Ney­mar ya cu­bre las ex­pec­ta­ti­vas

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RELAÑO

En­tre los es­pa­ño­les de mi ge­ne­ra­ción, Saint-Tro­pez tu­vo gran nom­bra­día por­que era el lu­gar de ve­ra­neo de Bri­git­te Bar­dot, la bom­ba se­xual de los se­sen­ta. Bom­ba ató­mi­ca, si se me per­mi­te. Aho­ra el nombre de esa be­lla ciu­dad, si­tua­da en el tra­mo de cos­ta me­di­te­rrá­nea que lle­va el su­ges­ti­vo nombre de Cô­te d’Azur (Cos­ta Azul) ha vuel­to a sal­tar a nues­tras con­ver­sa­cio­nes por­que ahí acu­dió Ney­mar a re­la­jar­se, tras su fi­cha­je. Ney­mar y sus ‘toiss’, esa tropilla ale­gre y con­fia­da, que vie­ne a ser al­go así co­mo sus ma­ria­chis. Sin gui­ta­rras ni gran­des som­bre­ros cha­rros, sino con vis­to­sos ba­ña­do­res, pe­ro igual­men­te ale­gres y rui­do­sos. To­da la ‘trou­pe’ dur­mió en una man­sión al­qui­la­da por Ni­ke, el pa­tro­ci­na­dor, y vi­vió, in­for­ma un dia­rio francés de la zo­na, pro­te­gi­da por vein­ti­cin­co guar­daes­pal­das que le pro­por­cio­nó el club, que cui­da su in­ver­sión. Ney­mar es un nue­vo sal­to ade­lan­te en­tre las fi­gu­ras del fút­bol, a las que aque­lla vie­ja ló­gi­ca cas­tren­se en la que se mo­vía es­te de­por­te no ha­ce tan­to se les debe de fi­gu­rar al­go an­te­di­lu­viano. Ha­ce tiem­po que su al­be­drío se si­tuó más allá de la vo­lun­tad del en­tre­na­dor y tam­bién de la pro­pia au­to­ri­dad del club. Fal­ta po­co pa­ra que al­guno exi­ja pa­ra be­ber agua traí­da de al­gún con­cre­to gla­ciar de Chi­le, o cosa por el es­ti­lo. No nos ex­tra­ñe­mos. Han da­do 222 mi­llo­nes de eu­ros por él y na­da más lle­gar a París, ca­pi­tal de tan­tas co­sas, com­pro­bó que su fi­cha­je ha­bía con­vul­sio­na­do la ciu­dad. El fút­bol es el gran he­cho po­pu­lar de nues­tros días y no só­lo to­le­ra, sino que vi­ve con fas­ci­na­da apro­ba­ción, es­ta nueva pues­ta en es­ce­na de sus ído­los. Nues­tros que­ri­dos Xa­vi y Ca­si­llas, ya en la puer­ta de sa­li­da, han ve­ni­do a re­pre­sen­tar la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de clá­si­cos. Ney­mar es el sal­to de­fi­ni­ti­vo a la nueva épo­ca, en la que lo ex­tra­va­gan­te se­rá no ha­cer es­tas co­sas, tan a com­pás con los tiem­pos. Ney­mar aún no ha da­do una pa­ta­da al ba­lón con su PSG, pe­ro ya cu­bre lar­ga­men­te las ex­pec­ta­ti­vas.

“...Y SUS ‘TOISS’, ESA TROPILLA ALE­GRE Y CON­FIA­DA, QUE VIE­NE A SER AL­GO ASÍ...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.