Un año pa­ra ver al mis­mo Llull

AS (Las Palmas) - - Más Deporte - DOC­TOR GON­ZÁ­LEZ ■

En el trans­cur­so de una ju­ga­da nor­mal, al in­ten­tar za­far­se del mar­ca­je de un ju­ga­dor bel­ga, apo­yó con el in­te­rior del pie, la ro­di­lla gi­ró brus­ca­men­te ha­cia aden­tro y la pier­na se fue cla­ra­men­te ha­cia fue­ra, pro­vo­can­do el me­ca­nis­mo tí­pi­co de una ro­tu­ra com­ple­ta del li­ga­men­to cru­za­do an­te­rior. In­me­dia­ta­men­te, Llull se echó la mano a la ro­di­lla y des­de el pri­mer mo­men­to sa­bía que ha­bía le­sión im­por­tan­te. Las prue­bas mé­di­cas lo con­fir­ma­ron.

Aho­ra no le que­da más re­me­dio a nues­tro ad­mi­ra­do ju­ga­dor que ar­mar­se de pa­cien­cia, ya que tie­ne un lar­go re­co­rri­do pa­ra vol­ver a las can­chas. No hay pri­sa en ope­rar­le de for­ma in­me­dia­ta, ya que en mi opi­nión, es me­jor que se pa­se la fa­se agu­da de la le­sión, en un par de se­ma­nas, y a con­ti­nua­ción in­ter­ve­nir qui­rúr­gi­ca­men­te. El pro­nós­ti­co de ba­ja os­ci­la al­re­de­dor de nue­ve me­ses. Es cierto que a los seis pue­de es­tar en­tre­nan­do a cierto ni­vel, pe­ro lo acon­se­ja­ble es no for­zar su re­cu­pe­ra­ción, ya que las con­se­cuen­cias pue­den ser ne­ga­ti­vas. De to­das for­mas, siem­pre he di­cho y man­ten­go que tar­da­rá apro­xi­ma­da­men­te un año en al­can­zar el mis­mo ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.