Fi­na­lí­si­ma eu­ro­pea

Es­te tér­mino pue­de pro­ce­der de la an­ti­gua Co­pa Da­vis, en la que se dispu­taban fi­na­les pre­vias de zo­na

AS (Las Palmas) - - La Opinión - ÁLEX GRIJELMO

Se dispu­tan fi­na­les y se dispu­tan fi­na­lí­si­mas. Sin em­bar­go, es­te úl­ti­mo vo­ca­blo se apli­ca con po­co cri­te­rio pa­ra cual­quier par­ti­do de­ci­si­vo de un tor­neo por eli­mi­na­to­rias. “El Ala­vés ju­ga­rá la fi­na­lí­si­ma de Co­pa”, por ejem­plo. Y eso a pe­sar de que no se ve mu­cha di­fe­ren­cia en­tre “la fi­nal de Co­pa” y “la fi­na­lí­si­ma de Co­pa”, pues am­bas lo­cu­cio­nes de­sig­nan lo mis­mo: el úl­ti­mo par­ti­do del tor­neo.

La Su­per­co­pa de Eu­ro­pa sí pue­de con­si­de­rar­se una fi­na­lí­si­ma, por­que en­fren­ta a los ga­na­do­res de otras dos fi­na­les si­tua­das je­rár­qui­ca­men­te por de­ba­jo (aun­que en el co­ra­zón del afi­cio­na­do una de ellas se ha­lle en reali­dad muy por en­ci­ma de la otra).

En efec­to, la fi­nal de la mal lla­ma­da Eu­ro­pa Lea­gue y la fi­nal de la mal nom­bra­da

Cham­pions Lea­gue dan pa­so a sus ga­na­do­res pa­ra dispu­tar la Su­per­co­pa. Es­ta pa­la­bra go­za del ele­men­to com­po­si­ti­vo “su­per”, que se an­te­po­ne a “co­pa” pa­ra sig­ni­fi­car que se tra­ta de un tro­feo de ma­yor im­por­tan­cia. Y en teo­ría así es.

Alfredo Re­la­ño me co­men­ta­ba que eso de “fi­na­lí­si­ma” pue­de ve­nir de la vie­ja Co­pa Da­vis, cuan­do se iban su­peran­do fi­na­les de zo­na has­ta lle­gar a la fi­na­lí­si­ma don­de es­pe­ra­ba el cam­peón del año an­te­rior (que es­ta­ba exen­to de to­do y só­lo dispu­taba ese en­cuen­tro). Mi re­cuer­do coin­ci­de con el su­yo.

En aque­lla épo­ca, la de San­ta­na, Gis­bert, Ari­lla y Cou­der (in­te­gran­tes del equi­po es­pa­ñol al que lue­go lle­ga­ría Oran­tes), ga­ná­ba­mos la zo­na Eu­ro­pea, y des­pués nos cru­zá­ba­mos con los cam­peo­nes de otras re­gio­nes del pla­ne­ta en la “fi­nal in­ter­zo­nas” has­ta lle­gar a Aus­tra­lia pa­ra ju­gar con­tra aquel im­ba­ti­ble cam­peón de en­ton­ces. Y ésa era la fi­na­lí­si­ma.

Re­cuer­do una gran eli­mi­na­to­ria de la fi­nal in­ter­zo­nas en los años se­sen­ta con­tra un país que se lla­ma­ba por aque­lla épo­ca la Re­pú­bli­ca Ára­be Uni­da (RAU), que agru­pó a Si­ria y Egip­to (có­mo cam­bian las co­sas) y lue­go dio nom­bre ofi­cial a es­te úl­ti­mo du­ran­te unos años. Se dis­pu­tó en El Cai­ro.

La pa­la­bra “fi­na­lí­si­ma” sue­na muy ven­de­do­ra. No es exac­ta­men­te lo mis­mo que el “par­ti­do del si­glo” (que se jue­ga va­rias ve­ces al año) pe­ro sir­ve muy bien co­mo re­cla­mo pe­rio­dís­ti­co y de­por­ti­vo.

Sin em­bar­go, no se apli­ca mu­cho a la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa (tam­po­co a la de Es­pa­ña, si bien en es­te ca­so no se dispu­tan dos fi­na­les pre­vias, sino so­la­men­te una), y me­nu­dea en par­ti­dos de me­nor cuan­tía.

El ca­so es que es­te mar­tes te­ne­mos fi­na­lí­si­ma de ver­dad, en­tre dos gran­des equi­pos eu­ro­peos. No se pri­ve na­die de usar ese nom­bre.

La pa­la­bra sue­na muy ven­de­do­ra, y sir­ve de re­cla­mo pe­rio­dís­ti­co y de­por­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.