Ruth Bei­tia se rein­ven­ta: no ti­ra la toa­lla y a la fi­nal

Sal­tó 1,92 a la tercera y en­tró en las 12 me­jo­res

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN / LONDRES

Ruth Bei­tia ad­mi­tía que es­tos días te­nía “ner­vios” di­fe­ren­tes. “Eran co­mo en mu­cho tiem­po no ha­bía te­ni­do”, de­cía la sal­ta­do­ra cán­ta­bra, de 38 años y 15 me­da­llas en gran­des cam­peo­na­tos, que en los Mun­dia­les Londres se en­fren­ta­ba a una si­tua­ción po­co ha­bi­tual pa­ra ella, dar el má­xi­mo en una ca­li­fi­ca­ción de al­tu­ra pa­ra en­con­trar un hue­co en la fi­nal. Lo lo­gró, con un vue­lo de 1,92 a la tercera (se exi­gía 1,94 o ser de las 12 me­jo­res). Ruth que­dó en el pues­to duo­dé­ci­mo. Jus­to.

Sal­tó a la pri­me­ra 1,80, una al­tu­ra que an­tes desecha­ba, tam­bién pa­só fá­cil 1,85 y 1,89 y los pro­ble­mas lle­ga­ron en el 1,92. “Es­toy muy con­ten­ta de es­tar en una fi­nal de un Mun­dial otra vez y so­bre to­do por no ti­rar la toa­lla. El pri­mer sal­to so­bre 1,92 fue desas­tro­so, el se­gun­do es­tu­vo bien, pe­ro se ca­yó por los pe­los y el ter­ce­ro me dio el pa­se”, re­su­mía su con­cur­so la pro­pia Bei­tia, que es­tá “muy fe­liz” tras una tem­po­ra­da al ai­re li­bre “lle­na de du­das”: “Ha­bía días que me en­con­tra­ba bien, otros mal. Tres días a la se­ma­na iba a fi­sio­te­ra­pia, no sa­bía si iba a com­pe­tir. Era una cons­tan­te mon­ta­ña ru­sa”.

Pe­ro la cán­ta­bra cam­peo­na olím­pi­ca en Río di­ce que “ol­vi­da las du­das” cuan­do se vis­te la ca­mi­se­ta ro­ja de la Se­lec­ción es­pa­ño­la. “Cuan­do ba­jé a co­mer y me ves­tí me di cuen­ta de que to­do era po­si­ble. Y aquí es­tá la fi­nal, aho­ra ten­go dos días pa­ra re­fle­xio­nar y fo­ca­li­zar, que ten­go que me­jo­rar, que el hom­bro se me echa un po­co al lis­tón cuan­do en­tro a la col­cho­ne­ta”.

En com­pa­ra­ción con Río, don­de 17 sal­ta­do­ras en­tra­ron a la de­ci­si­va fi­nal con 1,94, el ni­vel de la ca­li­fi­ca­ción ba­jó, só­lo 12 atle­tas avan­za­ron con 1,92. “Es cierto que hu­bo mu­chos nu­los”, se­guía Bei­tia, que vio có­mo se des­pe­dían sus ami­gas Skoog y Trost, “las chi­cas fe­li­ces” de la al­tu­ra.

Pa­ra la fi­nal de ma­ña­na a otro ni­vel es­tá la ru­sa La­sits­ke­ne, con 2,06 es­te año, y que ba­tía en la col­cho­ne­ta co­mo un en­tre­na­mien­to. “El sue­ño de oro en Londres no se­rá po­si­ble por­que Ma­ri­ya es­tá a otro ni­vel”, cuen­ta Ruth. Pe­ro en­tre la ma­ra­bun­ta de cla­se al­ta se ma­ne­ja ge­nial. Sus ri­va­les la res­pe­tan y ella siem­pre ha res­pon­di­do en fi­na­les. No hay mo­ti­vos pa­ra du­dar de Bei­tia.

Año du­ro “Ha si­do una cons­tan­te mon­ta­ña ru­sa, un día me veía bien y otro mal”

COM­PE­TI­DO­RA. Ruth Bei­tia, du­ran­te la ca­li­fi­ca­ción de ayer que le dio pla­za pa­ra la fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.