“De ce­ro a ce­ro na­da, es­pe­ra­mos un der­bi con buen fút­bol y go­les”

Miguel Ángel Muñoz, ma­dri­dis­ta, y ‘El Lan­gui’, atlé­ti­co, ana­li­zan pa­ra AS el cho­que de hoy y avi­san: “El que pier­da, que se ol­vi­de de la Li­ga...”

AS (Las Palmas) - - RIVALES DESDE LA CUNA - P. CA­ZÓN, C. A. FORJANES

Los fa­mo­sos tam­bién vi­ven con pa­sión el der­bi. Le pa­sa al ac­tor Miguel Ángel Muñoz, que se en­tre­na con los ve­te­ra­nos del Ma­drid, y al ra­pe­ro (y tam­bién ac­tor) Juan Ma­nuel Mon­ti­lla ‘El Lan­gui’, atlé­ti­co mi­li­tan­te. AS los reunió en La Bo­de­ga de la Ar­do­sa pa­ra que sa­ca­sen su ve­na más fut­bo­le­ra.

La ci­ta es a las 09:30 en una ta­ber­na de Ma­la­sa­ña, La Bo­de­ga de la Ar­do­sa, en pie des­de 1892, diez años ma­yor, in­clu­so, que el Real Ma­drid (fun­da­do en 1902) y on­ce que el Atle­ti ( 1903). Lu­gar ideal, por lo cas­ti­zo, pa­ra un desa­yuno pre­pa­ra­do por AS con dos ilus­tres de uno y otro equi­po. Juan Ma­nuel Mon­ti­lla, El Lan­gui (Ma­drid, 1980), es ra­pe­ro, ac­tor y del Atlé­ti­co, y lle­ga tar­de por los atas­cos de Ma­drid. En la puer­ta le es­pe­ra ese ac­tor de eter­na son­ri­sa e in­fi­ni­ta cer­ca­nía. Es Miguel Ángel Muñoz (Ma­drid, 1983), de co­ra­zón tan blan­co. Se sa­lu­dan, pasan, den­tro ya les es­pe­ra su me­sa. Se re­co­no­ce fá­cil: en ella hay un ba­lón , una ca­mi­se­ta del Atle­ti y una ban­de­ra del Ma­drid. El Lan­gui mi­ra la úl­ti­ma y cuen­ta cuan­do esos co­lo­res, los blan­cos, fue­ron su­yos. Por­que sí, lo fue­ron, exac­ta­men­te has­ta los 13 años.

“Re­cuer­do de pe­que­ño ir al hospital en el au­to­bús 27 y pa­sar todos los días por el Ber­na­béu. Un hom­bre ma­yor, con su pin del Ma­drid, siem­pre me de­cía: ‘ Aca­ba­rás aquí’. Y yo le con­tes­ta­ba: ‘Sí, al­gún día ju­ga­ré aquí’. Y co­no­cí has­ta San­ti­lla­na, tío. Me lo tra­je­ron al hospital por­que sa­bían to­da la mo­vi­da (na­ció con pa­rá­li­sis ce­re­bral) y al fi­nal, mi­ra, me hice del Atle­ti”. “¿Pe­ro cuán­do, cuán­do?”, pre­gun­ta Miguel Ángel. “Con 13 años, con 14, me hice”, re­pli­ca El Lan­gui. “¿Y por qué?”, in­sis­te Miguel Ángel, que no pue­de creér­se­lo. “Cuan­do ya te­nía uso de razón fui al Ber­na­béu y no me mo­la­ba la afi­ción, el ro­llo de la di­rec­ti­va, to­do el com­pen­dio ma­dri­dis­ta... Ya de­cía yo: ‘Mi ideo­lo­gía y mis mo­vi­das no van por aquí, cho­co mu­cho con es­to’. Y fui al Calderón...”. Y no pue­de re­cor­dar el par­ti­do exac­to. O el mo­men­to. Pe­ro sí la sen­sa­ción. En el Atlé­ti­co ha­bía en­con­tra­do su mol­de. “Mi pa­dre y los pa­dres de mi pe­ñi­ta te­nían re­la­ción con gen­te del Atle­ti, con los uti­le­ros, co­no­cía­mos a Agui­le­ra e íba­mos al cam­po. Yo fli­pa­ba con to­do aque­llo: con la afi­ción, el ro­llo, los co­lo­res, el sen­ti­mien­to...”.

