El dis­cur­so de Zi­da­ne so­bre la in­ten­si­dad

AS (Las Palmas) - - Medios -

Zi­da­ne se pa­só to­da la tem­po­ra­da pa­sa­da con la mis­ma le­ta­nía: “En­tra­mos en los par­ti­dos sin in­ten­si­dad y fal­tos de con­cen­tra­ción”. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra el ma­dri­dis­mo, sin lle­gar a re­sol­ver ese pro­ble­ma en­dé­mi­co, el olor de los títulos, la pe­ga­da y la cla­se com­pen­sa­ron esa ca­ra­ja ini­cial y el Ma­drid fir­mó una de las me­jo­res tem­po­ra­das de su his­to­ria.

Pe­ro el pro­ble­ma que­dó sin re­sol­ver y en el con­tex­to de una pre­tem­po­ra­da don­de los títulos que­dan muy le­jos y ni las fuer­zas ni las men­tes acom­pa­ñan, se ha­ce más agu­do. Eso ha he­cho que las pri­me­ras alar­mas sal­ten y que eche­mos de me­nos a Pe­pe prin­ci­pal­men­te.

Ca­da uno tie­ne su opi­nión y, per­so­nal­men­te, creo que no es a Pe­pe a quien de­be­mos echar de me­nos, sino una ac­ti­tud de­fen­si­va glo­bal. Echar de me­nos a Pe­pe me re­cuer­da a aque­lla ten­den­cia que du­ró años con Ma­ke­le­le, has­ta que caí­mos en la cuen­ta de que de nin­gu­na ma­ne­ra un equi­po co­mo el Ma­drid po­día echar de me­nos a un ju­ga­dor de aquel per­fil.

In­sis­to en que co­lec­ti­va­men­te se sub­sa­na­rá la pér­di­da y que fal­ta ac­ti­tud, no una fi­gu­ra con­cre­ta. Y a los jó­ve­nes hay que co­rre­gir­les los erro­res, por­que un error a tan al­to ni­vel cues­ta un par­ti­do o una com­pe­ti­ción.

Al­ber­to Ro­drí­guez Fe­rre­ras

Bur­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.