Una bue­na prue­ba pa­ra la afi­ción

AS (Las Palmas) - - LAS PALMAS - DIE­GO FÉ­LIX

N o voy a ahon­dar en el ba­su­re­ro, ni re­vol­ver en la tras­tien­da en bus­ca de más asun­tos tur­bios. Arau­jo ha apren­di­do la lec­ción y el te­ma de

Nau­zet es­tá, o de­be­ría es­tar, ya zan­ja­do. Ca­da uno sa­be lo que tie­ne que ha­cer cuan­do su­ce­den es­tas co­sas y to­do el mundo de­be asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad. Es­tá cla­ro que la vic­to­ria en Ipu­rúa tie­ne tin­tes reivin­di­ca­ti­vos por par- te de los fut­bo­lis­tas. Todos los aplau­sos. La me­mo­ria en el fút­bol es cor­ta y las vic­to­rias cu­ran las he­ri­das. Ra­ro es que la mo­ti­va­ción ex­tra ten­ga que ve­nir cuan­do la so­ga es­tá al cue­llo. Y no por el te­ma de la cla­si­fi­ca­ción. La pre­sión es­ta semana ha si­do tal que se ha vis­to una mez­cla Se­tién-He

rre­ra an­te los de Men­di­li­bar. Ga­nar sí o sí. In­clu­so la llu­via le dio un to­que de épi­ca. Ca­da uno acep­ta sus lí­mi­tes y su rol, y so­lo el con­jun­to, como tal, pu­do sa­car la pri­me­ra vic­to­ria fue­ra de ca­sa. Na­da me­nos.

Aho­ra, hay una prue­ba exi­gen­te. No tan­to pa­ra el equi­po como pa­ra la afi­ción. Creer en los su­yos un frío mar­tes por la no­che exi­ge un im­por­tan­te ejer­ci­cio men­tal. ¿Me­re­ce la pe­na ir? Igual llue­ve. ¿Le da­re­mos el apo­yo des­pués de to­do lo que ha pa­sa­do? ¿Vamos a ol­vi­dar, por una vic­to­ria, to­do lo su­ce­di­do? Ha­brá quien di­ga que vol­ve­rá al Es­ta­dio de Gran Ca­na­ria si ga­nan al Ge­ta­fe o cuan­do sal­gan del des­cen­so. Y ha­brá quien di­ga que no hay na­da que per­do­nar y que es­tar con los su­yos siem­pre me­re­ce la pe­na. Ya sa­be­mos, to­do o na­da. An­te los ma­dri­le­ños, ade­lan­to, hay mu­cho, que no to­do, en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.