“Yo he ido al Calderón mi­les de ve­ces”, cuen­ta Miguel Ángel. “A mí me en­can­ta­ría que nues­tra afi­ción fue­se como la del Atle­ti. Es­toy en el Ber­na­béu mu­chas ve­ces as­quea­do, di­cien­do: ‘¿Pe­ro qué que­réis? O sea, estamos ju­gan­do que te ca­gas, es pa­ra que es­te­mos aquí ha­cien­do la ola to­do el pu­ñe­te­ro par­ti­do y agghhh...’. No lo vi­ven. Yo doy el can­te por lo ani­ma­do que es­toy siem­pre”. Ja­más ol­vi­da­rá su pri­mer par­ti­do en el Ber­na­béu. “Fue con­tra el Be­tis en el cuar­to an­fi­tea­tro, arri­ba del to­do, con mi pa­dre”. Gen blan­co. Y es que a Miguel Ángel, que tie­ne un ai­re a No­li­to, pe­ro en fla­co, el fút­bol le vie­ne de se­rie. “Mi pa­dre era de­lan­te­ro e hi­zo la pre­tem­po­ra­da con Aman­cio pa­ra el Cas­ti­lla, cuan­do él lo es­ta­ba en­tre­nan­do, lue­go Aman­cio le subie­ron al pri­mer equi­po y se pu­so Gros­so al car­go y no qui­so con­tar con mi pa­dre, tu­vo una de­pre­sión muy gran­de. Es­tu­vo un tiem­po sin ju­gar y lue­go se fue al Hér­cu­les”. Pe­ro hay más. Y es que ese sue­ño de El Lan­gui de ju­gar al­gún día en el Ma­drid lo cum­plió Miguel Ángel. “En Ben­ja­mi­nes, en el Tor­neo So­cial. Lue­go, con 10 años hice una pe­lí­cu­la y ya te­nía bas­tan­te con sa­lir cua­tro me­ses del co­le y ha­cer la pe­li y ahí de­jé el club. Cuan­do vol­ví me ce­die­ron al Ro­ma y años des­pués me vol­vió a lla­mar el Ma­drid pa­ra ir a ha­cer una prue­ba a la vie­ja Ciu­dad De­por­ti­va y... el día an­te­rior tu­ve un día ma­lí­si­mo, por­que fue la úni­ca vez que me em­bo­rra­ché en mi vi­da”, y cuen­ta eso Miguel Ángel y El Lan­gui se ol­vi­da del zu­mo y el pin­cho de tor­ti­lla, y to­do el mundo ca­lla, pa­ra es­cu­char la his­to­ria de esa mal­di­ta resaca.

“La úni­ca vez... por eso ja­más he vuel­to a be­ber”. Cuen­ta la anéc­do­ta, ya lan­za­do. “Un ami­go y yo hi­ci­mos pe­llas del co­le, nos to­ma­mos un va­so en­te­ro de whisky, a pa­lo se­co y a las do­ce de la ma­ña­na, y lue­go ya vino el se­gun­do y a par­tir de ahí… Mi ami­go en­tró en co­ma etí­li­co. Vino to­do el co­le­gio, mi fa­mi­lia, me lle­va­ron a ha­cer un la­va­do de es­tó­ma­go...”. Lo que no sa­bía es que le es­pe­ra­ba al día si­guien­te. “Mi pa­dre me ha­bía guar­da­do la carta del Ma­drid pa­ra dar­me la sor­pre­sa y de­cir: ‘Ma­ña­na no vas al co­le, que nos vamos a la Ciu­dad De­por­ti­va...”. El Lan­gui no pue­de evi­tar reír­se. Miguel Ángel si­gue: “To­da la no­che vo­mi­tan­do, no dor­mí na­da, lle­ga­mos me­dio tar­de, ya no sa­lí de ti­tu-

