Usain Bolt tam­bién go­bier­na en la de­rro­ta

Nun­ca un ter­cer cla­si­fi­ca­do ha pa­re­ci­do más ga­na­dor que él

AS (Las Palmas) - - Londres 2017 - SAN­TIA­GO SE­GU­RO­LA

La úl­ti­ma ca­rre­ra de Usain Bolt ma­ni­fes­tó su im­pac­to en los afi­cio­na­dos al de­por­te, que cam­bia­ron su pers­pec­ti­va en la fi­nal de 100 me­tros. A es­tos ni­ve­les -fi­na­les olím­pi­cas o Cam­peo­na­tos del Mun­do-, la prue­ba ani­ma a pen­sar en el hom­bre y sus lí­mi­tes. No hay dis­tan­cia que ali­men­te más la ima­gi­na­ción. Por su­pues­to que in­tere­sa el ga­na­dor, más aún cuan­do exis­te una ri­va­li­dad ex­tre­ma, co­mo ocu­rría en los due­los en­tre Carl Le­wis y Ben John­son, pe­ro en los 100 me­tros pre­va­le­ce la mar­ca. Con­vo­ca más un re­gis­tro ex­cep­cio­nal que la vic­to­ria de un gran sprin­ter con un tiem­po dis­cre­to. Es­te se­gun­do ca­so pre­si­dió la fi­nal de Lon­dres.

Ga­nó Jus­tin Gatlin y es­cu­chó los mis­mos sil­bi­dos que ha­ce cin­co años, cuan­do ocu­pó el ter­cer pues­to en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres. En­tre to­dos los atle­tas con san­cio­nes an­te­rio­res por do­pa­je, Gatlin ha si­do es­pe­cial­men­te re­pro­ba­do pú­bli­ca­men­te, y en nin­gún lu­gar más que en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. A los ojos de los afi­cio­na­dos, ha si­do el prin­ci­pal vi­llano en los due­los con Usain Bolt. Sin el ja­mai­cano, un atle­ta con un ti­rón po­pu­lar in­com­pa­ra­ble, Gatlin ha­bría so­por­ta­do una pre­sión am­bien­tal mu­cho más te­nue.

Por ahí se ex­pli­ca el im­pac­to de Bolt. Des­de su irrup­ción en los Jue­gos de Pe­kín 2008, la ve­lo­ci­dad ha gra­vi­ta­do to­tal­men­te so­bre el ja­mai­cano. Ni tan si­quie­ra la vic­to­ria so­bre el tri­ple cam­peón olím­pi­co y re­cord­man del mun­do de 100 y 200 me­tros, ha co­lo­ca­do a Gatlin en el cen­tro del es­ce­na­rio. Le­jos de re­ci­bir el elo­gio que sig­ni­fi­ca de­rro­tar al co­lo­so -Bolt no ha­bía per­di­do nin­gu­na de las 11 gran­des fi­na­les olím­pi­cas y mun­dia­les que ha­bía dispu­tado des­de Pe­kín 2008-, el ve­te­rano atle­ta es­ta­dou­ni­den­se in­ter­pre­tó el sá­ba­do el pa­pel de agua­fies­tas. No ha si­do fá­cil ser Gatlin en el im­pe­rio de Bolt.

La ca­rre­ra tra­ta­ba de Bolt an­tes de co­men­zar y tra­tó de Bolt cuan­do ter­mi­nó. No hay re­cuer­do de una des­pe­di­da tan ca­lu­ro­sa en la his­to­ria del atle­tis­mo. El ho­me­na­je se pro­lon­gó un día más, en la en­tre­ga de me­da­llas. Nun­ca un ter­ce­ro ha pa­re­ci­do más ga­na­dor que Bolt, que ade­más ejer­ció un ama­ble pro­tec­to­ra­do so­bre Jus­tin Gatlin. Su afec­tuo­so ges­to con el es­ta­dou­ni­den­se sir­vió pa­ra re­ba­jar los abu­cheos en el es­ta­dio.

Bolt tam­bién es in­com­pa­ra­ble co­mo di­rec­tor de or­ques­ta. Man­da­ba en la pis­ta y en la gra­da. Nun­ca un atle­ta ha ma­ne­ja­do me­jor las emo­cio­nes de los es­pec­ta­do­res. A la gen­te le gus­tó Bolt des­de el prin­ci­pio. En los Jue­gos de Pe­kín, el en­va­ra­do Jac­ques Rog­ge, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, cri­ti­có al ja­mai­cano por su fes­ti­va ac­ti­tud en la pis­ta. Ca­si le exi­gió per­dón por su ale­gría. Rog­ge, co­mo tan­tos otros di­ri­gen­tes del de­por­te, no se ha­bía en­te­ra­do del fi­lón que su­po­nía el cam­peón ca­ri­be­ño, due­ño de una co­ne­xión má­gi­ca con los es­pec­ta­do­res. Por su­pues­to, Bolt no le hi­zo el me­nor ca­so al di­rec­ti­vo bel­ga.

El am­pa­ro a Jus­tin Gatlin per­mi­tió el cam­bio de ges­to del es­ta­dou­ni­den­se. Po­cas ve­ces se ha vis­to a un hom­bre con el ros­tro tan tris­te en el mo­men­to de re­co­ger la me­da­lla de oro. Los aplau­sos de Bolt tu­vie­ron un efec­to te­ra­péu­ti­co. Gatlin pu­do di­bu­jar una son­ri­sa por fin. Lue­go el fo­co re­gre­só al ja­mai­cano. Pa­re­cía ayer cuan­do irrum­pió en los Jue­gos de Pe­kín con dos ré­cords fa­bu­lo­sos o cuan­do ven­ció a los pro­nós­ti­cos más ima­gi­na­ti­vos un año des­pués, en los Mun­dia­les de Ber­lín 2009 (9.58 se­gun­dos en los 100 me­tros, 19.19 en los 200).

Aban­do­nó el es­ta­dio del East End lon­di­nen­se en­tre el cla­mor de la gen­te, que aho­ra te­me la he­ren­cia que sue­len de­jar los cam­peo­nes gran­dio­sos: una épo­ca de tie­rra que­ma­da. En Lon­dres, se vio al úl­ti­mo Bolt, pe­ro tam­bién se vio a un ga­na­dor de 35 años, con una mar­ca (9.92 se­gun­dos) de los años 80. Qui­zá el jo­ven Ch­ris­tian Co­le­man, se­gun­do en la fi­nal y pro­ce­den­te de la Uni­ver­si­dad de Ten­ne­see -la mis­ma de Gatlin- des­pier­te al­gu­na ex­pec­ta­ti­va. No lo ten­drá fá­cil, por­que el efec­to de Bolt ha si­do di­sua­so­rio pa­ra las su­ce­si­vas ca­ma­das de jó­ve­nes sprin­ters es­ta­dou­ni­den­ses. An­tes se ren­dían an­te el ja­mai­cano en la pis­ta. Aho­ra ten­drán que lu­char con­tra su re­cuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.