El Barça y Ney­mar, con el cu­chi­llo en­tre los dien­tes

El club y el ju­ga­dor, a la gre­ña, por el di­ne­ro y el tránsfer. Bar­to­meu se lo pon­drá tan di­fí­cil co­mo pue­da

AS (Las Palmas) - - El Caso Neymar -

Se aca­ba­ron las bue­nas pa­la­bras y las bue­nas in­ten­cio­nes en­tre Ney­mar y el Barcelona. Una vez que el ju­ga­dor se ha des­vin­cu­la­do, las hos­ti­li­da­des por cual­quier trá­mi­te es­tán a la or­den del día. El pre­si­den­te Bar­to­meu ha adop­ta­do la ac­ti­tud de ofen­di­do y ha or­de­na­do a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y le­ga­les del club que no se fa­ci­li­te na­da a Ney­mar más allá de lo que mar­que la le­ga­li­dad. A es­ta ac­ti­tud, el ju­ga­dor res­pon­de de la mis­ma for­ma. Se­gún in­for­ma­ron di­ver­sos me­dios (In­foes­por­te, Glo­boes­por­te y Sky), el ju­ga­dor ha to­ma­do la de­ci­sión de de­nun­ciar al Barça an­te la FIFA por el im­pa­go de los 26 mi­llo­nes co­rres­pon­dien­tes a la pri­ma de re­no­va­ción de oc­tu­bre pa­sa­do que el Barça no le ha abo­na­do.

Las ca­re­tas, por tan­to, ya han caí­do por los dos ban­dos. Las pa­la­bras de elo­gio a Ney­mar des­de la di­rec­ti­va cuan­do el ju­ga­dor no ha­bía anun­cia­do (pe­ro ha­bía de­ci­di­do) mar­char­se han que­da­do en el ol­vi­do. Las pa­la­bras del bra­si­le­ño elo­gian­do al Barcelona en las Re­des So­cia­les, tam­bién. Aho­ra to­do el mun­do va con el cu­chi­llo en­tre los dien­tes.

Em­pe­ce­mos por el Barcelona. El club ca­ta­lán de­ci­dió po­ner­se muy es­tric­to con el ju­ga­dor cuan­do Ney­mar apro­ve­chó el per­mi­so pa­ra no acu­dir a los en­tre­na­mien­tos que le dio Val­ver­de pa­ra ir­se a Opor­to a pasar re­vi­sión mé­di­ca con el PSG. A par­tir de ese mo­men­to, la en­ti­dad ca­ta­la­na em­pe­zó a co­mu­ni­car­se con el ju­ga­dor me­dian­te bu­ro­fax. Al mis­mo tiem­po, el Barça con­ge­la­ba el pa­go de 26 mi­llo­nes de eu­ros al pa­dre del fut­bo­lis­ta en con­cep­to de pri­ma de re­no­va­ción y los in­gre­sa­ba en una no­ta­ría. Cuan­do se hi­zo efec­ti­va la sa­li­da de Ney­mar, el Barça re­cu­pe­ró ese di­ne­ro y anun­ció que no lo iba a pa­gar por­que Ney­mar ha­bía in­cum­pli­do las con­di­cio­nes de la re­no­va­ción. A es­te epi­so­dio hay que aña­dir­le el he­cho de que el Barcelona no pien­sa li­be­rar el tránsfer in­ter­na­cio­nal del ju­ga­dor has­ta que ten­ga en su cuen­ta ban­ca­ria los 222 mi­llo­nes de eu­ros de la cláu­su­la.

El ju­ga­dor, por su par­te, ha ol­vi­da­do las bue­nas pa­la­bras ha­cia el club, la ciu­dad y el ar­gu­men­to de que no se fue por di­ne­ro pa­ra reclamar esos 26 mi­llo­nes que po­dría de­man­dar por la vía ju­di­cial de­nun­cian­do al Barcelona. Ney­mar con­si­de­ra que ese di­ne­ro no es una pri­ma de re­no­va­ción sino que for­ma par­te de su sa­la­rio.

Ha em­pe­za­do una gue­rra que, muy pro­ba­ble­men­te, vol­ve­rá a lle­var a am­bos ac­to­res an­te los juz­ga­dos. Es­tán acos­tum­bra­dos.

FE­LI­CES EN­TON­CES. Ney­mar y Bar­to­meu, son­rien­tes en la fir­ma de la re­no­va­ción en oc­tu­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.