Z ida ne: afe­rra­do ala Cham­pions, sue­ña con ser el nue­vo Muñoz o Del Bos­que

Re­to:los­téc­ni­cos­lle­ga­do­sa­mi­tad de­cam­pa­ña­ca­si­nun­ca­triun­fa­ron

AS (Las Palmas) - - RIVALES DESDE LA CUNA -

Dos me­ses y me­dio des­pués de su de­but en el ban­qui­llo del Ma­drid, ha ha­bi­do tiem­po pa­ra ana­li­zar la la­bor de Zi­da­ne an­tes de su pri­mer par­ti­do gran­de, el der­bi. Des­de que lle­gó del Cas­ti­lla, el Ber­na­béu se di­vier­te más (20 go­les) aunque las sa­li­das gus­tan me­nos (cua­tro pun­tos per­di­dos). Ha apor­ta­do paz e ilu­sión y ha de­ja­do me­jor sa­bor de bo­ca en la sa­la de pren­sa (“Cris­tiano es­tá de pu­ta ma­dre”) que en el cam­po ( mis­mo di­bu­jo, idén­ti­cos agu­je­ros). Al­go im­pen­sa­ble en su eta­pa como ju­ga­dor. Ha re­cu­pe­ra­do la me­jor ver­sión de las estrellas, al mis­mo tiem­po que ha vis­to am­plia­da la ren­ta del Ba­rça (lle­gó con -5 y es­tá con -9). Y en de­fi­ni­ti­va, se ha des­pe­di­do de la Li­ga, tras no oler la Co­pa, pa­ra afe­rrar­se a la Cham­pions. Como pro­yec­to co­lec­ti­vo y como su­per­vi­ven­cia per­so­nal.

Una vez fi­ja­do el ob­je­ti­vo, so­bre Zi­da­ne ya só­lo fal­ta con­fir­mar si con­ti­nua­rá en el club la pró­xi­ma tem­po­ra­da, tras sus­ti­tuir a Be­ní­tez con la ve­nia de Flo­ren­tino, o bien si ha­brá si­do un sim­ple pa­ra­pe­to. Otro clí­nex de usar y ti­rar. Low siem­pre fue el desea­do. De los en­tre­na­do­res del Ma­drid (48) que lle­ga­ron a mi­tad de cam­pa­ña en sus 114 años, re­vi­sen, muy po­cos ele­gi­dos hi­cie­ron ca­rre­ra. Es lo que tie­ne su­mar­se al pro­yec­to de otros, sin los fi­cha­jes de uno. En la épo­ca mo­der­na só­lo Miguel Muñoz y Del Bos­que lo lo­gra­ron. Por­que en es­te club ni ga­nar la Orejona ase­gu­ra la vi­da. Que se lo pre­gun­ten al ac­tual se­lec­cio­na­dor, a Heync­kes o a An­ce­lot­ti.

El mo­dus ope­ran­di siem­pre fue el mis­mo con los cam­bios a la ca­rre­ra. Mal­di­ta he­me­ro­te­ca. El pre­si­den­te nom­bra un re­cam­bio re­ple­to de bon­da­des mien­tras re­par­te cul­pas pa­ra no son­ro­jar­se, los pri­me­ros re­sul­ta­dos dan alas, los ju­ga­do­res es­ce­ni­fi­can o exa­ge­ran una pi­ña como dar­do al caí­do, par­te de la pren­sa in­fla los ti­tu­la­res har­ta de la crónica de su­ce­sos y lue­go, a la pri­me­ra cur­va, el in­ven­to des­ca­rri­la. An­tic, Been­hak­ker, Ar­se­nio, Tos­hack, Gar­cía Re­món, Lu­xem­bur­go, Ló­pez Ca­ro, Juan­de... ya vi­vie­ron la ex­pe­rien­cia. Todos se subie­ron al ca­rro so­bre la mar­cha. Y unos a los po­cos días, otros me­ses más tar­de y, como mu­cho, tras un año (que no una tem­po­ra­da) los echa­ron po­nien­do de mo­da el con­tra­to tem­po­ral.

A Zi­da­ne, que tie­ne más vi­das por ser quien fue y por ve­nir re­co­men­da­do por quien vie­ne, só­lo le va­le co­men­zar ga­nan­do el der­bi y re­pe­tir con los de­más hue­sos has­ta ma­yo. Pa­ra ello de­be re­man­gar­se. El Ma­drid que he­re­da no ga­nó a nin­guno de los cin­co pri­me­ros. No pue­de di­ri­gir otro tro­pie­zo. Y en su pri­mer Ma­drid-Atle­ti como ju­ga­dor ya aca­bó pin­chan­do (2-2)...

Paz sin me­jo­ría Lle­gó con el Ba­rça a 5 pun­tos y ya es­tá a 9, pe­ro el ves­tua­rio y Flo­ren­tino le ado­ran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.