Ca­yó el pri­me­ro

El Atle­ti, cam­peón de la Au­di Cup en los pe­nal­tis Mo­yá, de­ci­si­vo Kei­di y Fir­mino, go­lea­do­res en los 90’

AS (Las Palmas) - - Atlético De Madrid-liverpool - PA­TRI­CIA CA­ZÓN

Yde pron­to, a las 22:36 de la no­che, 2 de agos­to, Fi­li­pe se en­con­tra­ba fren­te a ese fan­tas­ma: el ba­lón en el pun­to de pe­nal­ti, una tan­da. Era el quin­to, si lo me­tía, la Au­di Cup era ro­ji­blan­ca, del Atle­ti. Los lan­za­mien­tos, has­ta el mo­men­to, ha­bían ido des­co­sien­do al fan­tas­ma. Griez­mann, den­tro. To­rres, den­tro. Ga­bi, gol. Gai­tán, tam­bién. Mo­yá le ha­bía de­ja­do la fo­to final a Fi­li­pe, con una pa­ra­da con el pie de­re­cho an­te Hen­der­son, que fue de­ci­si­va. Y Fi­li­pe, cla­ro, no fa­lló: apun­tó al cen­tro y tum­bó a Ward que, al es­ti­lo Al­ves, mo­vien­do los bra­zos, tra­ta­ba de in­quie­tar pa­ra na­da. El Atlé­ti­co a es­te ve­rano pue­de col­gar­le un tor­neo de ve­rano con ai­re Cham­pions, la Au­di Cup. Y sien­do in­fa­bi­ble en los pe­nal­tis. Tie­ne su mé­ri­to.

Pron­to su­po el Li­ver­pool de su efec­ti­vi­dad. Al Atle­ti con un gol­pe a ve­ces le bas­ta pa­ra tum­bar­te. Efi­ca­cia Cho­lo se lla­ma. Da igual quien la eje­cu­te, un Atlé­ti­co A o uno más B, por­que ese, el se­gun­do fue el que ju­gó ayer. Y tu­vo sus más (Gi­mé­nez, siem­pre fir­me, Sergi, un ma­ña­na pa­ra Fi­li­pe) y sus me­nos (la es­pe­su­ra de Kra­ne­vit­ter al co­mien­zo, Co­rrea y Viet­to con más ga­nas que acier­to) pe­ro siem­pre con ese se­llo de au­tor Si­meo­ne que es pura iden­ti­dad: só­li­dez, pre­sión al­ta, ro­bus­tez.

El Li­ver­pool de Klopp, tam­bién B, con jó­ve­nes y sin Sa­lah o Cou­tin­ho (¿des­can­so?, ¿Ba­rça?), co­mo el Ná­po­les el día an­te­rior, co­men­zó me­jor. Te­nía el jue­go, el con­trol y las oca­sio­nes, pe­ro So­lan­ke ca­be­ceó de­ma­sia­do cru­za­do an­te Mo­yá un cen­tro per­fec­to de Wood­burn y aquí se le rom­pió el col­mi­llo.

El Atlé­ti­co, mien­tras, có­mo­do al ace­cho, mor­dió la red de Ward en la pri­me­ra que tu­vo. Y, aquí, de nue­vo, co­mo el día an­te­rior, Tho­mas vol­vió a pe­dir­se to­dos los fo­cos. El Li­ver­pool se des­hi­zo en cuan­to el Cho­lo va­rió su di­bu­jo ini­cial pa­ra dar­le el cen­tro y el pro­ta­go­nis­mo. Su ha­bi­tual 4-4-2 ha­bía cam­bia­do a un 4-1-4-1, con Kra­ne­vit­ter por de­lan­te de la de­fen­sa, Tho­mas y Au­gus­to en el cen­tro y Co­rrea a la de­re­cha. Los ve­ra­nos no só­lo sir­ven pa­ra pro­bar nom­bres, tam­bién nue­vos sis­te­mas, ar­mas. Es­ta fun­cio­nó. Por pri­me­ra vez el Atlé­ti­co se plan­tó an­te Ward y, lo es­cri­to, con eso le bas­tó.

Can­te­ra. El gol lo mar­có Kei­di pe­ro fue de to­do el equi­po. Lo ini­ció Gi­mé­nez (par­ti­da­zo) con un pa­se en lar­go, cam­bio de orien­ta­ción de Au­gus­to al bor­de del área ha­cia Vr­salj­ko (co­mo aque­llos de Tia­go a Juan­fran) y cen­tro del croa­ta bus­can­do el pie de Co­rrea, ya en lí­nea de gol. Su re­ma­te, sin em­bar­go, se es­tam­pó con­tra el lar­gue­ro. No pro­ble­ma. De­trás de él, aten­tí­si­mo, Kei­di ca­be­ceó el ba­lón co­mo só­lo pue­de ha­cer­lo otro chi­co de 19 años que pi­de si­tio, mi­nu­tos, to­do ga­nas, ham­bre. Su par­ti­do y el de Sergi fue me­jor pa­ra el Atle­ti que el tí­tu­lo: hay fu­tu­ro, mu­cho.

Am­bos de­ja­ron el cam­po en el 60’, cuan­do Si­meo­ne, con ti­tu­la­rí­si­mos co­mo Fi­li­pe, Ga­bi y Griez­mann, tra­ta­ba de su­je­tar un par­ti­do que se le ha­bía ido en el jue­go, errá­ti­co, sin sal, co­mo si la Au­di Cup se hu­bie­se ter­mi­na­do pa­ra los ro­ji­blan­cos en el gol de Kei­di. Pe­ro no, cla­ro que no se ha­bía ter­mi­na­do. Klopp, de he­cho, le ha­bía re­com­pues­to el col­mi­llo al Li­ver­pool en la ca­se­ta con seis cam­bios, Fir­mino en­tre ellos, y des­de que ha­bía co­men­za­do la se­gun­da par­te no de­ja­ba de bus­car una y otra vez a Mo­yá, con cen­tros des­de las ban­das y mu­chos ca­si.

Lo­gra­ron ba­tir­le de pe­nal­ti, en el 82’, To­rres (có­mo no) o Amath ya en el cam­po. Ga­bi de­rri­bó a Ori­gi y Fir­mino lo mar­có. A la de­ses­pe­ra­da tra­tó de rom­per ese em­pa­te el Atle­ti, con dos cór­ners que ter­mi­na­ron en dis­pa­ros a bo­ca­ja­rro de Lu­cas y Sa­vic que de na­da sir­vie­ron. El Atlé­ti­co se fue a los pe­nal­tis con ese fan­tas­ma so­bre­vo­lan­do el Allianz: los ocho de tre­ce fa­lla­dos la tem­po­ra­da pa­sa­da. Una lo­sa. Pe­ro fue Griez­mann, y aden­tro. Y des­pués To­rres, y Ga­bi, y Gai­tán, y Fi­li­pe, y Mo­yá pa­ra­ba, y el Atle­ti se pro­cla­ma­ba cam­peón de la Au­di Cup en la tan­da, sí. Y sin fa­llar nin­guno.

FO­TO DE CAM­PEÓN. El Atlé­ti­co al com­ple­to, plan­ti­lla, cuer­po téc­ni­co, se ha­ce la fo­to con el tro­feo de la Au­di Cup. La Co­pa, an­te Mo­yá, que fue de­ci­si­vo en la tan­da de pe­nal­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.