“Sien­to que ya soy par­te de la afi­ción del Atlé­ti­co”

Un equí­vo­co ele­vó a ‘Tas’, pe­rio­dis­ta ni­pón, a ído­lo

AS (Las Palmas) - - Medios - J. F. MAL­DO­NA­DO /

EI 1 de ju­nio que­dó co­mo uno de los peo­res días de la his­to­ria re­cien­te del Atlé­ti­co: el TAS con­fir­mó la san­ción que le im­pi­de ins­cri­bir ju­ga­do­res en es­te mer­ca­do de ve­rano. Con­si­de­rán­do­la in­jus­ta, mu­chos afi­cio­na­dos bus­ca­ron desaho­gar­se por Twit­ter. Cien­tos de men­sa­jes de ra­bia que, en vez de lle­gar al Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je, aca­ba­ron en las men­cio­nes de Ta­su­ku Oka­wa, pe­rio­dis­ta y pro­pie­ta­rio real de la cuen­ta @TAS.

“Aquí lla­ma­mos CAS al TAS, así que no en­ten­día por qué, de re­pen­te, to­dos los afi­cio­na­dos del Atle­ti me in­sul­ta­ban”, ex­pli­ca Tas des­de su país pa­ra AS. Un ma­len­ten­di­do que mul­ti­pli­có sus se­gui­do­res es­pa­ño­les. Su tuit acla­ra­to­rio ha si­do com­par­ti­do más de 11.000 ve­ces.

Y co­mo el fút­bol siem­pre es­cri­be guio­nes im­pre­vi­si­bles, de aque­lla ca­ta­ra­ta de im­pro­pe­rios bro­tó un nue­vo col­cho­ne­ro de co­ra­zón que se ha ga­na­do el ca­ri­ño de los atlé­ti­cos más ac­ti­vos de Twit­ter. “Me en­can­ta el fút­bol. Lo veo des­de 1998 y sa­bía del Atlé­ti­co. Re­cuer­do a Has­sel­baink, Ki­ko, For­lán y a to­dos los de la eta­pa con Si­meo­ne. En mi tra­ba­jo (agen­cia Per­form y re­dac­tor je­fe del por­tal Goal en Ja­pón) man­ten­dré la im­par­cia­li­dad, pe­ro creo que ya se­ré del Atlé­ti­co pa­ra siem­pre. No te­nía un equi­po pre­fe­ri­do y aho­ra lo he en­con­tra­do. Sien­to que ya soy par­te de la afi­ción

Con­fu­sión “No en­ten­día na­da, me in­sul­ta­ban... y aho­ra ya es el equi­po de mi vi­da”

del Atle­ti”. Ha es­ta­do en Mú­nich vien­do la Au­di Cup y sue­ña con via­jar a Ma­drid pa­ra la inau­gu­ra­ción del nue­vo es­ta­dio.

Ce­le­bri­dad. Mien­tras in­ten­ta apren­der cas­te­llano, Goo­gle Trans­la­te es su alia­do. Allí tra­du­ce des­de el ja­po­nés sus opi­nio­nes so­bre el equi­po al que la ca­sua­li­dad le ha uni­do pa­ra siem­pre: opi­na por igual del fi­cha­je de Vi­to­lo que del par­ti­da­zo de Oblak con­tra el Ná­po­les. Otro día se fo­to­gra­fía co­mo un col­cho­ne­ro de pro pa­ra de­li­cia de unos se­gui­do­res que le quie­ren ya co­mo a uno de los su­yos: le han man­da­do ví­deos co­rean­do su nom­bre y has­ta con­si­guie­ron que una em­pre­sa le hi­cie­se lle­gar una ro­ji­blan­ca con su nom­bre y el dor­sal 9:

“Lo ele­gí por­que se lee Ku en ja­po­nés. Así que Tas 9 (Ta­su­ku) ha­ce mi nom­bre. Y por­que es un nú­me­ro fa­mo­so pa­ra el Atle­ti...¡es el de To­rres!”.

SEN­TI­MIEN­TO. Tas no du­da a la ho­ra de po­sar co­mo to­do un atlé­ti­co.

ORI­GEN. Con es­te tuit acla­ra­to­rio co­men­zó su di­ver­ti­da his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.