Na­va­rro no es­tá a dos par­ti­dos de Epi: le fal­tan ocho

‘La Bom­ba’ su­pe­raría en in­ter­na­cio­na­li­da­des al ex­ju­ga­dor en el Eu­ro­bas­ket

AS (Las Palmas) - - Motor -

Ejem­plo Na­va­rro no ju­gó an­te Cos­ta de Mar­fil, pe­ro se le con­tó el par­ti­do

Di­fi­cul­tad No hay fi­chas com­ple­tas de Es­pa­ña has­ta los ochen­ta

Juan Car­los Na­va­rro ha ju­ga­do 216 en­cuen­tros con Es­pa­ña, en vez de los 237 que le otor­ga la FEB. Epi, el ju­ga­dor con más par­ti­dos con la Se­lec­ción, tie­ne real­men­te 224 in­ter­na­cio­na­les. No 239. MÍS­TER CHIP

Nue­ve de ju­lio de 1980. La Se­lec­ción va a ju­gar un amis­to­so con­tra la Unión So­vié­ti­ca en Mos­cú que ser­vi­rá de pre­pa­ra­ción pa­ra los Jue­gos que se ce­le­bra­rán en sue­lo so­vié­ti­co. En reali­dad, se­rán dos, pues­to que el mis­mo even­to se re­pe­ti­rá 48 ho­ras des­pués. Sin em­bar­go, la gran preo­cu­pa­ción del se­lec­cio­na­dor, An­to­nio Díaz-Mi­guel, es­tá muy le­jos de Mos­cú. A me­nos de dos se­ma­nas pa­ra que em­pie­cen los Jue­gos, la gran estrella del equi­po, Epi, si­gue es­pe­ran­do en Bar­ce­lo­na un per­mi­so mi­li­tar que le per­mi­ta via­jar a la URSS pa­ra unir­se a sus com­pa­ñe­ros. Hay op­ti­mis­mo por par­te del téc­ni­co pa­ra con­tar en la gran ci­ta con el ju­ga­dor del Ba­rça, pe­ro es un op­ti­mis­mo muy mo­de­ra­do por­que, pa­ra em­pe­zar, ha te­ni­do que via­jar sin él. Fi­nal­men­te, lle­ga el per­mi­so y el ju­ga­dor vue­la ha­cia Mos­cú el on­ce de ju­lio, mien­tras que Es­pa­ña jue­ga (y vuel­ve a per­der) su se­gun­do amis­to­so con­tra la Unión So­vié­ti­ca del le­gen­da­rio Gó­mels­ki. No me pre­gun­téis por qué, pe­ro Epi apa­re­ce en el ac­ta ofi­cial de esos dos due­los, a pe­sar de es­tar a mi­les de ki­ló­me­tros del re­cin­to don­de se dispu­taron am­bos y de no sa­ber si­quie­ra si iba a po­der via­jar. Ese de­ta­lle, el de fi­gu­rar en el ac­ta, es mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ba­lon­ces­to (FEB) le con­ta­bi­li­ce dos in­ter­na­cio­na­li­da­des más al for­mi­da­ble ale­ro de Za­ra­go­za. No, no es un ejem­plo ais­la­do. Hay mu­chos más.

28 de ju­lio de 2016. En la pre­via de un amis­to­so con­tra Cos­ta de Mar­fil, Ser­gio Sca­rio­lo anun­cia que le da­rá des­can­so a Juan Car­los Na­va­rro por­que arras­tra al­gu­nos pro­ble­mas fí­si­cos. Se sa­be que La Bom­ba no ju­ga­rá y aún así se le ins­cri­be en el ac­ta pa­ra que le cuen­te la in­ter­na­cio­na­li­dad. No es la pri­me­ra vez. A Na­va­rro ya le ha­bían re­ga­la­do en la FEB otras tres en la pre­pa­ra­ción de los Jue­gos de 2012 tras ser ins­cri­to en el ac­ta con­tra In­gla­te­rra, Fran­cia y Tú­nez, pe­se a es­tar le­sio­na­do (fas­ci­tis plan­tar) . No es cul­pa de Na­va­rro, ob­via­men­te. Pro­ba­ble­men­te, él ni lo se­pa y pro­ba­ble­men­te no lle­ve la cuen­ta por­que son va­rios ca­sos más del mis­mo es­ti­lo. In­sis­to, la cul­pa no es de Juan Car­los, sino de quie­nes tie­nen de­ma­sia­da pri­sa por­que su­pere a Epi a quien tam­bién la FEB ob­se­quió en su día con va­rias in­ter­na­cio­na­li­da­des de más, al mar­gen de las ci­ta­das an­te­rior­men­te. Y no, aque­llo tampoco fue cul­pa de Epi.

Ahí van al­gu­nos ca­sos más, a mo­do de ejem­plo. Pa­ra que que­de cla­ro que es­to no so­lo afec­ta a Epi y Na­va­rro.

