Ju­ga­das de una ex­po­si­ción

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-SEVILLA - JUAN CRUZ

Es­tos par­ti­dos hay que es­cu­char­los con mú­si­ca…, apar­te de la que po­ne Ca­rru­sel. En es­te ca­so, en es­te Ba­rça-Se­vi­lla hu­bie­ra es­ta­do bien es­cu­char ‘Cua­dros de una ex­po­si­ción’, de Mus­sorgsky; ar­mo­nía, in­ten­si­dad, la ale­gría de ju­gar. Los dos equi­pos com­pi­tie­ron en ca­li­dad y en es­fuer­zo; pu­do ha­ber pa­sa­do cual­quier co­sa si Mes­si no hu­bie­ra im­pe­di­do la zo­zo­bra azul­gra­na en el ins­tan­te pá­ja­ra que tie­ne en todos los par­ti­dos. Pe­ro ese gol im­pa­ra­ble fue como un dis­cur­so, un pun­to fi­nal. El ago­ta­mien­to fi­nal azul­gra­na es un es­ta­do men­tal: no se pue­de di­bu­jar como pin­tan es­tos chi­cos y no sen­tir al fi­nal el can­san­cio que pro­du­ce la bús­que­da de la per­fec­ción.

El re­per­to­rio de ju­ga­das (del Ba­rça) fue una an­to­lo­gía que tu­vo su con­tra­par­ti­da en el ex­ce­len­te es­tu­dio de pa­ses del Se­vi­lla. El Ba­rça tie­ne a Mes­si, cla­ro, que es un pe­cu­liar di­rec­tor de or­ques­ta, que a ve­ces in­tu­ye los mo­vi­mien­tos de los otros y que ha he­cho de la vis­ta un ins­tru­men­to pa­no­rá­mi­co has­ta cuan­do no pue­de mi­rar. En el par­ti­do de ano­che, es­te fut­bo­lis­ta so­bre­sa­lien­te mos­tró un re­per­to­rio in­só­li­to, de ele­gan­cia y hu­mil­dad. Una an­to­lo­gía de es­te en­cuen­tro po­dría dar de sí una ex­po­si­ción que de­mues­tre que es­te de­por­te es un ar­te del que es­te Ba­rça-Se­vi­lla po­dría ser un story-board.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.