“Si Ba­le es­tá en la puer­ta de sa­li­da, me pe­lea­ré por él” Mou­rin­ho

AS (Las Palmas) - - Real Madrid-Manchester United - SER­GIO SAN­TOS /

¿Qué opi­na de la fa­ce­ta de Zi­da­ne co­mo en­tre­na­dor?

—Su pa­pel co­mo en­tre­na­dor son los re­sul­ta­dos, ellos ha­blan por sí so­los. Ga­na mu­chas ve­ces, es muy bueno. Nun­ca me ha­bía di­cho que que­ría ser en­tre­na­dor. En aquel mo­men­to es­ta­ba bus­can­do y ana­li­zan­do di­fe­ren­tes op­cio­nes.

—¿Es­tá in­tere­sa­do en fi­char a Ba­le pa­ra el Uni­ted?

—Si jue­ga hoy con el Ma­drid, no me lo plan­teo. Si es­tá so­bre el cés­ped es por­que en­tra en los pla­nes del en­tre­na­dor y del club y por­que en sus pro­pios pla­nes es­tá con­ti­nuar en el Ma­drid. En­ton­ces no me lo plan­tea­ría de nin­gún mo­do. Si, por el con­tra­rio, no es­tá en los pla­nes y es ver­dad lo que es­cri­be la pren­sa, que pa­ra la en­tra­da de otro ju­ga­dor Ga­reth es­ta­ría en la puer­ta de sa­li­da... Si es así, in­ten­ta­ré es­pe­rar­le y pe­lea­ré con al­gún otro en­tre­na­dor que le quie­ra. Pe­ro si jue­ga hoy es evi­den­te que va a con­ti­nuar.

—¿Qué di­fe­ren­cias exis­ten en­tre su Ma­drid y el ac­tual?

—Cuan­do yo lle­gué el Ma­drid no era ni ca­be­za de se­rie en la Cham­pions. Era un equi­po que con su in­creí­ble his­to­ria no pa­sa­ba ni de oc­ta­vos. Sus ju­ga­do­res más im­por­tan­tes nun­ca ha­bían ju­ga­do unos cuar­tos. Cuan­do yo sa­lí el equi­po ha­bía ju­ga­do tres se­mi­fi­na­les con­se­cu­ti­vas, era ca­be­za de se­rie, ha­bía si­do cam­peón de España, ha­bía ga­na­do par­ti­dos en ca­sa, fue­ra y en una fi­nal al gran equi­po que era el Bar­ce­lo­na. Eran pe­que­ñas gran­des di­fe­ren­cias…

—¿Qué le­ga­do de­jó en el Ma­drid tras su sa­li­da?

—Me he mar­cha­do y pa­ra la pren­sa ha si­do di­fí­cil te­ner pa­la­bras mías. Nun­ca he ha­bla­do mu­cho, no he llo­ra­do, no he pe­di­do na­da. He sa­li­do con la tran­qui­li­dad de dar­lo to­do y no te­ner na­da más que dar. Lo di to­do, co­mo en nin­gún otro la­do. Y he sa­li­do sin vo­lun­tad de la­var ro­pa su­cia. No he ha­bla­do de es­te o del otro, de un ca­so u otro. Nun­ca me he preo­cu­pa­do por­que mi preo­cu­pa­ción es dar­lo to­do don­de es­toy y en el Ma­drid pue­do de­cir que di más de lo que al­gu­na vez ha­bía da­do. —¿Le ha­ce ilu­sión en­fren­tar­se a sus ex­ju­ga­do­res? —Me ha­ce ilu­sión ju­gar la Su­per­co­pa con­tra el cam­peón eu­ro­peo, es to­do un ho­nor. Cuan­do es el equi­po con más his­to­ria y más tro­feos, eso me ha­ce ilu­sión. Mis pro­ble­mas en el fút­bol son siem­pre pro­ble­mas que se que­dan en el fút­bol. No ten­go nin­gún pro­ble­ma con na­die y con al­gu­nos ten­go una re­la­ción de amis­tad que ha con­ti­nua­do con con­tac­to, te­lé­fono… Con otros no. Si ma­ña­na me los en­cuen­tro, ob­via­men­te sa­lu­da­ré a to­dos.

Pa­sa­do “Cuan­do yo lle­gué al Ma­drid no pa­sa­ba ni de oc­ta­vos en Cham­pions”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.