El ‘in­des­truc­ti­ble’ Mak­wa­la mi­de la fa­ti­ga de Van Nie­kerk

Afec­ta­do por el vi­rus, co­rrió so­lo una se­rie y lle­gó a la fi­nal

AS (Las Palmas) - - Mas Motor - JUAN­MA BELLÓN / LON­DRES

Isaac Mak­wa­la es in­des­truc­ti­ble. El ve­lo­cis­ta de Bots­wa­na, afec­ta­do por el vi­rus gás­tri­co que ma­cha­ca a atle­tas, se plan­tó ayer a las 18:40 en la cur­va de 200 del Es­ta­dio Olím­pi­co ba­jo una in­mi­se­ri­cor­de lluvia. Es­ta­ba él só­lo. La IAAF le da­ba la opor­tu­ni­dad de co­rrer un do­ble hec­tó­me­tro pa­ra pasar a se­mi­fi­na­les (ha­cer 20.53 le pe­dían) y la apro­ve­chó has­ta lle­gar a la fi­nal de hoy (22:50).

La en­fer­me­dad le ha­bía im­pe­di­do co­rrer las se­ries el lu­nes y el pe­río­do de cua­ren­te­na bri­tá­ni­co le pri­vó de la fi­nal de 400 del mar­tes. “Mi co­ra­zón es­tá ro­to”, de­cía Mak­wa­la, que re­com­pu­so la pri­me­ra par­te en su so­li­ta­ria ga­lo­pa­da de 20.20. Tras aca­bar, se pu­so a ha­cer fle­xio­nes y man­da­ba un re­ca­do a los que no le de­ja­ron en­trar al es­ta­dio un día an­tes: “Es­toy sano”.

Dos ho­ras más tar­de, vol­vía a la car­ga en se­mi­fi­na­les. Su re­pes­ca te­nía la trai­cio­ne­ra cláu­su­la de la ca­lle 1, la que na­die quie­re, la más ce­rra­da y en­ci­ma en­char­ca­da por la lluvia. Sin pro­ble­mas pa­ra Bad­man (hom­bre ma­lo) co­mo el mis­mo se apo­da. Tras la ova­ción del pú­bli­co, sa­có su zan­ca­da de ace­ro y ga­lo­pó has­ta 20.14. Bra­zo de hie­rro en al­to y se­gun­do tras Isiah Young (20.12). Pa­se di­rec­to. Pa­ra Ian Kha­ma, pre­si­den­te de Bots­wa­na: “Es un hé­roe”. In­des­truc­ti­ble.

La re­com­po­si­ción del co­ra­zón de Mak­wa­la pue­de ce­rrar­se hoy (22:50) en la fi­nal de 200, don­de se me­di­rá a Van Nie­kerk, que pe­nó mu­chí­si­mo pa­ra cla­si­fi­car­se. Pa­só por tiem­pos (20.18). En Lon­dres, lle­va tres 400 y dos 200. La quinta ca­rre­ra ya pe­sa: “Es­tá sien­do muy du­ro”. Ten­drá en­fren­te al eu­fó­ri­co Bad­man (“ten­go ham­bre”) en la pri­me­ra fi­nal sin Ja­mai­ca des­de 2003. Nue­vos tiem­pos.

PROEZA. La IAAF le dio la opor­tu­ni­dad de co­rrer la se­rie so­lo. To­do el es­ta­dio aplau­dió su es­fuer­zo y se me­tió en se­mi­fi­na­les.

ALEGRÍA. En la se­mi­fi­nal, cer­ti­fi­có que es de los más fuer­tes.

FUERTE. Tras la se­rie, Mak­wa­la se pu­so a ha­cer fle­xio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.