M. Á. Muñoz “Oja­lá Zi­zou ‘se co­mie­ra’ a Si­meo­ne y lo lle­va­se den­tro. Soy fan del Cho­lo” ‘El Lan­gui’ “Me gus­ta­ría un 1-2 con gol en el 92’... de Cris­tiano en su por­te­ría”

lar. Y ju­gué fa­tal. Sa­bía que no iban a lla­mar y, efec­ti­va­men­te, no me lla­ma­ron... ¡Nun­ca más he vuel­to a be­ber! ¡Me sen­tí tan im­bé­cil...! Mi sue­ño era ju­gar en el Ma­drid y..., y....”. Aho­ra cal­ma esa sed de fút­bol ju­gan­do pa­chan­gas con los ve­te­ra­nos del Ma­drid. “Todos los mar­tes y jue­ves, sí. Zi­zou ya no va mu­cho por­que es­tá un po­co ocu­pa­do (ríe), pe­ro va San­ti­lla­na, el ído­lo de mi pa­dre...”. Y en es­te nom­bre, a pe­sar de la dis­tan­cia en­tre sus co­lo­res, coin­ci­den am­bos ar­tis­tas. “San­ti­lla­na tam­bién era mi ído­lo”, re­la­ta El Lan­gui. “Y es­tá que lo fli­pas”, le cuen­ta Miguel Ángel: “En las pa­chan­gas se hin­cha a me­ter go­les”.

El Lan­gui ha­bla en­ton­ces de su equi­po de fút­bol sa­la, el Be­so­lla FS, que ha sa­li­do has­ta en los vi­deo­clips de su gru­po de rap, La Ex­cep­ción, con el que ga­nó el pre­mio MTV Eu­ro­pa 2006 al gru­po re­ve­la­ción. En el equi­po era el de­le­ga­do. “¿Ya te han as­cen­di­do a pre­si­den­te?”, le pre­gun­ta­mos. “No, pre­si no”, re­ga­tea, “que lue­go ten­go que abo­nar los pa­ga­rés y siem­pre me pi­llan y no veas lo que cues­ta el de­por­te hoy en día en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid”. Y es que, el fút­bol, ha si­do par­te im­por­tan­te de la vi­da de El Lan­gui. Gra­cias al fút­bol

El blan­co “Hice una prue­ba en el Ma­drid, pe­ro me sa­lió fa­tal por una bo­rra­che­ra”

