El su­ce­sor de Bolt en 200 es blan­co: Gu­li­yev

El tur­co na­ci­do en Azer­bai­yán ga­nó a Van Nie­kerk (2º) y Mak­wa­la (6º)

AS (Las Palmas) - - Londres - JUAN­MA BELLÓN LONDRES

Zam­bom­ba­zo en la fi­nal de 200 me­tros. Isaac Mak­wa­la, el hombre de ace­ro de Bots­wa­na, dio la pri­me­ra mues­tra de que es hu­mano: sex­to (20.44). Way­de Van Nie­kerk, el atle­ta que as­pi­ra­ba al do­ble­te en 400 y 200 de John­son, se vio so­bre­pa­sa­do por la si­tua­ción: pla­ta (20.11). Ra­mil Gu­li­yev, un blan­co con la ca­mi­se­ta de Turquía y na­ci­do en Azer­bai­yán, es el nue­vo cam­peón del mun­do del do­ble hec­tó­me­tro: 20.09. El sor­pren­den­te he­re­de­ro de Usain Bolt tras cua­tro man­da­tos de rei­na­do.

No só­lo Van Nie­kerk y Mak­wa­la, el es­ta­dio de Londres en­te­ro que­dó en shock al ver al ga­na­dor, co­mo ya ocu­rrie­ra con Gatlin en el 100. Es­tos ya son ofi­cial­men­te los Mun­dia­les de las sor­pre­sas, aun­que Gu­li­yev ha­bía lla­ma­do a las puer­tas del cie­lo cuan­do era jo­ven, con la se­gun­da me­jor mar­ca jú­nior (20.04) de la his­to­ria en 200 tras Bolt. El año pa­sa­do fue pla­ta eu­ro­pea en Ams­ter­dam tras Hor­te­lano (“¡ay Bruno, có­mo te echa­mos de me­nos”). Y es­ta tem­po­ra­da ha­bía ba­ja­do de 10 en 100 (9.97). Ve­nía avi­san­do, pe­ro no le es­cu­cha­ron.

Y ayer no hi­zo la me­jor sa­li­da, pe­ro en la rec­ta de me­ta aguan­tó la caí­da de la ve­lo­ci­dad del do­ble hec­tó­me­tro de ma­ne­ra es­toi­ca, im­per­tur­ba­ble, sin per­der la téc­ni­ca. Me­jor que

The Drea­mer Van Nie­kerk, pla­ta con unos po­bres 20.11 (bron­ce fue Ri­chards, con la mis­ma mar­ca), y que Bad­man Mak­wa­la, cris­pa­do y caí­do has­ta el sex­to pues­to, dos su­per­hé­roes que te­nían la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra li­de­rar el atle­tis­mo. La pren­sa bri­tá­ni­ca es­ta­ba en­tre­ga­da a ellos, el pú­bli­co les ado­ra­ba. Olía a due­lo, pe­ro Gu­li­yev se cru­zó con sus ta­tua­jes y su as­pec­to du­ro de re­pú­bli­ca ex­so­vié­ti­ca. Pa­seó las ban­de­ras de Turquía y Azer­bai­yán, pe­ro el himno tur­co so­na­rá hoy.

El nue­vo e ines­pe­ra­do rey, se­gun­do blan­co que ga­na el 200 tras Ken­te­ris en 2001, na­ció en Ba­kú en 1990 (27 años) y fue en­tre­na­do por su pa­dre El­dar has­ta 2010, cuan­do és­te fa­lle­ció de un in­far­to. Des­pués, en 2011 vi­nie­ron los pro­ble­mas con Azer­bai­yán. Él acu­sa­ba al go­bierno de des­aten­ción y des­de el país le re­cri­mi­na­ban que se mar­cha­ba por el di­ne­ro tur­co. Eso, y su ca­rác­ter in­dó­mi­to, re­tra­sa­ron su ex­plo­sión, que ha lle­ga­do en Londres en ple­na bús­que­da de he­re­de­ros de Bolt. ¿Un blan­co? Gu­li­yev es la res­pues­ta a cor­to pla­zo.

Mak­wa­la, el ído­lo de los Mun­dia­les por su epi­so­dio del no­ro­vi­rus por el que no le de­ja­ron co­rrer la fi­nal de 400, el de la ca­rre­ra en so­li­ta­rio, el de la ca­lle 1 de la llu­via, el in­des­truc­ti­ble, se des­pe­día ca­biz­ba­jo (vol­ve­rá en el 4x400). Van Nie­kerk es­ta­ba ti­bio con la pla­ta. Gu­li­yev era la eu­fo­ria y el shock co­lec­ti­vo. El tur­co de Azer­bai­yán que hereda el oro de 200 de Usain Bolt. Otra sor­pre­sa.

SOR­PRE­SA EN LA VE­LO­CI­DAD. El tur­co Gu­li­yev do­mi­nó el do­ble hec­tó­me­tro con­tra pro­nós­ti­co por de­lan­te del sud­afri­cano Van Nie­kerk (2º) y el tri­ni­ten­se Ri­chards (3º).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.