Si­meo­ne: con Luis su­pe­ra­do y Za­mo­ra a ti­ro, an­sía ser el rey del Ber­na­béu

Se­rá­lí­der­de­par­ti­dos­se­gui­dos­de Li­ga­co­ne­lAtle­ti­ya­fi­nae­nel­der­bi

AS (Las Palmas) - - RIVALES DESDE LA CUNA -

Más allá de ga­nar una Li­ga, dispu­tar la fi­nal de una Cham­pions y unir a una re­li­gión, la col­cho­ne­ra, Si­meo­ne ha lo­gra­do lo im­po­si­ble has­ta la fe­cha en el Calderón: ha­cer de la con­ti­nui­dad un há­bi­to e ins­tau­rar la fe in­que­bran­ta­ble en un guía. Por eso, si el Cho­lo pi­de ru­gir, su gen­te ru­ge. En un club en el que despedir en­tre­na­do­res lle­gó a ser un pa­sa­tiem­po pa­ra Gil, y don­de ya pa­sa­ron 77 téc­ni­cos pe­se a que la en­ti­dad tie­ne un año me­nos de vi­da que el Ma­drid, el ar­gen­tino re­gre­sa al Ber­na­béu con un lo­gro im­pen­sa­ble a ti­ro: lle­va 161 par­ti­dos de Li­ga se­gui­dos al fren­te del Atlé­ti­co des­de 2011 y só­lo Ri­car­do Za­mo­ra le su­pera con 164. Ni Luis Ara­go­nés lo lo­gró. Y eso que fue ído­lo, en­tre­nó al equi­po en va­rias eta­pas y es el que más par­ti­dos le ha di­ri­gi­do en el cam­peo­na­to (407). El Sa­bio pu­do en­ca­de­nar 155 en­cuen­tros. Si ellos ya pa­sa­ron a la his­to­ria, lo bueno de Si­meo­ne es que aún es­tá es­cri­bien­do la su­ya. Has­ta 2020, fin de su con­tra­to, le que­dan pá­gi­nas.

Pe­ro no es por eso por lo que le te­me la afi­ción del Ma­drid. Si­meo­ne ha con­se­gui­do que el Atle­ti se ha­ya con­so­li­da­do como chi­na en el za­pa­to de los gran­des. Con un fút­bol po­co vis­to­so y sin la ex­cu­sa de que ya no gas­ta mi­llo­nes (más de 130 es­te año). Pe­ro tie­ne mé­ri­to. Par­tía des­de muy aba­jo y se­rá de los po­cos en­tre­na­do­res que ten­gan más vic­to­rias (2) que de­rro­tas (1) en Li­ga en el Ber­na­béu. Por no echar mano de la Co­pa ni de la Su­per­co­pa. Lle­va un 66% de éxi­to en ro­deo ajeno cuan­do el Atlé­ti­co, has­ta que él lle­gó, lle­va­ba el 16% (12 triun­fos de 75 der­bis). Su gran do­lor, re­cor­da­rán los ma­dri­dis­tas y no ol­vi­da­rán los atlé­ti­cos, es aque­lla Cham­pions de Lis­boa. Una es­pi­ni­ta que le ha­ce te­ner el mis­mo ob­je­ti­vo aho­ra que Zi­da­ne. Con­quis­tar­la el 28 de ma­yo en Mi­lán. Aunque por otro mo­ti­vo: pa­ra de­mos­trar que el cre­ci­mien­to de su pro­yec­to no de­cae y si­gue in­tac­to.

Pa­ra con­se­guir lo que na­die, tie­ne ar­gu­men­tos. Ga­nó 20 de 26 eli­mi­na­to­rias. Só­lo le tum­ba­ron el Ru­bin, Ba­rça, Ma­drid y Cel­ta. A ver el PSV. Pe­ro tam­bién tie­ne pro­ble­mas. Mien­tras cuen­ta con una de­fen­sa in­ta­cha­ble, 24 par­ti­dos sin en­ca­jar, tie­ne una de­lan­te­ra de fo­gueo: sie­te par­ti­dos a ce­ro. Jack­son le sa­lió ra­na, Viet­to no ex­plo­ta, a To­rres le cues­ta y con Co­rrea hay de­ma­sia­da precaución. Só­lo le que­da Griez­mann (19 tan­tos) pa­ra de­mos­trar que tu­vo razón al que­dar­se, pa­ra re­cor­dar­le al Ma­drid que como téc­ni­co es la pe­sa­di­lla que no fue como ju­ga­dor (per­dió el úni­co due­lo en Li­ga con­tra Zi­da­ne) y, so­bre to­do, pa­ra re­ga­lar­le el gran ob­je­ti­vo a esa fiel hin­cha­da a la que aún de­be un mi­la­gro.

Di­fí­cil pro­gre­sar

Tu­vo ofer­tas y re­no­vó, lu­ció za­ga y ham­bre, pe­ro fa­lló al fi­char y al ata­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.