El der­bi, de la A ala Z

Se­rá un par­ti­do con to­das las le­tras, aunque na­die quie­re la X

AS (Las Palmas) - - RIVALES DESDE LA CUNA -

El Real Ma­drid-Atlé­ti­co que hoy se jue­ga no só­lo se es­cri­be con las ini­cia­les de los pro­ta­go­nis­tas. Tam­bién es­ta­rán pre­sen­tes los nom­bres de De Gea, Raúl o Jua­ni­to. Sin ol­vi­dar­nos de los

al­re­de­do­res: del es­ta­dio, del bo­ca­di­llo o de los fan­tas­mas ha­bi­tua­les.

Ar­bi­tru­cho. 1. Se­ñor es­cu­rri­di­zo como un pez que ga­na sa­bor si se sir­ve ahu­ma­do o al horno. 2. Dí­ce­se del ár­bi­tro que tie­ne en la pis­ci­na de su ca­sa el es­cu­do del equi­po ga­na­dor.

Bí­ga­mo. 1. Aman­te de uno de los dos clu­bes en li­za que se acues­ta con una per­so­na del equi­po con­tra­rio, ya sea am­pa­ra­do en el sa­cra­men­to del ma­tri­mo­nio o en los pér­fi­dos efec­tos del ga­rra­fón.

Ce­re­zo. 1. Pre­si­den­te en Ci­ne­mas­co­pe. 2. Hom­bre fe­liz con ori­gen en el Va­lle del Jer­te. 3. Tu­ris­ta ac­ci­den­tal. Ver Pe­la­zo.

De Gea. 1. Por­te­ro que verá el der­bi con el co­ra­zón par­ti­do: un tro­zo del Atlé­ti­co, un pe­da­zo del Ma­drid y una por­ción de Edur­ne. 2. Hom­bre del­ga­do que no ca­be den­tro de un fax.

Es­ta­dio. Lu­gar efer­ves­cen­te don­de es­tá mal vis­to fu­mar pe­ro don­de se pue­de echar fue­go por la bo­ca. Ver Cep­sa Sta­dium, Dó­lar Are­na y Ope­ra Hou­se.

Flo­ren­tino. 1. Ser su­pe­rior que lan­za ra­yos ex­ter­mi­na­do­res des­de el ca­ri­ño. 2. Can­di­da­to eterno con aval per­ma­nen­te. 3. Agen­te de gru­pos ro­cie­ros. Ver Di­rec­tor De­por­ti­vo.

Gol. 1. Pe­ne­tra­ción pro­pia o delegada. 2. Or­gas­mo en gru­po. 2. Fe­nó­meno des­co­no­ci­do pa­ra el Atlé­ti­co en los úl­ti­mos dos par­ti­dos.

Ho­mo sa­piens. 1. Ti­po so­bre­va­lo­ra­do. 2. In­di­vi­duo que apro­ve­cha­rá la tar­de bo­rras­co­sa pa­ra dor­mir la sies­ta.

In­dio. Afi­cio­na­do del Atlé­ti­co de Ma­drid que se abri­ga con pie­les de cor­de­ro por si ha­ce frío pe­ro que gus­ta de sol­tar­se el cor­sé y la me­le­na.

Jua­ni­to. 1. Fan­tas­ma con duen­de que en­tra­rá en jue­go al sép­ti­mo mi­nu­to. 2. Fla­men­co con bo­tas. 3. Pe­lliz­co que no se ol­vi­da.

LKey­lor. 1. Hom­bre pío con alas. 2. Por­te­ro de in­men­sa ca­te­go­ría que su­fre la des­gra­cia de ha­ber na­ci­do en un país don­de se ven­den po­cas ca­mi­se­tas. omo. Bo­ca­di­llo re­cu­rren­te que se pre­pa­ra con que­so o con pan­ce­ta acei­to­sa que los hin­chas más vie­jos en­vuel­ven con el pe­rió­di­co fa­vo­ri­to y los más jó­ve­nes con la ta­blet.

