Usain y una no­che en el ca­la­bo­zo

AS (Las Palmas) - - Atletismo - ÁN­GEL CRUZ ■

Usain Bolt pa­só en 2002 una no­che en el ca­la­bo­zo de una co­mi­sa­ría de Nas­sau, la ca­pi­tal de Baha­mas, por­que la po­li­cía con­fun­dió la tra­ve­su­ra in­fan­til de es­con­der­se de to­do el mun­do, ocul­to en una fur­go­ne­ta, con la in­ten­ción de ro­bar­la y dar­se a la fu­ga, o po­co me­nos. Usain te­nía en­ton­ces quin­ce años y es­ta­ba allí pa­ra re­pre­sen­tar a Ja­mai­ca en los Ca­rif­ta Ga­mes, una com­pe­ti­ción ex­clu­si­va pa­ra chi­cos y chi­cas me­no­res de vein­te años per­te­ne­cien­tes a paí­ses ca­ri­be­ños de ha­bla in­gle­sa. Fue li­be­ra­do por su en­tre­na­dor de en­ton­ces, Pa­blo McNeill, ex­ve­lo­cis­ta olím­pi­co, y con­du­ci­do de nue­vo a los en­tre­na­mien­tos, de los que el chi­co de Sher­wood Con­tent huía co­mo ga­to es­cal­da­do. Pe­ro, en fin, co­mo ha­bía que co­rrer, el jo­ven Usain ven­ció en 200 y 400 me­tros con ré­cords de la com­pe­ti­ción.

El bueno y pa­cien­te McNeill siem­pre tu­vo cla­ro que aquel chi­co es­pi­ga­do, más aman­te del crí­quet, del bai­le y de la mú­si­ca que del atle­tis­mo, era al­go muy es­pe­cial, que ha­bía na­ci­do con alas en los pies. En los Mun­dia­les jú­niors de aquel mis­mo 2002, ce­le­bra­dos en Kings­ton, ven­ció en los 200 me­tros y un ojea­dor de Pu­ma, que es­ta­ba por allí a la ca­za y cap­tu­ra de ge­nios in­ci­pien­tes, te­le­fo­neó de in­me­dia­to a la cen­tral de la fir­ma en Ale­ma­nia. “Hay aquí un chi­co de quin­ce años que, ade­más de co­rrer más que na­die, da es­pec­tácu­lo y en­can­di­la al pú­bli­co”, vino a de­cir. Le con­tes­ta­ron que le hi­cie­se a sus pa­dres, We­lles­ley y Jen­ni­fer, una ofer­ta de pa­tro­ci­nio, que acep­ta­ron. En aquel ya le­jano 2002 el ni­ño Bolt em­pe­zó a asom­brar. Quin­ce años des­pués di­ce adiós al hec­tó­me­tro. Le echa­re­mos de me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.