Ka­ká se en­fren­ta­rá por pri­me­ra vez al Ma­drid

En Or­lan­do City apu­ra sus úl­ti­mas ho­ras de fút­bol

AS (Las Palmas) - - Mls-Real Madrid - POR C.A.FORJANES

Pa­sa­do Flo­ren­tino lo fi­chó en 2009 por 67 mi­llo­nes, pe­ro lle­gó le­sio­na­do del Mi­lán

Ka­ká apu­ra sus úl­ti­mos me­ses co­mo fut­bo­lis­ta en la so­lea­da Florida. El bra­si­le­ño se me­di­rá es­ta no­che por pri­me­ra vez al Ma­drid desde que de­ja­se Con­cha Espina en ve­rano de 2013 co­mo uno de los peo­res fi­cha­jes cos­te-ren­di­mien­to de la era mo­der­na. Se fue a cos­te ce­ro al Mi­lán bus­can­do sus raí­ces, lue­go a Brasil y aho­ra apu­ra su fút­bol en el Or­lan­do City. Un equi­po he­cho por y pa­ra él (es el ca­pi­tán), sin tan­ta exi­gen­cia fí­si­ca (ha ju­ga­do 67 par­ti­dos en dos años y me­dio) y un suel­do de fi­gu­ra. Su ficha anual en la MLS es de 7.167.500 dó­la­res (6.073.022 eu­ros al cam­bio)…

El pro­pio Ka­ká se ve cer­ca del fi­nal. “Ten­go 35 años, una edad avan­za­da pa­ra un fut­bo­lis­ta y lle­vo ju­gan­do desde los 8 años. Me gus­ta­ría to­mar­me un año sa­bá­ti­co”, de­cía ha­ce dos semanas. “Me me­rez­co un des­can­so y no des­car­to me­ter­me a en­tre­na­dor”. Se­ña­les de adiós in­mi­nen­te pe­se a que el fút­bol chino le tien­ta.

Ayer re­ju­ve­ne­ció al ver­se de nue­vo en­tre sus ami­gos ma­dri­dis­tas. Pa­só por el ves­tua­rio blan­co pa­ra abra­zar­se con Marcelo y Ca­se­mi­ro. Tam­bién con Ra­mos. “Es un par­ti­do muy emo­ti­vo pa­ra mí. Ya me pa­só cuan­do me me­dí al Mi­lán cuan­do ju­ga­ba con el Ma­drid”, de­cía ayer el bra­si­le­ño en la zo­na mix­ta del Sol­dier Field.

A Ka­ká lo es­pe­ra­ba una fur­go­ne­ta pa­ra sa­lir volando ha­cia el ho­tel don­de se alo­ja el equi­po de la MLS, pe­ro tu­vo tiem­po pa­ra ha­blar de dos nom­bres pro­pios. Pri­me­ro de Zi­da­ne. “Su tra­ba­jo es in­creí­ble en sólo año y me­dio, sólo pue­do dar­le la en­ho­ra­bue­na”. Lue­go de Cristiano so­bre su in­cier­to fu­tu­ro en el club. “Son es­pe­cu­la­cio­nes, oja­lá to­me las me­jo­res de­ci­sio­nes y sea fe­liz don­de sea”.

Ka­ká ate­rri­zó en el Ber­na­béu el mis­mo ve­rano que el crack por­tu­gués, en 2009, aun­que su trayectoria co­mo ma­dri­dis­ta no ha po­di­do ser más di­fe­ren­te. Una de la pro­me­sas de Flo­ren­tino en su re­torno al si­llón pre­si­den­cial pe­se a que Mi­ja­to­vic, en su eta­pa de di­rec­tor de­por­ti­vo, ha­bía re­cha­za­do antes el fi­cha­je por­que sa­bía que es­ta­ba le­sio­na­do. Cos­tó 67 mi­llo­nes y lle­gó con un pro­ble­ma de pu­bal­gia. Lue­go, acu­dió al Mun­dial de Su­dá­fri­ca con el me­nis­co ro­to y se lo ocul­tó al club. Tu­vo que ser ope­ra­do en pleno ve­rano y no le per­do­nó su suel­do a la en­ti­dad, co­sa que sí ha­ría des­pués en su re­torno al Mi­lán. La eter­na son­ri­sa del bra­si­le­ño se le bo­rró en el Ber­na­béu: sólo ju­gó el 33% de los mi­nu­tos po­si­bles...

BRA­SI­LE­ÑOS Y AMI­GOS. Ka­ká po­só ayer con sus com­pa­trio­tas Marcelo y Ca­se­mi­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.