Un Atle­ti pa­ra la his­to­ria

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ATLÉTICO DE MADRID - des­de la te­le F. JA­VIER DÍAZ

El Atlé­ti­co ga­nó

con un gol de Griez­mann, quien

lle­va­ba cin­co par­ti­dos li­gue­ros sin mar­car. Los ro­ji­blan­cos tu­vie­ron po­co tiem­po pa­ra pre­pa­rar el par­ti­do por el en­cuen­tro de Cham­pions,

pe­ro dio igual. Es­te Atle­ti ha­ce

his­to­ria.

Sin pa­lia­ti­vos. El Atle­ti de Si­meo­ne si­gue ha­cien­do his­to­ria. Par­ti­do a par­ti­do, der­bi a der­bi, com­pe­ti­ción a com­pe­ti­ción... Es­te Atlé­ti­co ga­nó en el Ber­na­béu una vez más y son ya tres ve­ces con­se­cu­ti­vas en Li­ga. Na­die an­tes lo ha­bía lo­gra­do. Si ga­nar un der­bi siem­pre sien­ta bien, leer es­to le ha­ce sen­tir a uno ca­si in­mor­tal. El Atle­ti hi­zo un es­fuer­zo des­co­mu­nal des­pués del par­ti­do de Cham­pions an­te el PSV. Los ro­ji­blan­cos lle­ga­ron en la ma­dru­ga­da del jue­ves y ape­nas tu­vie­ron tiem­po pa­ra des­can­sar. Pe­ro los del Cho­lo es­tán a prue­ba de to­do, es un con­jun­to en el que la prin­ci­pal fi­gu­ra es el EQUI­PO. Un día es Oblak el me­jor. Otro, Griez­mann. To­rres da los tres pun­tos otro do­min­go. Y los Saúl, Ga­bi, Au­gus­to y com­pa­ñía co­rren y co­rren y co­rren... Y jue­gan cuan­do ha­ce fal­ta. Esa es la di­fe­ren­cia en­tre el Atle­ti y la ma­yo­ría de equi­pos. Aquí no hay fi­gu­ras. Hay una y es­tá en la ban­da. Mu­chos con­si­de­ran que el Atle­ti no jue­ga a na­da, que ha­ce un fút­bol feo y to­das esas pa­ra­fer­na­lias. Pe­ro si hay un equi­po com­pe­ti­ti­vo al má­xi­mo, ése es el Atlé­ti­co.

Ri­val digno. Des­de que apa­re­ció aque­lla pan­car­ta en el Ber­na­béu (26-11-2011), el Atlé­ti­co ha ga­na­do más ve­ces que per­di­do en el feu­do ma­dri­dis­ta: cua­tro triun­fos y tres de­rro­tas. Se di­ce pron­to. Ja­más vi un Atle­ti que die­ra tan­ta gue­rra al Real Ma­drid, que le com­pli­ca­ra tan­to la vi­da, que le ma­nia­ta­ra. Des­de que lle­gó Si­meo­ne es el Atlé­ti­co el que man­da en la ca­pi­tal. Lo he co­men­ta­do y me enor­gu­llez­co de ello: cuan­do uno via­ja por Eu­ro­pa y por el mundo en­tien­de de ver­dad la di­men­sión de es­te Atle­ti. Fue­ra de nues­tro país se pre­gun­tan có­mo el Atle­ti le plan­tea tan­tos pro­ble­mas a su to­do­po­de­ro­so y ri­co ve­cino. Ga­nar en Cha­mar­tín tres años se­gui­dos no lo lo­gró na­die.

Griez­mann. El fran­cés lle­va­ba cin­co par­ti­dos de Li­ga con­se­cu­ti­vos sin ha­cer un gol. En el en­cuen­tro de Cham­pions tu­vo una oca­sión cla­ra, de esas que nun­ca fa­lla. Pe­ro Griez­mann es un gran fut­bo­lis­ta, de una ca­li­dad enor­me y ayer hi­zo un gol que dio tres pun­tos. Qué pe­na que al Atle­ti le ha­ya fa­lla­do el 9, por­que te­nien­do un de­lan­te­ro go­lea­dor es­ta­ría a la par del Bar­ce­lo­na. Pa­ra fu­tu­ros par­ti­dos es­te tan­to le da­rá mu­cha mo­ral.

Fe­li­ci­da­des. Ayer fue el cum­plea­ños de Ce­re­zo, que cum­plió 68 años. AS es­tu­vo con el pre­si­den­te en la pre­via del par­ti­do y es­ta­ba con­ven­ci­do de que su equi­po po­día ga­nar el par­ti­do. Sa­bía que el equi­po es­ta­ba can­sa­do, pe­ro con­fia­ba en la fuer­za del gru­po. Y si el pre­si­den­te es el pri­me­ro que man­da ese men­sa­je... Ce­re­zo pu­do te­ner el me­jor cum­plea­ños po­si­ble.

Gu­ti. Mu­chos na­da más aca­bar el par­ti­do se acor­da­ron de las pa­la­bras de Gu­ti. Es ha­bi­tual es­cu­char an­tes de los der­bis de bo­ca de al­gún ma­dri­dis­ta al­gu­na pa­la­bra que no de­ja en muy buen lu­gar a los ro­ji­blan­cos. Ar­be­loa era un ha­bi­tual de es­to. No sé si al­gún ju­ga­dor del Atle­ti pue­de ju­gar en el Real Ma­drid. Po­si­ble­men­te sí, como tam­bién mu­chos ma­dri­dis­tas po­drían ha­cer­lo en el Atle­ti. Gu­ti fue un ex­cep­cio­nal fut­bo­lis­ta, pe­ro uno es­pe­ra más res­pe­to en­tre pro­fe­sio­na­les. Oja­lá que pa­ra el pró­xi­mo par­ti­do al­guien del Real vuel­va a me­nos­pre­ciar al Atle­ti. Eso ha­ce que quien aho­ra man­da en la ca­pi­tal em­pie­ce ga­nan­do an­tes de sa­lir.

El fu­tu­ro. Lo di­go ca­si de bro­ma pe­ro es ver­dad. Los cha­va­les de ocho, diez, do­ce años es­tán acos­tum­brán­do­se a es­to, a ver ga­nar al Atle­ti an­te el has­ta bien po­co ogro ma­dri­dis­ta. ¡Ma­dre mía, có­mo ha cam­bia­do la his­to­ria¡ Aho­ra es el Atle­ti el ri­val a ba­tir. Aho­ra, Ma­drid es ro­ji­blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.