LLo­re­ra. 1. Reac­ción infantil que asal­ta a los afi­cio­na­dos cuan­do su equi­po pierde, pre­fe­ri­ble­men­te en el mi­nu­to 93. 2. Reac­ción infantil que asal­ta a los afi­cio­na­dos cuan­do su equi­po ga­na, pre­fe­ri­ble­men­te en el mi­nu­to 93.

Ne­ver. 1. Afir­ma­ción de ca­rác­ter ro­tun­do y de obli­ga­do cum­pli­mien­to en ca­so de so­lem­ne re­pe­ti­ción: Ne­ver, ne­ver, ne­ver. 2. En­ga­ño pa­ra prin­ci­pian­tes. 3. Nevada co­pio­sa que no es­ta­ba pre­vis­ta.

Mono. 1. Ami­go de Tar­zán. 2. Ex­pre­sión fe­me­ni­na que alu­de a un hom­bre de ros­tro agra­da­ble con cuer­po cin­ce­la­do por Miguel Ángel. 3. Bol­so her­mo­so de pre­cio ase­qui­ble o no tan­to.

Ñu. 1. De­fen­sa cen­tral que, al avis­tar un con­tra­rio, su­fre enaje­na­ción men­tal tran­si­to­ria. 2. Sol­da­do de Mou­rin­ho. 3. Za­gal con so­bre­pe­so.

Oblak. 1. Por­te­ro sin te­cho al que le ha em­pe­za­do a bro­tar pelo en la azo­tea. 2. Es­tri­bi­llo ca­lé: “Obli, oblá, ca­da día yo te quie­ro más”.

Par­ti­do a par­ti­do. Fra­se ele­va­da a la pos­te­ri­dad por el bar­do Die­go Si­meo­ne que in­ci­de en la fra­gi­li­dad de los cán­ta­ros que van a la fuen­te.

Que­ru­bín. Dí­ce­se del di­rec­ti­vo que com­pa­re­ce tras el par­ti­do pa­ra ex­pli­car me­lo­sa­men­te lo su­ce­di­do o lo inex­pli­ca­ble. Ver Bu­tra­gue­ño.

RLe­tra azul o na­ca­ra­da que com­par­ten el Real Ma­drid, Roncero, Ra­mos, Raúl y, en me­nor me­di­da, Ra­fa Be­ní­tez.

Si­meo­ne. 1. Moisés ro­ji­blan­co. 2. Pa­dre del Cho­lis­mo Ilus­tra­do. 3. Hom­bre de ne­gro. 3. Fa­bri­can­te de es­cu­dos an­ti­mi­si­les.

To­rres. 1. Mi­to ro­ji­blan­co con pei­na­do os­ci­lan­te. 2. Ape­lli­do co­man­che que com­par­ten Fer­nan­do, Juan­fran y Óli­ver. 3. Edi­fi­ca­cio­nes que res­ca­ta­ron al Ma­drid pre­via ama­ble re­ca­li­fi­ca­ción.

Uru­gua­yo. 1. Hu­mano in­dó­mi­to de dien­tes afi­la­dos. 2. Ciu­da­dano del Uru­guay que po­dría con­quis­tar Es­ta­dos Uni­dos, Alas­ka y Kam­chat­ka si hu­bie­ra un ba­lón de por me­dio.

Ve­cino. 1. Enemi­go muy pró­xi­mo. 2. Ad­ver­sa­rio aga­za­pa­do que ba­ja­rá a pe­dir­nos sal (o hue­vos) si per­de­mos. 3. Bro­mis­ta sin gra­cia.

Wan­da. 1. Chino en­ro­lla­do. 2. Me­ce­nas con pa­li­llos. 3. Cor­po­ra­ción mul­ti­mi­llo­na­ria que nos su­gi­rió el ho­ra­rio.

XSím­bo­lo qui­nie­lís­ti­co que re­pre­sen­ta el em­pa­te y que per­mi­ti­rá al bar­ce­lo­nis­mo ce­le­brar el tí­tu­lo a fi­na­les de mar­zo.

Ya lo de­cía yo. Ex­cla­ma­ción que re­con­for­ta cuan­do ya na­da pue­de re­con­for­tar­nos.

Zi­da­ne. Se­duc­tor téc­ni­co de ojos ver­des que, de mo­men­to, su­ma más ad­he­sio­nes que pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.