A Gu­li­yev le ba­tió Bruno Hor­te­lano

AS (Las Palmas) - - Atletismo - ÁN­GEL CRUZ ■

To­dos dis­cu­tía­mos so­bre quién iba a ga­nar los 200 me­tros, si el sud­afri­cano Way­de van Nie­kerk o el bot­suano Isaac Mak­wa­la, hombre tra­que­tea­do en Londres, por aque­llo de una en­fer­me­dad que no lo era y que le im­pi­dió co­rrer nor­mal­men­te en 200 me­tros. Lo hi­zo so­lo, con fle­xio­nes in­clui­das y to­da esa his­to­ria que a es­tas al­tu­ras es del co­mún co­no­ci­mien­to. Pues bien, ni Van Nie­kerk ni Mak­wa­la: el oro fue pa­ra un tur­co na­ci­do en Azer­bai­yán lla­ma­do Ra­mil Gu­li­yev. ¿Y quién es? Sép­ti­mo en los Mun­dia­les de Ber­lín 2009, quin­to en los de Pe­kín 2015 y oc­ta­vo en los Jue­gos de Río 2016. Pe­ro, des­de lue­go, na­da com­pa­ra­ble con el oro que con­si­guió ayer en los Cam­peo­na­tos del Mun­do de Londres, re­mon­tan­do a Van Nie­kerk, que ya es re­mon­tar, por­que el sud­afri­cano es bá­si­ca­men­te cua­tro­cen­tis­ta.

Qué hu­bie­ra he­cho nues­tro Bruno Hor­te­lano si aquel mal­di­to ac­ci­den­te de trá­fi­co no le hu­bie­ra des­tro­za­do la mano de­re­cha? No se tra­ta de en­trar en his­to­rias de cien­cia­fic­ción, pe­ro al aho­ra cam­peón mun­dial de 200 me­tros, blan­co en un te­rri­to­rio de hom­bres de color, le ba­tió Bruno, na­ci­do en Aus­tra­lia, pe­ro hi­jo de es­pa­ño­les, en los Eu­ro­peos del año pa­sa­do: 20.45 del uno por seis cen­té­si­mas más del otro. Vol­ve­mos a Van Nie­kerk: que­ría un do­ble­te, y se que­da con un so­lo oro. Me ha de­cep­cio­na­do, no tan­to por eso, sino por­que en los 400 fre­nó cuan­do se vio ven­ce­dor, en una ac­ti­tud que no me gus­tó. Y tam­bién por­que se ha mos­tra­do po­co com­pe­ti­ti­vo cuan­do se tra­ta de do­blar dis­tan­cia. En la vuel­ta a la pis­ta era su­pe­rior; en los 200 ya no po­día con el al­ma. ¿Su­ce­sor de Usain Bolt? Creo que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.