba. La plan­ti­lla es­ta­ba su­mi­da en una gue­rra de egos y el club en una de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal. En su pri­mer man­da­to, de 2000 a 2006, uti­li­zó seis en­tre­na­do­res y gas­tó 422 mi­llo­nes de eu­ros en fi­cha­jes. Su ma­yor error fue echar a Del Bos­que des­pués de la Li­ga ga­na­da en 2003. Tras él vi­nie­ron Quei­roz, Ca­ma­cho, Gar­cía Re­món, Lu­xem­bur­go y Ló­pez Ca­ro... Aquel pri­mer Ma­drid de Flo­ren­tino, que em­pe­zó fi­chan­do a un Ga­lác­ti­co por año, ter­mi­nó en una es­pi­ral de con­tra­ta­cio­nes exó­ti­cas que no fun­cio­na­ron: Gra­ve­sen, Dio­go, Wood­ga­te, Pa­blo Gar­cía...

Di­mi­tió, pre­ci­sa­men­te, a una semana de que se dispu­tara un der­bi an­te el Atlé­ti­co en el Ber­na­béu, un es­ta­dio que ya se gi­ra­ba al pal­co bus­can­do su fi­gu­ra des­de ha­cía va­rios par­ti­dos. El Ma­drid ga­nó 2-1 (y el 1-0 lo me­tió un po­lé­mi­co Cas­sano).

Si en su pri­me­ra eta­pa Flo­ren­tino ga­nó só­lo tres tí­tu­los (en­tre Cham­pions, Li­ga y Co­pa) de 18 po­si­bles, ( dos Li­gas y una Cham­pions, to­das con Del Bos­que), en su se­gun­da eta­pa (des­de 2009, con más de 800 mi­llo­nes de eu­ros de gas­to has­ta aho­ra) ha ga­na­do cua­tro (una Li­ga, dos Co­pas y una Cham­pions) tam­bién de 18 po­si­bles. En­tre sus dos eta­pas han si­do sie­te tí­tu­los de 36 de los deno- mi­na­dos im­por­tan­tes. Ba­jo sus man­da­tos se han ga­na­do, por ejem­plo, tres Li­gas de 12 (de 13 si el Ma­drid no ga­na es­te cam­peo­na­to que tie­ne tan com­pli­ca­do).

Es­te aniver­sa­rio lle­ga, ade­más, con una ma­la no­ti­cia pa­ra el pre­si­den­te. Se­gún in­for­mó ayer El Confidencial, el jui­cio por la querella que in­ter­pu­so un so­cio con­tra Flo­ren­tino por pre­sun­tos de­li­tos de apro­pia­ción in­de­bi­da y ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta tras su de­cla­ra­ción por el ca­so Pú­ni­ca (el Ma­drid con­tra­tó los ser­vi­cios de EI­CO, una de las em­pre­sas vin­cu­la­das a la tra­ma, por va­lor de 300.000 eu­ros) ha si­do reabier­to. La querella fue inad­mi­ti­da. Pe­ro el so­cio re­cu­rrió y el ca­so aca­bó en la Sec­ción 2ª de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, cu­yo ti­tu­lar es el juez Valentín Sanz Al­to­zano, pri­mo her­mano de Ángel Sanz Al­to­zano, di­rec­tor ge­ne­ral cor­po­ra­ti­vo de ACS. Tras ser re­cu­sa­do y la apor­ta­ción de nue­vas prue­bas, hay otra juez de­sig­na­da pa­ra el ca­so (Carmen Com­pai­red Plo), que vuel­ve a to­mar vi­da.

Ca­so Pú­ni­ca

La querella inad­mi­ti­da de un so­cio vuel­ve a to­mar vi­da

MAL RE­CUER­DO. Flo­ren­tino, en Son Moix, el día an­tes de di­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.