Már­quez, al más pu­ro es­ti­lo Nie­to

AS (Las Palmas) - - Motociclismo - RAÚL ROMOJARO ■

Jor­na­da de mu­chas emo­cio­nes en el cir­cui­to de Brno. En la pis­ta, con ca­rre­ras in­cier­tas por la llu­via in­ter­mi­ten­te y, so­bre to­do, por el pro­ta­go­nis­mo inevi­ta­ble de quien ya no es­tá pe­ro siem­pre nos acom­pa­ña­rá. Án­gel Nie­to om­ni­pre­sen­te en es­te gran pre­mio y en to­dos los que ven­drán, por­que su le­yen­da só­lo pue­de en­gran­de­cer­se y ca­da do­min­go los pi­lo­tos es­pa­ño­les nos re­cor­da­rán que to­do lo bueno que nos su­ce­de en el Mun­dial de mo­to­ci­clis­mo, lo ini­ció él. No pu­do lle­gar en la Re­pú­bli­ca Che­ca el tri­ple­te na­cio­nal (Álex Már­quez se que­dó en puer­tas con su se­gun­da pla­za en Mo­to2) pe­ro el triun­fo de Joan Mir en Mo­to3 y el pleno de Mo­toGP fue­ron un mag­ní­fi­co ho­me­na­je pro­por­cio­na­do pa­ra el 12+1 y to­dos los que le llo­ra­mos y ya le echa­mos de me­nos, em­pe­zan­do ob­via­men­te por su fa­mi­lia.

Marc Már­quez ga­nó una ca­rre­ra de la cla­se rei­na que pu­do ha­bér­se­le com­pli­ca­do mu­cho. Y, ade­más, lo hi­zo al más pu­ro es­ti­lo del Maes­tro, ti­ran­do de as­tu­cia y tam­bién de va­len­tía. La elec­ción de un neu­má­ti­co tra­se­ro inade­cua­do le pu­so en un bre­te du­ran­te las pri­me­ras vuel­tas de la ca­rre­ra, pe­ro su­po re­sol­ver la si­tua­ción to­man­do una de­ci­sión atre­vi­da y asu­mien­do los ries­gos pro­pios de vol­ver al as­fal­to con rue­das li­sas an­tes que na­die. La re­com­pen­sa es­tu­vo a la al­tu­ra de tan­to atre­vi­mien­to y co­ra­je, una vic­to­ria por de­lan­te de Da­ni Pe­dro­sa y de Ma­ve­rick Vi­ña­les que tie­ne el va­lor de los pun­tos más el ade­re­zo de po­der de­di­cár­se­la a Nie­to, en ese po­dio de en­sue­ño en el que na­die de­jó de pen­sar en el más gran­de. Que lo dis­fru­tes des­de allí arri­ba, Án­gel, és­ta es tu obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.