Ko­va­cic en­cuen­tra su si­tio

La me­jor no­ti­cia de la gi­ra ame­ri­ca­na ha si­do el ju­ga­dor croa­ta. Es un in­te­rior de li­bro, no un me­dio cen­tro

AS (Las Palmas) - - Real Madrid -

EEl Madrid ha pa­sa­do de pun­ti­llas por la gi­ra de Es­ta­dos Uni­dos. Me­re­ció ga­nar en su adiós (hi­zo más de 30 re­ma­tes), pe­ro tam­bién se des­pi­dió con ese ai­re in­dul­gen­te que ha acom­pa­ña­do a su de­fen­sa en la pre­tem­po­ra­da.

l Madrid ce­rró la gi­ra ame­ri­ca­na con un em­pa­te fren­te a las es­tre­llas de la

Ma­jor Soc­cer Lea­gue, un equi­po in­te­gra­do esen­cial­men­te por ju­ga­do­res ve­te­ra­nos, la ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Europa, ca­si to­dos en el es­ta­do cre­pus­cu­lar de su ca­rre­ra. Sin em­bar­go, su fun­ción es im­por­tan­te. Son el ban­de­rín de en­gan­che en un país que tie­ne una difícil re­la­ción con el fút­bol, que cre­ce en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro to­da­vía no es­tá en el al­ma de los nor­te­ame­ri­ca­nos.

El par­ti­do se pa­re­ció a la tra­di­cio­nal va­rie­dad de los en­cuen­tros de las es­tre­llas, par­ti­dos fes­ti­vos que se dis­tin­guen por cual­quier co­sa, me­nos por el ri­gor. En el mí­ti­co Sol­dier Field, la ca­sa de los Bears de

Chica­go, en la ori­lla del la­go

Mi­chi­gan, los dos equi­pos ju­ga­ron sin otra preo­cu­pa­ción que di­ver­tir al per­so­nal. Me­re­ció ga­nar el Madrid, que sa­lió del par­ti­do con más de 30 re­ma­tes.

Tam­bién se des­pi­dió con el ai­re in­dul­gen­te que ha ca­rac­te­ri­za­do a su de­fen­sa du­ran­te to­da la gi­ra. Sin una vic­to­ria en los cua­tro en­cuen­tros dispu­tados (Man­ches­ter Uni­ted, Man­ches­ter City, Ba­rça y MLS Stars), el Madrid ha pa­sa­do de pun­ti­llas por Es­ta­dos Uni­dos. Ape­nas ha de­ja­do no­ti­cias po­si­ti­vas, pe­ro tam­po­co ha abier­to es­pe­cia­les sos­pe­chas. Por ra­ro que pa­rez­ca, los gran­des triun­fa­do­res han si­do dos au­sen­tes: Cris­tiano Ronaldo y

Pe­pe. Du­ran­te sus lar­gas tra­yec­to­rias en el equi­po, los dos han apor­ta­do la fie­bre ne­ce­sa­ria pa­ra ele­var el gra­do com­pe­ti­ti­vo al Madrid.

Pe­pe ju­ga­rá en el Be­sik­tas. El Madrid le echa­rá de me­nos y los ri­va­les fes­te­ja­rán su au­sen­cia. O el jo­ven Va­lle­jo me­jo­ra sus­tan­cial­men­te sus pres­ta­cio­nes ve­ra­nie­gas, o el Madrid ten­drá que va­lo­rar se­ria­men­te el fi­cha­je de un cen­tral. Va­ra­ne, que im­pre­sio­na a cual­quie­ra en sus me­jo­res días, sue­le acu­sar ba­ches preo­cu­pan­tes du­ran­te la tem­po­ra­da. Es­ta vez se ha dis­traí­do más de la cuen­ta du- ran­te la pre­tem­po­ra­da.

La me­jor no­ti­cia ha si­do Ko­va­cic en la po­si­ción más con­ve­nien­te a sus con­di­cio­nes. Es un in­te­rior de li­bro, no un me­dio cen­tro. Y es más un ocho que un 10. Mo­dric no tie­ne un mal re­le­vo en su com­pa­trio­ta. A Ko­va­cic le fal­ta por aña­dir una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el jue­go a su me­jor vir­tud: la con­duc­ción. En es­ta fa­ce­ta es un maes­tro. Co­mo in­te­rior ha aban­do­na­do su irri­tan­te ten­den­cia al pa­se la­te­ral pa­ra su­pe­rar líneas con pa­ses fil­tra­dos y re­ga­tes.

Los jó­ve­nes han de­ja­do más des­te­llos que bue­nas ac­tua­cio­nes. Ce­ba­llos y Marcos Llorente se han vis­to per­ju­di­ca­dos por el ca­len­da­rio. Dispu­taron la Eu­ro­co­pa Sub-21 y se in­cor­po­ra­ron más tar­de que los de­más al equi­po. So­bre Marcos Llorente pe­sa una de las ma­yo­res in­te­rro­gan­tes de agos­to: ¿Se­gui­rá o se­rá ce­di­do? Ha­bía in­te­rés por ob­ser­var el desem­pe­ño de Theo en la po­si­ción de Marcelo. Su in­ter­ven­ción fue de­cre­cien­te en la gi­ra, pe­ro fren­te al Uni­ted ma­ni­fes­tó su tre­men­do po­ten­cial. Fue im­pa­ra­ble. El pe­nal­ti que su­frió an­te Lin­de­lof, uno de los fi­cha­jes de Mou­rin­ho, ex­pli­có su me­jor cua­li­dad: una ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca. Con­vir­tió el cen­tral del Man­ches­ter en una ban­que­ta.

Sor­pren­dió la es­ca­sa apor­ta­ción de Ba­le y, en me­nor me­di­da, de Ben­ze­ma. El ga­lés só­lo ju­gó por la de­re­cha con­tra el Ba­rça. En el res­to de los par­ti­dos dis­fru­tó de las li­ber­ta­des que se aso­cian a los me­dias pun­tas. No de­jó bue­nas sen­sa­cio­nes. Es­pol­vo­rea

Lla­ma­ti­vo Los gran­des triun­fa­do­res fue­ron dos au­sen­tes: Pe­pe y Cris­tiano

Ba­le Es­pol­vo­rea sus ju­ga­das, pe­ro to­da­vía pa­re­ce un elec­trón li­bre

sus ju­ga­das, al­gu­nas muy bue­nas, aquí y allí, pe­ro to­da­vía pa­re­ce un elec­trón li­bre, sin de­ma­sia­da conexión con el equi­po y muy po­ca con las ne­ce­si­da­des del jue­go. En el ca­pí­tu­lo de­fen­si­vo, re­gre­só a un preo­cu­pan­te gra­do de des­aten­ción. En mu­chos mo­men­tos de la gi­ra, el en­si­mis­ma­do Ba­le ha da­do ali­men­to a los ru­mo­res.

Los nú­me­ros de la gi­ra de­jan al Madrid con cin­co go­les a fa­vor en cua­tro par­ti­dos, una me­dia ba­jí­si­ma pa­ra un equi­po di­se­ña­do pa­ra el gol. Aun­que no se an­to­ja un asun­to preo­cu­pan­te, la es­ta­dís­ti­ca ame­ri­ca­na del Real Madrid res­ca­ta la fi­gu­ra del au­sen­te Cris­tiano Ronaldo, un che­que al por­ta­dor en el área.

REIVIN­DI­CA­CIÓN EN EE UU. Ko­va­cic con­du­ce el ba­lón con Fe­llai­ni per­si­guién­do­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.