La pie­dra en el za­pa­to de Án­gel Nie­to

AS (Las Palmas) - - Motor - RAÚL ROMOJARO ■

No es que el asun­to le ob­se­sio­na­ra, pe­ro sí que se ha­bía con­ver­ti­do en una pie­dra en el za­pa­to pa­ra Án­gel Nie­to. No con­se­guir el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias del De­por­te se le an­to­ja­ba una tre­men­da in­jus­ti­cia no só­lo pa­ra él sino tam­bién pa­ra el de­por­te que re­pre­sen­ta­ba. Era in­ca­paz de en­ten­der el des­pre­cio del ju­ra­do ha­cia su tra­yec­to­ria de­por­ti­va. To­do ello sin ol­vi­dar que el úni­co pi­lo­to de mo­tos que lo os­ten­ta fue Si­to Pons, con un pal­ma­rés in­com­pa­ra­ble al de Án­gel. Qui­zá el men­sa­je de ayer de la Ca­sa Real de­bió lle­gar an­tes: “En me­mo­ria de Án­gel Nie­to, el más gran­de. De él na­ció el me­jor motociclismo del mun­do, el nues­tro. In­men­so cam­peón, me­jor per­so­na”.

Án­gel siem­pre co­men­ta­ba que no ten­dría es­te pre­mio pe­ro sí otro mu­cho más va­lio­so: el del ca­ri­ño de los es­pa­ño­les. Nie­to era un hom­bre del pue­blo, De Za­mo­ra a Va­lle­cas y siem­pre jun­to a su gen­te. Pa­ra to­dos te­nía lis­ta una pa­la­bra de cor­dia­li­dad o un ges­to de ca­ri­ño, el mis­mo que re­ci­bía de los de­más con re­ci­pro­ci­dad. Na­die se ha mos­tra­do in­di­fe­ren­te an­te la des­gra­cia, las mues­tras de con­do­len­cia son in­con­ta­bles des­de to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad, Án­gel Nie­to es un gran­de del de­por­te español y mun­dial. Que se que­den con su pre­mio, los que ama­mos el motociclismo no lo ne­ce­si­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.