Las mo­tos llo­ran a Án­gel Nie­to

Emo­cio­nan­te con­cen­tra­ción de afi­cio­na­dos fren­te al ve­la­to­rio del ex­pi­lo­to za­mo­rano en Ibi­za. Su hi­jo Pa­blo in­for­mó de que se­rá in­ci­ne­ra­do hoy y su fu­ne­ral se ce­le­bra­rá en Ma­drid en sep­tiem­bre

AS (Las Palmas) - - Motor - JE­SÚS BALSEIRO

Yaho­ra vie­ne el rui­do. Cla­ro, con Án­gel no

po­día fal­tar”. Lo de­cía son­rien­do Be­lin­da en el Ta­na­to­rio de Ibi­za, un con­ti­nuo en­trar y sa­lir de ami­gos y fa­mi­lia­res que llo­ra­ban al cam­peón y re­con­for­ta­ban a la fa­mi­lia. Só­lo fal­ta­ban sus se­gui­do­res, la otra fa­mi­lia, la de las mo­tos. Son le­gión y co­mo tal irrum­pie­ron: cer­ca de una cen­te­na de mo­te­ros acu­die­ron a la lla­ma­da pa­ra ren­dir ho­me­na­je al pio­ne­ro de las dos rue­das en

Es­pa­ña. Des­fi­la­ron uno por uno por la puer­ta del cen­tro en Can

Ne­gre, hi­cie­ron ru­gir sus me­cá­ni­cas du­ran­te va­rios mi­nu­tos y que­ma­ron go­ma en el as­fal­to. Di­fí­cil con­te­ner la emo­ción an­te una afi­ción en­tre­ga­da que qui­so lle­var el olor a ga­so­li­na has­ta Án­gel Nie­to pa­ra que se sin­tie­ra co­mo en ca­sa. Que qui­so des­per­tar­le con el so­ni­do de sus mo­to­res. Y que qui­so hon­rar­le, cas­cos en al­to, uves y rá­fa­gas.

An­te eso, im­po­si­ble es­con­der las lá­gri­mas. El clan Nie­to en pri­me­ra fi­la sin de­jar de aplau­dir: Ge­le­te ro­to, pe­ro in­men­sa­men­te agra­de­ci­do. Se abra­zó con Pa­blo, tam­bién emo­cio­na­do. Igual que Hu­go, hi­jo pe­que­ño de Án­gel, siem­pre jun­to a su ma­dre, Be­lin­da. “Es­toy muy emo­cio­na­do en mo­men­tos en los que no ten­drías que es­tar tan emo­cio­na­do. Pe­ro tam­bién es­toy tris­te, por­que ten­go una pér­di­da irre­pa­ra­ble. Fue un gran pa­dre y fue un gran de­por­tis­ta”, de­cía el hi­jo ma­yor del 12+1 ve­ces cam­peón.

Una jor­na­da lar­ga, la de ayer, y en la que hi­zo me­lla el ca­lor hú­me­do ibi­cen­co. A pri­me­ra ho­ra lle­ga­ban los Nie­to

al ta­na­to­rio, aún sin te­ner cla­ro có­mo pro­ce­de­rían en la des­pe­di­da de su pa­dre. “Son mo­men­tos muy di­fí­ci­les, ja­más pen­sé que ten­dría que or­ga­ni­zar al­go así”, con­fe­sa­ba Ge­le­te. Fue una reunión de ami­gos cer­ca­nos y fa­mi­lia­res a la ho­ra de co­mer la que de­fi­nió la ho­ja de ru­ta: la ca­pi­lla ar­dien­te se ce­le­bró des­de las 15:00 ho­ras has­ta las 20:00 de ayer y es­tá pre­vis­to que sea in­ci­ne­ra­do hoy en un ac­to pe­que­ño y pri­va­do, se­gún con­fir­mó Pa­blo. Co­mo fa­lle­ció por las con­se­cuen­cias de un ac­ci­den­te de trá­fi­co, re­sul­tó obli­ga­to­rio rea­li­zar­le la au­top­sia, lo que ha re­tra­sa­do los pa­sos a se­guir.

Su fu­ne­ral se­rá en Ma­drid en sep­tiem­bre, cuan­do se es­pe­ra

un gran ho­me­na­je a su

fi­gu­ra. “Hay que ha­cer un ho­me­na­je bo­ni­to. Las ins­ti­tu­cio­nes de es­te país nos es­tán ayu­dan­do, se lo me­re­ce. Creo que a los es­pa­ño­les les gus­ta­rá ver a mi pa­dre y es­tar con él en ese mo­men­to. Me gus­ta­ría que fue­se en sep­tiem­bre en Ma­drid”, pa­la­bras de Ge­le­te. “Se lo me­re­ce, pa­ra que to­do el mun­do pue­da des­pe­dir­le”, am­plía Pa­blo. Y tam­bién su so­brino Fon­si: “Un ho­me­na­je co­mo él se me­re­ce, por to­do lo al­to y con to­da la gen­te que ama las mo­tos y el de­por­te”.

Du­ran­te el ve­la­to­rio só­lo hu­bo pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­to. “Te con­quis­ta­ba al se­gun­do de co­no­cer­le”, di­ce el to­re­ro Mi­guel Abe­llán. “El

más gran­de, pa­ra mí ha si­do un pa­dre”, afir­ma­ba con la voz ro­ta Fon­si:

“Em­pe­cé a co­rrer muy chi­qui­tín y él me ayu­dó, me en­se­ñó. Le de­bo to­do lo que he con­se­gui­do en el mun­do de las mo­tos. Ha­béis vis­to có­mo le quie­re la gen­te, nun­ca ha te­ni­do un ges­to feo con na­die, se pa­ra­ba a ha­cer fo­tos con quien fue­ra y ha­cía lo que fue­ra por el de­por­te”. De nue­vo la lis­ta de asis­ten­tes fue in­ter­mi­na­ble y de cual­quier sec­tor: del de­por­te, la no­che, la mú­si­ca. Án­gel te­nía ami­gos por to­das par­tes.

Marc Os­tar­ce­vic, Je­sús Váz­quez, Rap­hael, Teo Martín, Juan ‘La­bi Cham­pion’, Car­los Mar­to­rell, DJ Nano… A úl­ti­ma ho­ra se­guían lle­gan­do per­so­na­li­da­des co­mo Jo­sé Ra­món Le­te,

pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de

De­por­tes. Fa­mi­lia, ami­gos, afi­cio­na­dos… uni­dos pa­ra des­pe­dir­se de un hom­bre que­ri­do por có­mo era, in­de­pen­dien­te­men­te de que fue­ra el pi­lo­to español más lau­rea­do de la his­to­ria y el que abrió la sen­da del motociclismo en es­te país. El pe­núl­ti­mo adiós al maes­tro.

Be­lin­da

“Y aho­ra vie­ne el rui­do. Cla­ro, con Án­gel no po­día fal­tar”

Ge­le­te

“Es­toy muy emo­cio­na­do y tris­te. Ten­go una pér­di­da irre­pa­ra­ble”

MUL­TI­TU­DI­NA­RIO. Una lar­ga lis­ta de asis­ten­tes acu­dió al ve­la­to­rio de Nie­to, des­de gen­te del de­por­te, has­ta la no­che pa­san­do por la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.