Da­ni­lo fue el me­jor...

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ATLÉTICO DE MADRID - des­de la gra­da TO­MÁS RONCERO

Da­ni­lo fue el me­jor del Ma­drid. Con

eso es­tá di­cho to­do. El Atle­ti del Cho­lo sa­có má­xi­mo par­ti­do de su fút­bol amu­ra­lla­do

y mi­li­ta­ri­za­do. Las estrellas del Ma­drid no apa­re­cie­ron. Só­lo Bor­ja Ma­yo­ral, ai­re fres

co en la pe­num­bra, nos ilu­sio­nó.

No hay de­re­cho. El ma­dri­dis­mo no se me­re­ce tan­to cas­ti­go, tan­ta ne­ce­dad, tan­to error de des­pa­cho, tan­ta in­do­len­cia de bue­na par­te de sus so­bre­va­lo­ra­dos ju­ga­do­res, tan­to in­mo­vi­lis­mo ins­ti­tu­cio­nal, tan­ta fal­ta de ener­gía emo­cio­nal­ma­dri­dis-ta, tan­ta fal­ta de res­pe­to al es­cu­do y a la ca­mi­se­ta, tan­ta ce­gue­ra des­de la cú­pu­la pre­si­den­cial por cul­pa de su so­ber­bia y su per­fec­to des­co­no­ci­mien­to de lo que es el fút­bol de ver­dad (el de los hom­bres, no el de mer­ca­deo mar­ke­ti­niano)... El Ma­drid es­tá pa­gan­do de una ta­ca­da todos sus pe­ca­dos en una tem­po­ra­da ho­rri­bi­lis que es­tá re­sul­tan­do una pe­sa­di­lla in­so­por­ta­ble. Flo­ren­tino des­pi­dió a An­ce­lot­ti “por­que el úl­ti­mo año no ga­nó na­da”. Le re­cuer­do al me­ga­man­da­ta­rio por los si­glos de los si­glos que Car­let­to era el en­tre­na­dor de la ma­ra­vi­llo­sa Dé­ci­ma. Y nos los ce­pi­lla­mos sin mi­ra­mien­tos. Y fi­cha­mos a Be­ní­tez pa­ra que tra­je­se mano du­ra. Y como al fi­nal te­nía mano blan­da y ser­vil nos lo car­ga­mos a mi­tad de cur­so. Y al gran Zi­da­ne (es­toy a muer­te con él) lo man­da­mos a la ho­gue­ra pa­ra evi­tar que las lla­mas suban des­de el ban­qui­llo al Pal­co... Lo que hay que ha­cer es asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des y de­cir de una vez “me he equi­vo­ca­do, lo sien­to”. Con hu­mil­dad y re­co­no­cien­do los erro­res se pue­de em­pe­zar de ce­ro, re­for­zar a Zi­zou sin ti­tu­beos, apos­tar por la lí­nea mar­ca­da ayer con los can­te­ra­nos (Bor­ja Ma­yo­ral, Lu­cas Vázquez, Je­sé...), lla­mar al or­den a los ca­pi­ta­nes (Ra­mos y Cris­tiano) pa­ra que asu­man de una vez el li­de­raz­go que fal­ta en el te­rreno de jue­go... El Atle­ti lle­va tres años se­gui­dos ga­nán­do­nos en Li­ga en el Ber­na­béu. Ja­más ha­bía ocu­rri­do en los 114 años de his­to­ria del club. Otro lo­gro más. No só­lo vamos a pre­su­mir de ser los pri­me­ros de la glo­ri­fi­ca­da lis­ta For­bes...

Efec­to Ma­yo­ral. Pe­ro en­tre tan­ta pe­num­bra, vea­mos un pun­to de luz. La en­cen­dió Zi­da­ne, al que aplau­do su de­ci­sión de su­plir al le­sio­na­do Ben­ze­ma por Bor­ja Ma­yo­ral. El can­te­rano es­tá pa­ra ju­gar, como ya me ex­pli­ca­ban los pe­ñis­tas el jue­ves. Ma­yo­ral reac­ti­vó al equi­po en la se­gun­da mi­tad. Siem­pre se ofre­ció, hi­zo un par de unos con­tra uno, no le que­mó el ba­lón, lu­chó por ca­da pe­lo­ta al lí­mi­te... Eso es te­ner ADN ma­dri­dis­ta. Por eso, los can­te­ra­nos his­tó­ri­ca­men­te han sa­li­do al res­ca­te en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les como la que estamos vi­vien­do. Zi­zou lo tie­ne cla­ro y aca­bó el par­ti­do dan­do bo­la tam­bién a Lu­cas Vázquez y a Je­sé. Al ban­qui­llo se fue­ron Ja­mes e Is­co. El co­lom­biano, al que he de­fen­di­do siem­pre y le veía como un fu­tu­ro Ba­lón de Oro, pa­re­ce un ho­lo­gra­ma. Irre­co­no­ci­ble, len­to, es­pe­so, tor­pe, lle­gan­do tar­de a to­das... No es Ja­mes. Y su pa­si­vi­dad con­ta­gió a Is­co, que co­rrió sin sen­ti­do y es­tu­vo muy pre­vi­si­ble con el es­fé­ri­co en los pies. Y Kroos, en su lí­nea de es­te año. Na­da de na­da. Sin cen­tro del cam­po, con Ben­ze­ma KO y Cris­tiano desa­cer­ta­do en el re­ma­te (fa­lló las dos cla­ras que tu­vo), el Atle­ti ga­nó li­mi­tán­do­se a sa­car pe­tró­leo de su dis­ci­pli­na tác­ti­ca.

Clos, ya te va­le. Se veía ve­nir. El ara­go­nés nos tan­gó en un der­bi en el Calderón ha­ce unos años anu­lan­do ¡tres go­les le­ga­les de Raúl (2) y Van Nis­tel­rooy! En Pam­plo­na ex­pul­só a Ra­mos por dos ac­cio­nes que ni si­quie­ra eran ama­ri­lla. Clos es el nue­vo he­re­de­ro de los Pé­rez La­sa, Undiano y com­pa­ñía. No le cae bien el Ma­drid y se le no­ta. Pe­nal­ti cla­ro a Da­ni­lo no pi­ta­do. Y pu­do ex­pul­sar a Go­dín en una ju­ga­da que en otras oca­sio­nes fue ro­ja. Pe­ro ya no man­da­mos ni en eso. En la Fe­de­ra­ción se ríen de no­so­tros des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Me voy tris­te a ca­sa. Otra no­che sin ce­nar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.