Van Nie­kerk triun­fa a lo Bolt y se deja el récord

Do­mi­nó con 43.98 la fi­nal de 400 ● Tam­bién as­pi­ra al oro en 200

AS (Las Palmas) - - Más Motor - JUAN­MA BELLÓN

Tras co­rrer 400 me­tros, el áci­do lác­ti­co inun­da las pier­nas de un atle­ta, res­pi­rar se ha­ce una odi­sea y man­te­ner­se en pie es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Y ni el me­jor especialista que exis­te en el pla­ne­ta, Way­de Van Nie­kerk, se li­bró de esa te­rri­ble sen­sa­ción tras ser en Lon­dres cam­peón mun­dial de la vuel­ta a la pis­ta. Apa­ren­te­men­te, do­mi­nó fá­cil, 43.98, fre­nán­do­se es­ti­lo Bolt, y con 43 cen­té­si­mas de ven­ta­ja so­bre la pla­ta Gar­di­ner (44.41). En reali­dad, aca­bó fun­di­do. Su­mer­gi­do en li­tros de lac­ta­to, del que los cua­tro­cen­tis­tas to­le­ran can­ti­da­des in­dus­tria­les (25 mi­ni­mo­les).

En Lon­dres se ha pro­pues­to el do­ble 200 y 400 con fir­ma Michael John­son (Mun­dia­les 95 y Jue­gos 96). Ayer, el sud­afri­cano cons­tru­yó la pri­me­ra par­te en una ca­rre­ra en la que par­tía en la ca­lle 6 sin re­fe­ren­cia, por­que en la 7 de­be­ría ir Mak­wa­la, el Bad­man de Bots­wa­na que iba a apre­tar­le, pe­ro que no co­rrió por el ‘vi­rus de Lon­dres’.

Eso alla­nó el camino al So­ña­dor (The Drea­mer) Way­de, que sa­lió des­bo­ca­do en los pri­me­ros 200 me­tros. Co­gió la com­pen­sa­ción al ja­mai­cano Ga­ye (ca­lle 8) y en la rec­ta de me­ta só­lo tu­vo que aguan­tar. En los cua­dros, con la mez­cla de áci­do lác­ti­co y la tran­qui­li­dad de ga­nar por un mun­do, se fre­nó. 43.98. Su pro­pio récord mun­dial (43.03) po­dría ha­ber caí­do, pe­ro no era el día.

Al aca­bar aga­rró la bandera y al in­ten­tar ce­le­brar con el en­tre­ga­do pú­bli­co de Strat­ford se vino ba­jo. El lac­ta­to ha­bía ve­ni­do. Y Van Nie­kerk usó la en­se­ña co­mo im­pro­vi­sa­do man­to pa­ra tum­bar­se de­lan­te de los 50.000 afi­cio­na­dos. El spea­ker Iwan Tho­mas, an­ti­guo cua­tro­cen­tis­ta, le en­tre­vis­tó en el sue­lo: “Es­toy muy fe­liz, pe­ro da­me cin­co mi­nu­tos más por fa­vor”. Tal vez por es­to odie los 400.

Bolt ha ele­gi­do a Van Nie­kerk co­mo nue­vo por­ta­dor de la lla­ma del atletismo. Es me­nos show­man que el Re­lám­pa­go, más so­brio, tam­po­co la re­sa­ca de la prue­ba lo per­mi­te: “Soy así, ya sé que ven­de­ré me­nos ca­mi­se­tas que Usain”. As­pi­ra a al­tas co­tas. Hoy, quin­ta ca­rre­ra en seis días. Se­mi­fi­nal de 200.

SOBRADÍSIMO. Van Nie­kerk, que tam­bién co­rre­rá la fi­nal de 200, en­tró fre­nán­do­se en me­ta. No qui­so ex­pri­mir­se y per­do­nó el récord que se re­ga­ló en los Jue­gos de Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.