Ca­cho, sus hi­jas y có­mo ga­nó en Bar­ce­lo­na

AS (Las Palmas) - - Atletismo - POR ÁN­GEL CRUZ

■ Fer­mín Ca­cho con­tó ayer en la Fun­da­ción Pons, en un ac­to or­ga­ni­za­do por las Bo­de­gas Pro­tos, có­mo ga­nó el oro, 25 años atrás, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 92. Y lo re­la­ta igual que si us­ted o yo le di­jé­ra­mos al ve­cino lo di­fí­cil que es ir a com­prar el pan ca­da ma­ña­na. Con esa na­tu­ra­li­dad. La di­fe­ren­cia es que com­prar el pan lo ha­cen mi­llo­nes de es­pa­ño­les ca­da día, pe­ro ser cam­peón olím­pi­co de 1.500 me­tros, na­da me­nos, só­lo lo ha con­se­gui­do uno: un mu­cha­cho de Ágre­da, que te­nía 23 años por aquel en­ton­ces, y que vi­vía en So­ria en la ca­sa de su ami­go Abel An­tón, fu­tu­ro do­ble cam­peón mun­dial de ma­ra­tón, cu­yos pa­dres le mi­ma­ban, a Fer­mín, ca­si más que a Abel, que ya es de­cir.

El so­riano, que aho­ra vi­ve en An­dú­jar, pa­tria chi­ca de su mu­jer, Su­sa­na, re­cor­dó aquel 8 de agos­to de 1992: “Cuan­do vi que ha­bía un hue­co pa­sé por den­tro, po­nien­do una mano cer­ca del ke­niano Jo­seph Che­sir, pa­ra sor­pren­der­le y evi­tar que me echa­ra fue­ra”. Y se fue a la me­ta co­mo un ra­yo. Pe­ro ad­vier­te: “Si no hu­bie­ra pa­sa­do por den­tro, lo ha­bría he­cho por fue­ra”.

Fer­mín co­men­ta­ba la prue­ba ob­ser­van­do el ví­deo de Bar­ce­lo­na 92, aque­lla tar­de inol­vi­da­ble. Cer­ca de él, dis­cre­tas, tres de sus cua­tro hi­jas: Pa­tri­cia, Pao­la y Ma­ca­re­na, la ma­yor, que quie­re ser pe­rio­dis­ta de de­por­tes. Fal­ta­ba la pe­que­ña Da­nie­la.

Aten­ción a Ma­ca­re­na: “He en­tre­vis­ta­do a mi pa­dre, pa­ra el co­le­gio, pe­ro me de­cía que qui­ta­se al­gu­nas pre­gun­tas...”. Va­mos, lo que nun­ca ha pe­di­do a un pe­rio­dis­ta pro­fe­sio­nal.

Fer­mín ex­pli­ca la ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.