Sal­va­dor Lu­cas

Dio la vic­to­ria al Atle­ti an­te un Brigh­ton que le em­pa­tó dos ve­ces Gai­tán, ca­ra y cruz Otro gol de To­rres

AS (Las Palmas) - - Brighton-atlético De Madrid - PA­TRI­CIA CAZÓN

Se de­ci­dió Ryan, por­te­ro del Brigh­ton, a ani­mar el par­ti­do por pri­me­ra vez cuan­do és­te se iba al des­can­so. Has­ta en­ton­ces ha­bía si­do un do­mi­nio ab­so­lu­to del Atle­ti. Un do­mi­nar sin su­dar, do­mi­nar por iner­cia, do­mi­nar sin más. Por­que cua­tro días des­pués de ga­nar la Au­di Cup es­ta­ba el Atle­ti en la fies­ta del Brigh­ton, un bi­so­ño en la Pre­mier que se es­tre­na en una se­ma­na y que­ría un úl­ti­mo test a lo gran­de, an­te un ri­val Cham­pions, ri­val de en­ti­dad. La di­fe­ren­cia en­tre uno y otro, al prin­ci­pio, era co­mo pre­ten­der ir a la gue­rra con una pis­to­la de agua.

El Atle­ti ju­ga­ba, to­ca­ba y do­mi­na­ba y el Brigh­ton, es­pe­ra­ba. No es que fue­ra cor­tés por ci­ce­ro­ne, es que tam­po­co pa­re­cía dar­le pa­ra más. Só­lo sus cen­tra­les, dos to­rres, in­ter­ce­dían an­te un Atle­ti sin Fi­li­pe, don­de Fi­li­pe era Lu­cas y Lu­cas y Ca­rras­co, sus me­jo­res ju­ga­do­res. La tar­de, que in­vi­ta­ba a la sies­ta por el fút­bol, mo­nó­tono, pen­día de los arreo­nes del bel­ga.

Por­que si el Atle­ti do­si­fi­ca­ba, ju­ga­ba quin­ce mi­nu­tos sí, quin­ce no, siem­pre con el do­mi­nio, la con­fian­za de que el gol lle­ga­ría, te­nía que lle­gar, era tal el abis­mo, la di­fe­ren­cia, Ca­rras­co pa­re­cía te­ner to­da la pri­sa, la chis­pa. Lo com­pro­bó pron­to Ryan: a los quin­ce mi­nu­tos ya ha­bía te­ni­do que res­pon­der con guan­te du­ro a dos ti­ra­zos del bel­ga. Uno con el in­te­rior, el otro, vo­lea. El ter­ce­ro, un pe­nal­ti, se lo evi­tó el ár­bi­tro, Ke­vin Friend, un ami­go: de­rri­ba­ron a Ca­rras­co en el área tan cla­ro que és­te fue y co­gió el ba­lón con la mano. Pe­ro Friend no le pi­tó pe­nal­ti sino fal­ta. Y ama­ri­lla, por to­mar el ba­lón.

Se iba el par­ti­do al des­can­so y el úni­co pe­li­gro del Brigh­ton, por de­cir al­go, ha­bía si­do un ca­be­za­zo de He­med an­te Oblak que, lo di­cho, fue co­mo si dis­pa­ra­ra agua. Ino­cuo. En­ton­ces pa­só lo de Ryan: Gai­tán pro­bó a lan­zar­le un ba­lón des­de vein­te me­tros y el por­te­ro fue a atra­par­lo co­mo si le fal­ta­ran las ma­nos y lo en­vol­vie­ra man­te­qui­lla. De po­tra y con can­te, el Atle­ti ya te­nía su gol.

Otro par­ti­do. Tam­bién fue Gai­tán el que mar­có el se­gun­do, do­ble­te, sal­vo que en la por­te­ría equi­vo­ca­da. Por­que ha­bía sa­li­do el Brigh­ton co­mo si en la ca­se­ta se hu­bie­se to­ma­do un ca­fé, con otro ai­re, tres cam­bios, March en­tre ellos, y más am­bi­ción. Has­ta a He­med se le ha­bía qui­ta­do la ca­ra de sies­ta. En una fal­ta lan­za­da por Gross des­de la fron­tal, Gai­tán de­vol­vió el re­ga­lo, des­vian­do la pe­lo­ta lo jus­to pa­ra co­lár­se­la a Oblak. El gol­pe no du­ró de­ma­sia­do, eso sí. A lo­mos de Juan­fran y su ir y ve­nir cons­tan­te en la ban­da, seis mi­nu­tos des­pués, con un cen­tro de ci­ru­jano, tan pre­ci­so, en­con­tró la ca­be­za de To­rres, que em­bo­có pa­ra vol­ver a es­cu­char co­mo una gra­da le can­ta Theee Kiiid en un gol. Es el 9.

Con los dos equi­pos mo­di­fi­cán­do­se con los cam­bios, en el Brigh­ton, He­med le de­ja­ba su si­tio a Knoc­kaert, la pól­vo­ra de Hugh­ton, su as en la man­ga. Si el Atle­ti se ha­bía de­ja­do lle­var por su do­mi­nio ini­cial eso ya no exis­tía. Se ha­bía ido. El par­ti­do era otro, y ha­bla­ba in­glés: si March ha­bía in­cli­na­do el cam­po, Knoc­kaert ter­mi­nó de vol­car­lo y Sid­well em­pa­tó pa­ra des­ha­cer aque­llo en lo que más só­li­do se ha­bía mos­tra­do el Atle­ti es­ta pre­tem­po­ra­da, su de­fen­sa.

No se­ría el fin, sin em­bar­go. Ese ju­ga­dor al que Si­meo­ne le ha­bía da­do fo­co al co­mien­zo, Lu­cas, otro Fi­li­pe de ga­ran­tías, se ne­gó a que lo fue­ra y, en el 89’, re­ma­cha­ría un re­cha­ce de Ryan a un re­ma­te de Griez­mann. Fue el gol, la vic­to­ria, un res­pi­ro ge­ne­ral. El Atle­ti se va de Brigh­ton in­vic­to, pe­ro tam­bién con al­gún agu­je­ro ines­pe­ra­do en el tra­je.

SAL­VÓ LA TAR­DE. Ko­ke co­rre a fe­li­ci­tar a Lu­cas, ya aga­sa­ja­do por el res­to de sus com­pa­ñe­ros (Co­rrea, Juan­fran, Ca­rras­co, Au­gus­to) tras ha­cer el gol de la vic­to­ria en el 89’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.