apren­dió a ves­tir­se so­lo. Y a atar­se los cor­do­nes. “No me que­da­ba más re­me­dio. Mi ma­dre me de­cía ‘Ya es­tán ahí en la pa­chan­ga, o te vis­tes so­lo o...”. Y mis ami­gos con­ta­ban con­mi­go como el que más. No me que­da­ba al la­do del pa­lo. Me po­nías de de­lan­te­ro y me ha­cía unas plan­chas... Y de por­te­ro lo mis­mo. Siem­pre te­nía que ha­ber un de­fen­sa pa­ra ve­nir a le­van­tar­me pa­ra no ra­len­ti­zar el rit­mo del par­ti­do, pe­ro yo lo vi­vía”. Ya es­tá. Ya han ha­bla­do su­fi­cien­te de fút­bol y han pre­sen­ta­do la raíz de sus co­lo­res. Aho­ra to­ca ha­blar del der­bi, del pre­sen­te. ¿ Có­mo lo ven? “Des­ca­fei­na­do”, di­ce El Lan­gui. “Des­ca­fei­na­do pa­ra vo­so­tros”, re­pli­ca rá­pi­do Miguel Ángel: “Yo es­toy aco­jo­na­do. ¡ Es­tá la co­sa que ar­de! El que pier­da se ol­vi­da de la Li­ga. Ya la te­ne­mos am­bos muy, muy di­fí­cil, pe­ro hay que te­ner es­pe­ran­za por­que si no... Pe­ro es­te par­ti­do es de­ci­si­vo, tío. Y lue­go que­da ir al Camp Nou”. El Lan­gui, como mu­chos atlé­ti­cos, an­da mos­ca por el ho­ra­rio. “Muy mal ¡eh!, eso de po­ner el der­bi el sá­ba­do y no dar­le un po­co más de des­can­so al Atle­ti que vie­ne de Ho­lan­da...”. A Miguel Ángel, pe­se a te­ner la obra de tea­tro, le da tiem­po a ver­lo. “Pe­ro Gar­ci, que es el di­rec­tor, ¡ha es­ta­do pu­tea­dí­si­mo du­ran­te los en­sa­yos! El día que ju­ga­mos con­tra el Ath­le­tic di­jo: ‘Ma­ña­na vais a pa­sar vo­so­tros tex­to y yo iré des­pués’. ‘Pe­ro, que estamos aquí, en la FNAC...’. ‘No, ha­ced­me ca­so, a pa­sar el tex­to’. ¡Y era por­que él sí iba a ver el par­ti­do, que no se lo que­ría per­der!”. Zi­zou- Cho­lo. Ha­blan­do de di­rec­to­res, to­ca ha­blar de los en­tre­na­do­res del der­bi. “A mí me gus­ta­ría que Zi­da­ne se ‘co­mie­se’ a Si­meo­ne y lo lle­va­se aquí den­tro...”, se ade­lan­ta Miguel Ángel. “Soy sú­per fan del Cho­lo, la ver­dad ese es el es­pí­ri­tu del Cho­lo que a mí me gus­ta­ría ver en el Ma­drid. Es, pa­ra mí, el ejem­plo exac­to de có­mo tie­ne ser un lí­der de un equi­po, de una em­pre­sa... Zi­da­ne es una leyenda vi­va y lo se­rá más to­da­vía, pe­ro como mís­ter yo creo que en unos años. Tras la mar­cha de Be­ní­tez, y an­tes la de An­ce­lot­ti, es muy di­fí­cil ha­cer­se car­go de un equi­po así”. El Lan­gui in­ter­vie­ne. “El quid de la cues­tión es: ¿le de­ja­rá el Ma­drid a Zi­da­ne tiem­po pa­ra aca­bar ha­cien­do el buen plan­tel que ha­ce el Cho­lo? Por­que eso es im­por­tan­te tam­bién”.

El tiem­po se aca­ba, los ca­fés se han be­bi­do, el zu­mo tam-

El atlé­ti­co “Yo era del Ma­drid, pe­ro cuan­do fui al Calderón fli­pé con ese sen­ti­mien­to”

bién. En el bar hay si­len­cio y fue­ra el día es­tá des­pe­ja­do. Pe­ro den­tro, to­ca mo­jar­se. El Ma­drid ate­rri­za en el gran par­ti­do ma­dri­le­ño tras el ba­jón del em­pa­te en La Ro­sa­le­da y el Atlé­ti­co con dos em­pa­tes a ce­ro (Vi­lla­rreal y PSV) se­gui­dos en la mo­chi­la. Con esa iner­cia... ¿ha­brá ce­ro­ce­ris­mo hoy? Ha­bla pri­me­ro El Lan­gui. “De eso na­da. Lo que mo­la es ver un buen par­ti­do, que es­té el mar­ca­dor igua­la­do. Si ga­na el Atle­ti yo es­pe­ro que sea un 1-2, en el úl­ti­mo mo­men­to ahí, en el mi­nu­to 92...”. ¿ Y gol de quién? Ra­mos fue el hé­roe del Ma­drid en Lis­boa, ¿ quién se­ría el hé­roe ro­ji­blan­co aho­ra?”. “Pues ten­dría que ser Cris­tiano, pe­ro mar­can­do en pro­pia puer­ta”, pro­po­ne, y los dos estallan en ri­sas. Miguel Ángel se po­ne se­rio pa­ra emi­tir su pro­nós­ti­co: “Pues a mí tam­bién me gus­ta­ría que se vie­se muy buen fút­bol y ya pues­tos, pues que ha­ya cin­co go­les, pe­ro que tres los me­ta el Ma­drid”. Hoy, en unas ho­ras, se verá quien de los dos, Miguel Ángel Muñoz o El Lan­gui, acier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.