Fer­nan­do Ro­may (por le­sión en el me­ta­car­piano tras gol­pear con ra­bia el ban­qui­llo de Gre­cia du­ran­te un par­ti­do) tu­vo que aban­do­nar la con­cen­tra­ción de la Se­lec­ción du­ran­te el Mundial de 1990. Su nom­bre, sin em­bar­go, apa­re­ce en las ac­tas de los ocho par­ti­dos, aun­que real­men­te so­lo ju­gó tres y vio los tres úl­ti­mos des­de Es­pa­ña.

El 12 de ju­nio de 1992, cua­tro ju­ga­do­res de Es­pa­ña vie­ron de pai­sano el en­cuen­tro con­tra Bul­ga­ria que se ju­gó en Pal­ma de Mallorca. De los 16 hom­bres que te­nía dis­po­ni­bles pa­ra aquel en­cuen­tro, Díaz-Mi­guel des­car­tó a Rafa Jo­fre­sa, Jor­di Vi­lla­cam­pa, Fer­nan­do Ar­ce­ga y Qui­que An­dreu. Dos de ellos (Vi­lla­cam­pa y Ar­ce­ga) si apa­re­cen en el ac­ta, mien­tras que los otros dos, no. Ma­la suer­te pa­ra Rafa y Qui­que. Una in­ter­na­cio­na­li­dad me­nos pa­ra ca­da uno.

¿Por qué? No le bus­quéis ex­pli­ca­ción. Los cua­tro es­ta­ban en idén­ti­ca si­tua­ción, pe­ro só­lo dos se llevaron el pre­mio.

Son so­lo al­gu­nos ca­sos ex­tra­ños de los mu­chí­si­mos que he en­con­tra­do en es­ta in­ves­ti­ga­ción y creo que no ha­ce fal­ta enu­me­rar nin­guno más pa­ra que to­dos en­ten­da­mos que es­ta ab­sur­da for­ma que ha ele­gi­do his­tó­ri­ca­men­te la FEB de con­tar las in­ter­na­cio­na­li­da­des no es ni jus­ta ni se­ria ni cohe­ren­te. Eso sí, tie­ne una enor­me ven­ta­ja pa­ra el es­pa­ño­li­to me­dio: cual­quie­ra de no­so­tros po­dría al­gún día pre­su­mir de ha­ber ju­ga­do con la Se­lec­ción. No ha­ce fal­ta me­dir dos me­tros. No ha­ce fal­ta do­mi­nar co­mo Pau ni de­ci­dir par­ti­dos co­mo Llull ni pi­llar re­bo­tes a man­sal­va co­mo Fe­li­pe Re­yes ni ha­cer alley-oops co­mo los del

Cha­cho y Rudy. Ni tan si­quie­ra ha­ce fal­ta asis­tir al par­ti­do. Bas­ta con co­no­cer a al­guien que co­noz­ca a al­guien que co­lo­que dis­cre­ta­men­te tu nom­bre en el ac­ta ofi­cial y asun­to re­suel­to. Es una exa­ge­ra­ción, ob­via­men­te, pe­ro ilus­tra bas­tan­te bien la si­tua­ción.

In­com­ple­tas. Y a es­tas al­tu­ras ya to­dos os es­ta­réis ha­cien­do la mis­ma pre­gun­ta que en su mo­men­to me hi­ce yo: ¿Por qué se lle­va así la cuen­ta en la FEB? Y la res­pues­ta, que me dio al­guien que tra­ba­ja­ba allí ha­ce al­gu­nos años, es bas­tan­te sen­ci­lla. Es re­la­ti­va­men­te fá­cil co­no­cer his­tó­ri­ca­men­te las con­vo­ca­to­rias de la Se­lec­ción pa­ra ca­da tor­neo, pe­ro re­quie­re mu­chí­si­mo es­fuer­zo y mu­chí­si­mas ho­ras de tra­ba­jo el sa­ber quién ju­gó y quién no un par­ti­do. So­bre to­do, te­nien­do en cuen­ta que pa­ra mu­chos de ellos so­lo dis­po­ne­mos de la lis­ta de ano­ta­do­res, pe­ro no te­ne­mos el tiem­po ju­ga­do ni otros da­tos es­ta­dís­ti­cos. De he­cho, no hay fi­chas real­men­te com­ple­tas de los par­ti­dos de Es­pa­ña has­ta los ochen­ta, cuan­do nues­tra Se­lec­ción ya con­ta­ba con ca­si 50 años de his­to­ria.

¿Y en­ton­ces co­mo se pue­de ha­cer el tra­ba­jo si so­lo dis­po­ne­mos de la lis­ta de ano­ta­do­res? Es ob­vio que si un ju­ga­dor fi­gu­ra en esa lis­ta es que en al­gún mo­men­to es­tu­vo en pis­ta, pe­ro

¿y si no anotó? ¿Es que real­men­te ju­gó y no tu­vo fortuna o es que sim­ple­men­te no se mo­vió del ban­qui­llo de su­plen­tes du­ran­te to­do el cho­que? Por ejem­plo, ese par­ti­do de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos de 1959 en Bei­rut con­tra la Re­pú­bli­ca Ára­be Uni­da, en el que el

