Guía prác­ti­ca de li­bros de­por­ti­vos pa­ra lle­var­se a la pla­ya (II)

AS (Las Palmas) - - A La U´ Ltima - PA­TRI­CIA CAZÓN @Pa­tri­ciaCa­zón

KO. Es agos­to, mes de ca­lles ce­rra­das y car­te­les de ‘Vol­ve­mos en sep­tiem­bre’, mes de pla­ya. La co­lec­ción de

Hoo­li­gans Ilus­tra­dos de Li­bros del KO en­tra per­fec­ta­men­te en una bol­sa de pis­ci­na. Pe­que­ños, pe­que­ñí­si­mos de for­ma­to, es­cri­ben Ma­nuel Ja­bois, An­to­nio Agre­dano, Ju­lio Ruiz o Eduar­do Ro­dri­gál­va­rez. Ya

del Ma­drid (Gru­po

Sal­va­je), el Cór­do­ba (En lo mu­da­ble)

o el ro­ji­blan­co (Yo me voy al Man­za­na­res o Un so­vié­ti­co en La Ca­te­dral).

Da igual quién, so­bre qué. To­dos son jo­yas de fút­bol. Y fa­bu­lo­sa­men­te es­cri­tas.

Ar­gen­ti­na. Por­que hay li­bros que son co­mo un gol de vic­to­ria en el úl­ti­mo mi­nu­to. Inol­vi­da­bles. El Ne­gro Fon­ta­na­rro­sa fir­mó mu­chos. El ocho era Moacyr, re­la­to de una tar­de de bar a vuel­tas con aquel equi­po cuar­to en el Aper­tu­ra 1993. O Me­mo­rias de un wing de­re­cho, el del mu­ñe­co del fut­bo­lín con vi­da lle­va­do al ci­ne por Cam­pa­ne­lla y Sa­che­ri.O 19 de di­ciem­bre de 1971,

la se­mi­fi­nal Ne­well’s-Cen­tral del Tor­neo Na­cio­nal 1971 y el se­cues­tro del Vie­jo Ca­sa­le. Se di­ce que nun­ca na­die es­cri­bió me­jor so­bre la pe­lo­ta. ¿A quién sor­pren­de? Na­ció en Ro­sa­rio, co­mo Mes­si.

La lis­ta. Co­mo en aquel anun­cio de Co­ca-Co­la, Jorge Sanz enu­me­ra en su li­bre­ría Es­te­ban Sanz, re­fe­ren­te de de­por­te de Es­pa­ña, tras la Puer­ta del Sol, los im­pres­cin­di­bles. Só­lo le fal­ta el acen­to ar­gen­tino. Pa­ra la pla­ya, El mé­to­do Mon­chi. Pa­ra el psi­có­lo­go, Fút­bol: la men­ta­li­dad de los equi­pos ga­na­do­res. Pa­ra el ni­ño, Apren­der a ju­gar jugando, del Pro­fe Agus­tín Quihi­la­bor­da. Pa­ra el abue­lo, De­lan­te­ras mí­ti­cas: los me­jo­res ata­ques del fút­bol vin­ta­ge. La Má­qui­na de Ri­ver, La Es­cua­dri­lla de la muer­te de Pe­ña­rol, Los Cin­co Mag­ní­fi­cos del Za­ra­go­za es­tán en él. Por­que sí, so­lían ser cin­co, y se re­ci­ta­ban de me­mo­ria.

Li­te­ra­tu­ra. Vein­te años an­tes de que los Ca­na­rio, San­tos, Mar­ce­lino, Vi­lla y La­pe­tra lle­na­ran bo­cas y ti­tu­la­res al pie del Pi­lar, si­tuó Ra­mi­ro Pi­ni­lla la tra­ma de

Aque­lla edad inol­vi­da­ble, his­to­ria

de Sou­to Me­na­ya

Bo­tas, aho­ra al­ba­ñil por una le­sión, tras ha­ber to­ca­do el cie­lo en San Ma­més, con el Ath­le­tic y un gol

en la fi­nal de Co­pa del Rey de 1943. Es fút­bol y es li­te­ra­tu­ra. Co­mo el Fie­bre en las

gra­das de Nick Hornby, obra de cul­to, co­mo tam­bién su

Al­ta Fi­de­li­dad. Am­bos son de Anagra­ma, co­mo uno de los li­bros de es­te ve­rano, Tie­rra

de Cam­pos, de Da­vid True­ba, de esos que lees y se te que­dan a vi­vir aden­tro. Es li­te­ra­tu­ra con gui­ño al fút­bol. Por­que lo tie­ne. Su pro­ta­go­nis­ta, en sus pá­gi­nas, en un via­je a Ja­pón, se con­fie­sa. Hin­cha acé­rri­mo del Atle­ti es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.