Ney­mar es­ce­ni­fi­ca su rup­tu­ra con el Ba­rça

El bra­si­le­ño po­ne fin a la pri­me­ra par­te del se­rial y se va al PSG

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día - SAN­TI GI­MÉ­NEZ EL TRAS­PA­SO MÁS CA­RO DEL MUN­DO

Las gran­des his­to­rias tie­ne fi­na­les gran­di­lo­cuen­tes con es­ce­nas sen­ti­das de des­pe­di­da, ho­me­na­jes, be­sos e in­clu­so llo­ros. Las his­to­rias que se fun­da­men­ta­ron en in­tere­ses es­pu­rios, sin más ca­ri­ño que el que apor­ta una bue­na re­mu­ne­ra­ción, se cie­rran co­mo un tra­to co­mer­cial don­de se li­qui­da una so­cie­dad dan­do la mano a los ac­cio­nis­tas, deseán­do­se suer­te de ma­ne­ra for­mal y ca­si sin mi­rar­se a los ojos y re­cor­dan­do unos y otros la fa­mo­sa fra­se de El Pa­drino: “No es na­da per­so­nal, son ne­go­cios”. De es­ta se­gun­da ma­ne­ra se des­pi­dió Ney­mar del Bar­ce­lo­na en la ma­ña­na de ayer pa­ra po­ner rum­bo al Pa­rís Saint-Ger­main.

No por es­pe­ra­da, la no­ti­cia cau­só me­nos im­pac­to. Ney­mar, que jun­to a su pan­di­lla lle­va­ba dos días tro­lean­do a una ins­ti­tu­ción cen­te­na­ria y a sus afi­cio­na­dos con men­sa­jes equí­vo­cos des­de unas Re­des So­cia­les que do­mi­na mu­cho me­jor que el club, se pre­sen­tó a las nue­ve de la ma­ña­na en la Ciu­tat Es­por­ti­va de Sant Joan Des­pí.

El equi­po es­ta­ba ci­ta­do a

Ten­sión Tras de­cir adiós a la plan­ti­lla, tu­vo una du­ra reunión con el club

las 8:45 pa­ra en­tre­nar­se a las 9:30. Com­pa­re­ció un cuar­to de ho­ra tar­de, al vo­lan­te de uno de sus co­ches evi­tan­do al gru­po de pe­rio­dis­tas que le es­pe­ra­ban a la puer­ta. In­gre­só en el cen­tro de en­tre­na­mien­to y 42 mi­nu­tos des­pués sa­lía sin en­tre­nar­se. El prin­ci­pio del fin del cu­le­brón es­ta­ba ser­vi­do. Ney­mar se mar­cha­ba del Ba­rça. Que­da el pa­pe­leo, co­mo en los en­tie­rros.

En ese pe­río­do de tiem­po, el bra­si­le­ño se des­pi­dió del en­tre­na­dor, de sus com­pa­ñe­ros y del per­so­nal. Te­nien­do en cuen­ta los que son, de­di­có un mi­nu­to por per­so­na. No es na­da re­pro­cha­ble, al bra­si­le­ño le es­pe­ra­ba un día muy du­ro y eso que no eran ni las diez de la ma­ña­na.

Tras cum­plir con las des­pe­di­das de ri­gor, al­gu­nas más sen­ti­das que otras, Ney­mar se fue al Camp Nou don­de más o me­nos hi­zo lo mis­mo con los eje­cu­ti­vos que le re­ci­bie­ron. Bar­to­meu, no fue uno de ellos. Los res­pon­sa­bles del Bar­ce­lo­na le di­je­ron a la ca­ra a él y a su pa­dre lo que tan­to se han ca­lla­do es­tos días: Que la pri­ma de re­no­va­ción de oc­tu­bre pa­sa­do que­da con­ge­la­da y que si se va, que pa­gue los 222 mi­llo­nes. No es ne­go­cia­ble. No es per­so­nal. Son ne­go­cios.

Tras es­te ama­ble in­ter­cam­bio de pa­re­ce­res, Ney­mar pa­só por una no­ta­ría bar­ce­lo­ne­sa, fir­mó cua­tro pa­pe­les, se fue al ae­ro­puer­to y se mar­chó en vue­lo pri­va­do a Opor­to. Tie­ne per­mi­so del club pa­ra no en­tre­nar­se. Tie­ne una ci­ta en Pa­rís es­te fin de se­ma­na. C’est fi­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.