Txi­kon re­ma­ta la ges­ta: cima in­ver­nal en el Nan­ga

Na­die ha­bía co­ro­na­do an­tes es­te ocho­mil en la ac­tual es­ta­ción

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - SE­BAS­TIÁN ÁLVARO

De­ci­die­ron sa­lir a las 6 de la ma­dru­ga­da, al­go más tar­de de lo ha­bi­tual pa­ra un ata­que a cum­bre en un ocho­mil, pe­ro con ello que­rían evi­tar, al me­nos un po­co, el frío in­hu­mano de la no­che in­ver­nal. Los cua­tro al­pi­nis­tas, el es­pa­ñol Alex Txi­kon, los ita­lia­nos Ta­ma­ra Lun­ger y Si­mo­ne Mo­ro, y el pa­kis­ta­ní Alí Sad­pa­ra, se pu­sie­ron en mar­cha des­de el cam­po 4 don­de ha­bían dor­mi­do, a 7.100 me­tros de al­ti­tud, pa­ra vi­vir la que de­be ha­ber si­do una de las jor­na­das más du­ras y tam­bién apa­sio­nan­tes de su vi­da en las mon­ta­ñas...

Por­que su des­tino era la cima del Nan­ga Par­bat, ‘ la Mon­ta­ña Ase­si­na’, ‘la Mon­ta­ña del Des­tino’. Les se­pa­ra­ban de esos 8.125 me­tros de al­ti­tud unos tres ki­ló­me­tros de es­ca­la­da y 1.000 me­tros de des­ni­vel, en la ‘zo­na de la muer­te’ y en pleno in­vierno: una au­tén­ti­ca ta­rea her­cú­lea. A las 10 de la ma­ña­na es­ta­ban a 7.900 me­tros, un dato que ilus­tra por sí só­lo lo que su­po­ne avan­zar en ese te­rri­to­rio hos­til a la vi­da como po­cos hay en la Tie­rra, y aún más en pleno in­vierno.

Por for­tu­na, las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas no se equi­vo­ca­ron y con­ta­ron con un tiem­po es­ta­ble y des­pe­ja­do, aunque con vien­to. Ya muy cer­ca de la cima, Ta­ma­ra, que no ha­bía pa­sa­do una bue­na no­che y ha­bía ama­ne­ci­do vo­mi­tan­do, de­ci­dió, com­ple­ta­men­te ex­te­nua­da, no con­ti­nuar la as­cen­sión. Álex, Si­mo­ne y Alí sí pu­die­ron se­guir en­fren­tán­do­se, como el pro­pio Txi­kon ha con­ta­do vía wal­kie a su equi­po en el cam­po ba­se, a un te­rreno mu­cho más lar­go y du­ro de lo que ima­gi­na­ban. Pe­ro, por fin a las 15:37 ho­ra lo­cal, a las 10:37 ho­ra es­pa­ño­la, los tres pi­sa­ban la cima del co­lo­sal Nan­ga Par­bat.

Des­pués de trein­ta años de in­ten­tos fa­lli­dos, pro­ta­go­ni­za­dos por los me­jo­res al­pi­nis­tas de ca­da mo­men­to, por fin el ser hu­mano ho­lla­ba es­ta cima en in­vierno. Se tra­ta, sin lu­gar a du­das, de un hi­to his­tó­ri­co, una ver­da­de­ra ha­za­ña de­por­ti­va de im­por­tan­cia mun­dial que, ade­más, reivin­di­ca una for­ma — ele­gan­te, lim­pia, va­lien­te, con­fia­da so­lo a las pro­pias fuer­zas y ta­len­to— que en­tron­ca con la me­jor y más fruc­tí­fe­ra tra­di­ción del al­pi­nis­mo es­cri­ta por hom­bres le­gen­da­rios, de Whym­per a Ship­ton, Ma­llory, Buhl, Bon­na­ti o Mess­ner, en­tre tan­tos otros.

La mi­tad del tra­ba­jo ya es­tá he­cho. Aho­ra les que­da un úl­ti­mo es­fuer­zo que re­que­ri­rá de to­da la fuer­za y concentración que les que­de en sus cas­ti­ga­dos cuer­pos: el re­gre­so has­ta el cam­po ba­se. Las úl­ti­mas no­ti­cias re­ci­bi­das nos con­fir­man que los cua­tro han lle­ga­do ya a la se­gu­ri­dad del cam­po 4, a esos 7.100 me­tros en los que ha­bían per­noc­ta­do el día an­te­rior, don­de pu­die­ron des­can­sar e hi­dra­tar­se an­tes de con­ti­nuar el des­cen­so. Se me an­to­ja pen­sar, que es­to es de ver­dad pu­ro de­por­te, pu­ra aven­tu­ra, pu­ra vi­da.

Aho­ra só­lo que­da por as­cen­der en in­vierno el K2 ( 8.611 me­tros), al­go que pro­ba­ble­men­te se en­cuen­tre por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des hu­ma­nas du­ran­te al­gún tiem­po.

A las 10:37 A esa ho­ra pi­sa­ron cum­bre Txi­kon, Mo­ro y Sad­pa­ra, pe­ro Lun­ger no pu­do

EN LA CUM­BRE. Alí Sad­pa­ra, Alex Txi­kon, Si­mo­ne Mo­ro y Ta­ma­ra Lun­ger re­gre­sa­ron al cam­po 4 tras ha­cer cima... En la ima­gen gran­de, del año pa­sa­do, se ve su si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.