La in­cóg­ni­ta se lla­ma lla­ma Ruth

AS (Las Palmas) - - Mas Motor - ÁN­GEL CRUZ ■

La pregunta no pue­de ser más do­lo­ro­sa: ¿pa­sa­rá Ruth Beitia la ca­li­fi­ca­ción en sal­to de al­tu­ra? Due­le por­que la es­pa­ño­la es la ac­tual cam­peo­na olím­pi­ca, por lo que, en prin­ci­pio, du­dar de que va­ya a ac­ce­der a la fi­nal ya es ra­ro. Pe­ro es que Ruth ha pa­sa­do, qui­zá, el peor via cru­cis de su vi­da. “Cua­tro me­ses ho­rro­ro­sos”, ha ca­li­fi­ca­do la mejor atle­ta es­pa­ño­la de to­dos los tiem­pos a es­ta eta­pa pre­mun­dia­lis­ta. Una le­sión en la es­pal­da la de­jó fue­ra de com­ba­te, pe­ro Ruth tie­ne lo que hay que tener (leed el li­bro de Tom Wol­fe, aun­que se re­fie­ra a otras co­sas). Se le pi­den 1,94 me­tros.

Yqué su­po­nen 1,94 me­tros? Pues una al­tu­ra que pa­ra Ruth es co­mo desa­yu­nar to­dos los días, por lo ha­bi­tual, pe­ro que en es­te ac­ci­den­ta­do 2017 se ha con­ver­ti­do en al­go así co­mo el Eve­rest. Úni­ca­men­te ha po­di­do con esa me­di­da en una so­la oca­sión, en la reunión de Ma­drid, el 14 de ju­lio pa­sa­do. No son tiem­pos fe­li­ces pa­ra la dis­cí­pu­la de Ra­món To­rral­bo. Ella co­men­ta al­go así co­mo que “só­lo sé que no sé na­da”, por­que una cosa son los en­tre­na­mien­tos y otra muy dis­tin­ta la com­pe­ti­ción, y ahí, Ruth es una maestra. Yo quie­ro pen­sar que, co­mo me di­jo Ra­món Cid, “es­tá mejor de lo que pa­re­ce”. Quie­ro creer­lo. Pe­ro la prue­ba va a ser du­ra y exi­gen­te. Y Ruth no lle­ga en su mejor mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.