Nino Bus­ca­tó fi­gu­ra con ce­ro pun­tos. ¿En ver­dad lo ju­gó y no aña­dió un so­lo tan­to a su ca­si­lle­ro o es que lo vio ín­te­gra­men­te des­de el ban­qui­llo? ¿Es po­si­ble que un buen ano­ta­dor co­mo era el mí­ti­co ba­se de Pi­ne­da de Mar ju­ga­ra un par­ti­do en el que Es­pa­ña hi­zo 54 pun­tos y nin­guno fue­ra su­yo? La úni­ca for­ma de ha­llar la res­pues­ta es, por su­pues­to, bu­cear en las pro­fun­di­da­des de nues­tra he­me­ro­te­ca. Leer to­das las no­ti­cias pre­vias al par­ti­do y la pro­pia cró­ni­ca del mis­mo, de prin­ci­pio a fin, has­ta dar con la res­pues­ta. Has­ta en­con­trar una fra­se co­mo “el se­lec­cio­na­dor hoy de­ci­dió dar des­can­so a Bus­ca­tó” o “Bus­ca­tó no tu­vo su día aun­que lo in­ten­tó en re­pe­ti­das oca­sio­nes”. Y esa fra­se que des­ve­la el enig­ma, la­men­ta­ble­men­te, no siem­pre apa­re­ce en el pri­mer pe­rió­di­co que lees, por lo

Ré­cord Si lo jue­ga to­do, su­pe­rará a Epi con­tra la Re­pú­bli­ca Che­ca

que hay que pa­sar a otro y a otro y a otro has­ta dar con la res­pues­ta. Y lue­go, re­pe­tir el mis­mo pro­ce­di­mien­to con to­dos los ju­ga­do­res y con to­dos los par­ti­dos. Sí, ya sé lo que es­táis pen­san­do aho­ra mis­mo: es mu­cho más fá­cil con­tar con­vo­ca­to­rias co­mo ha­ce la FEB has­ta la fe­cha y no com­pli­car­se. Bueno, sea co­mo sea, el ca­so es que yo si me he com­pli­ca­do y ese tra­ba­jo ya es­tá he­cho, así que no te­néis que preo­cu­pa­ros por na­da: a con­ti­nua­ción, vais a leer el re­sul­ta­do de to­das esas ho­ras de tra­ba­jo.

Cla­si­fi­ca­ción. ¿Y por qué pu­bli­co es­to aho­ra? Bueno, se­gún la FEB, Juan Car­los Na­va­rro es­tá a so­lo dos par­ti­dos de igua­lar el his­tó­ri­co ré­cord de in­ter­na­cio­na­li­da­des de Epi y me pa­re­ce que es­te es el mo­men­to per­fec­to pa­ra po­ner las cuen­tas reales so­bre la me­sa y sa­ber a ciencia cier­ta lo cer­ca o lo le­jos que es­tán el uno del otro en esa cla­si­fi­ca­ción. Y es­pe­ro y de­seo que es­to sir­va, ade­más, co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra lle­var es­te ti­po de es­ta­dís­ti­cas de una ma­ne­ra más ra­zo­na­ble y me­nos alea­to­ria. Va­mos, co­mo se ha he­cho siem­pre en la NBA, la Euroleague y la ACB, por po­ner so­lo al­gu­nos ejemplos.

Y pa­ra aque­llos que aho­ra mis­mo es­táis preo­cu­pa­dos por tan se­ña­la­da efe­mé­ri­de, de­ci­ros que Na­va­rro igual­men­te al­can­za­rá a Epi es­te ve­rano, su úl­ti­mo ve­rano con la Se­lec­ción se­gún ha con­fe­sa­do. Pe­ro ten­drá que es­pe­rar un poco más de lo pre­vis­to: aún le que­dan ocho par­ti­dos. Nue­ve pa­ra de­jar atrás al ex­ju­ga­dor del Ba­rça. Si el es­col­ta jue­ga to­do a par­tir del día ocho (Bél­gi­ca) igua­la­rá a Epi en el Eu­ro­bas­ket con­tra Mon­te­ne­gro y le su­pe­rará el dos de sep­tiem­bre con­tra la Re­pú­bli­ca Che­ca.

So­lo un apun­te más. La úni­ca idea de es­ta in­ves­ti­ga­ción es hon­rar y res­pe­tar la his­to­ria de la Se­lec­ción a la que si­go con pa­sión y pro­fun­da ad­mi­ra­ción des­de que ten­go uso de ra­zón. Es­ta no es una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ha­cer de me­nos a na­die, sino pa­ra que ca­da cual ten­ga lo que real­men­te le co­rres­pon­de. Y, aun­que lo pue­da pa­re­cer, tampoco es una crí­ti­ca a la FEB, con la que co­la­bo­ro de­sin­te­re­sa­da­men­te des­de ha­ce años y con la que com­par­ti­ré to­dos los de­ta­lles de es­te es­tu­dio pa­ra que el or­ga­nis­mo pro­ce­da co­mo me­jor le pa­rez­ca.

BOM­BA. Juan Car­los Na­va­rro lan­za su clá­si­co ti­ro an­te la Fran­cia de Rudy Go­bert.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.