Se fue Ma­ra­do­na... y se ga­nó la Li­ga Ha­cien­da a pun­to es­tu­vo de ve­tar el fi­cha­je por fu­ga de di­vi­sas

For­zó su sa­li­da al Ná­po­les y los azul­gra­na lo­gra­ron el tí­tu­lo

AS (Las Palmas) - - Barcelona -

La pri­mi­cia del fi­cha­je de

Ma­ra­do­na por el Ba­rça la tu­vie­ron los es­pec­ta­do­res del

Pa­lau Blau­gra­na. Eran los años en los que el quin­te­to que co­man­da­ban So­lo­zá­bal, Epi y Si­bi­lio per­mi­tía ali­viar el pe­si­mis­mo cu­lé. Un ba­lón pal­mea­do so­bre el aro por el ya ca­si ju­bi­la­do San­ti­lla­na for­zó el pri­mer pla­yoff de la his­to­ria de nues­tro bás­quet, un par­ti­do de des­em­pa­te en­tre el Ma­drid y el Ba­rça que ga­na­ron los azul­gra­na.

Nú­ñez de­cía en­ton­ces que só­lo ‘to­ca­ba’ ha­blar de ba­lon­ces­to y Jo­sé Ma­ría Gar­cía le re­cor­da­ba ca­da no­che que el nom­bre de la en­ti­dad era Fút­bol Club Bar­ce­lo­na.

En el des­can­so de un par­ti­do con­tra el Ma­drid de­jó de so­nar la mú­si­ca del Pa­lau. Se hi­zo el si­len­cio y de pron­to atro­nó la me­ga­fo­nía co­mo si fue­se un men­sa­je de Twit­ter. “Aten­ción, aten­ción. La jun­ta di­rec­ti­va in­for­ma ofi­cial­men­te de que Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na ya es ju­ga­dor del F. C. Bar­ce­lo­na”. La gra­da lo ce­le­bró con sal­tos, ca­si in­va­dien­do la can­cha, co­mo si Epi hu­bie­se ano­ta­do la ca­nas­ta de­ci­si­va, o pal­mea­do nue­va­men­te San­ti­lla­na, o ma­cha­ca­do

ba­jo el aro Mar­ce­lus Starks o Mi­ke Da­vis.

El fi­cha­je de Ma­ra­do­na lle­vó dos años de ges­ta­ción y ne­go­cia­cio­nes que abar­ca­ron a dos equi­pos, Ar­gen­ti­nos Ju­niors y Bo­ca, una agen­cia, Ma­ra­do­na Pro­duc­tions, un má­na­ger, Cy­tersz­pi­ler, y has­ta un ge­ne­ral de la jun­ta mi­li­tar de Vi­de­la car­ga­do de me­da­llas. No se di­fe­ren­cia mu­cho del lío que de­bió ser el fi­cha­je de Ney­mar. Cuan­do to­das las par­tes tu­vie­ron lo su­yo se en­tro­me­tió la Ha­cien­da es­pa­ño­la, que qui­so ve­tar la con­tra­ta­ción ale­gan­do que aque­llo era una fu­ga de di­vi­sas de 1.200 mi­llo­nes de pe­se­tas. Se des­car­ta que ya en­ton­ces Flo­ren­tino tu­vie­ra mano en la Mon­cloa. Pu­jol des­col­gó un te­lé­fono des­de la Ge­ne­ra­li­tat y des­de el mi­nis­te­rio le tran­qui­li­za­ron: “Tran­quil, Jor­di, tran­quil”.

Era ju­nio de 1982 y el Ba­rça lle­va­ba ca­si una dé­ca­da sin ga­nar la Li­ga. De la pe­núl­ti­ma se cum­plían en­ton­ces 22 años, en tiem­pos de Ku­ba­la. Por eso la con­tra­ta­ción de Ma­ra­do­na, el in­dis­cu­ti­ble nú­me­ro uno mundial, se aguar­da­ba en Bar­ce­lo­na con la an­sie­dad vi­vi­da en las vís­pe­ras del fi­cha­je de Cruyff, que trae­ría al Camp Nou el pri­mer tí­tu­lo de Li­ga tras 14 años de es­pe­ra.

Pe­ro la lle­ga­da de Die­go no sur­tió el efec­to de la de Johan. En sus dos tem­po­ra­das nos de­jó só­lo una Co­pa del Rey an­te el Ma­drid (la pri­me­ra vez que vi­mos llo­rar a Nú­ñez) y aquel in­ven­to del pro­pio pre­si­den­te del Ba­rça, la Co­pa de la Li­ga, con­quis­ta­da tam­bién al equi­po blanco, y con uno de los me­jo­res go­les de to­dos los tiem­pos.

Cuan­do al final de su se­gun­da tem­po­ra­da el Ná­po­les se in­tere­só por el ar­gen­tino no hu­bo na­da que ha­cer, co­mo aho­ra su­ce­de con Ney­mar y los pe­tro­dó­la­res del PSG. Ma­ra­do­na lle­gó a co­ger de la sa­la no­ble del Camp Nou uno de aque­llos in­men­sos tro­feos Te­re­sa He­rre­ra y an­te la mi­ra­da alu­ci­na­da de Ni­co­lau Ca­saus

ame­na­zó con lan­zar­lo a la ca­lle si no le da­ban el tráns­fer. Al club no le que­dó más re­me­dio que ven­der­lo. Re­cu­pe­ró lo in­ver­ti­do y el Pe­lu­sa em­pren­dió con éxi­to su ex­pe­rien­cia ita­lia­na.

Pa­re­cía que el Ba­rça vol­vía a su ha­bi­tual es­ta­do de­pre­si­vo, pe­ro lle­gó en­ton­ces Ve­na­bles,

un en­tre­na­dor nue­vo que ni cha­pu­rrea­ba el es­pa­ñol. Qui­zás por eso le fue bien, por­que ni tu­vo que dar ex­pli­ca­cio­nes a la di­rec­ti­va cuan­do co­me­tió la he­re­jía de echar mano de la can­te­ra: Cal­de­ré, Ro­jo, Clos... El pri­mer par­ti­do de Li­ga fue un Ma­drid Ba­rça (0-3). Esa tem­po­ra­da el equi­po azul­gra­na vol­ve­ría a ga­nar la Li­ga 11 años des­pués.

Por fortuna ni Ney­mar es Ma­ra­do­na ni es­te Ba­rça es el del 84, pe­ro que quie­ren que les di­ga. Vis­to lo vis­to, con un la­ci­to ro­jo y en una ban­de­ja de pla­ta.

Ma­ra­do­na

DOS AÑOS DE AZUL­GRA­NA. Ma­ra­do­na se fue al Ná­po­les en el 84.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.