Or­lan­do Or­te­ga se que­dó sin me­da­lla: “Fal­tó tra­ba­jo”

Fue sép­ti­mo en la fi­nal, don­de tu­vo ma­la arran­ca­da

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN

Fal­tó tra­ba­jo. Cuan­do tie­nes mu­cho dé­fi­cit de en­tre­na­mien­to a ve­ces que­re­mos dar lo me­jor, dar el 110% y en oca­sio­nes no sa­le”. Fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras de Or­lan­do Or­te­ga tras la fi­nal de 110 me­tros va­llas en la que fue sép­ti­mo. Or­lan­do so­ña­ba con me­da­lla, pe­ro la reali­dad es que las tres se­ma­nas de le­sión en los is­quio­ti­bia­les res­ta­ron en su pre­pa­ra­ción. Y pe­se a su fra­se “lo pa­sa­do es pa­sa­do” el tiem­po pre­té­ri­to pue­de in­fluir mu­cho en el pre­sen­te. Y así fue. El sub­cam­peón olím­pi­co tu­vo que con­for­mar­se sin el po­dio en el es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres. Los Mun­dia­les al ai­re li­bre si­guen ve­da­dos pa­ra él.

Las op­cio­nes de Or­te­ga en una fi­nal igua­la­dí­si­ma pa­sa­ban por una bue­na sa­li­da. La ha­bía tra­ba­ja­do es­pe­cí­fi­ca­men­te con Or­lan­do pa­dre, su en­tre­na­dor, pa­ra me­ter más fre­cuen­cia de ini­cio. De sie­te pa­sos a ocho. Así se alar­ga­ría me­nos la zan­ca­da, más fre­cuen­cia. La reac­ción (140 mi­lé­si­mas) fue co­rrec­ta, pe­ro la pro­gre­sión no tan­to. El ex­pe­ri­men­to ha­bía fa­lla­do. Y el ru­so Shu­ben­kov se le ha­bía ido a Or­lan­do en las dos pri­me­ras va­llas. To­có ir a re­mol­que...

La fal­ta de tra­ba­jo tam­bién re­per­cu­te so­bre la ve­lo­ci­dad: “Mi pa­dre me di­ce: ‘Co­rre, co­rre... ¡que no co­rres”. Y no avan­zó tan­to en­tre va­lla y va­lla co­mo en otras oca­sio­nes. La re­mon­ta­da Or­te­ga, mar­ca re­gis­tra­da, es­ta vez no lle­gó. El re­sul­ta­do: 13.37. Le­jos del sor­pren­den­te ma­giar Ba­lasz Ba­ji, bron­ce (13.28), del ru­so sin ca­mi­se­ta de Ru­sia Shu­ben­kov, pla­ta (13.14) y de Omar Mcleod, el oro (13.04) y con­sue­lo pa­ra Ja­mai­ca, que ce­le­bra­ba así el chas­co del sprint cor­to, don­de ‘so­lo’ ha­bían ca­za­do el bron­ce de Bolt.

Al aca­bar la elec­tri­zan­te fi­nal de va­llas al­tas, Or­te­ga se la­men­ta­ba, pe­ro se­rá por po­co tiem­po. El es­pa­ñol, na­ci­do en Ar­te­mi­sa (Cu­ba), es un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble y en el mó­du­lo de la Blu­me en Ma­drid se le po­drá ver con su pa­dre, crean­do es­tra­te­gias, ha­cien­do cam­bios téc­ni­cos... “To­ca se­guir ade­lan­te”, con­ta­ba “ca­brea­do y mo­les­to” el am­bi­cio­so Or­te­ga.

ATRÁS. El ja­mai­cano Omar Mcleod (oro) ata­ca la va­lla mu­cho an­tes que Or­te­ga (de­re­cha) en la fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.