Zi­da­ne tam­bién es me­teo­ró­lo­go

AS (Las Palmas) - - La 12+1 -

Hom­bre del tiem­po. De

Zi­zou co­no­cía­mos su fa­ce­ta de ma­go con el ba­lón en sus tiem­pos mo­zos en los que ga­na­ba el Ba­lón de Oro, y aho­ra su efi­cien­cia co­mo di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos, psi­có­lo­go de al­ta cua­li­fi­ca­ción y es­tra­te­ga li­cen­cia­do en co­lec­cio­nar más tí­tu­los que la

Ca­sa de Al­ba. Pe­ro es­ta se­ma­na he­mos des­cu­bier­to que tam­bién es el nue­vo ‘Hom­bre del Tiem­po’. Zi­ne­di­ne de­ci­dió pre­pa­rar la Su­per­co­pa en Skop­je con dos en­tre­na­mien­tos pre­vios en Val­de­be­bas a las cinco de la tar­de. Al­gu­nos ju­ga­do­res se cre­ye­ron que era un error en la pla­ni­lla. “¡A las cinco de la tar­de nos va­mos a asar vi­vos!”. No men­tían. El sá­ba­do, el día que se re­in­cor­po­ró Cris­tiano, el ter­mó­me­tro lle­gó a los 36 gra­dos. El do­min­go, mis­ma ho­ra y ca­si idén­ti­ca tem­pe­ra­tu­ra (35). A los dos días, el Ma­drid de­vo­ró al Uni­ted du­ran­te una pri­me­ra ho­ra en la que las ba­las ne­gras co­rrían co­mo fie­ras pe­se a la hu­me­dad so­fo­can­te del Fi­li­po Sta­dium.

A 32 gra­dos, los in­gle­ses se de­rre­tían. El Ma­drid go­za­ba en la sau­na ma­ce­do­nia. To­do te­nía une ex­pli­ca­ción. Lo ha­bían pre­pa­ra­do y en­tre­na­do. Zi­da­ne es pre­so de su ta­len­to. A to­dos los ni­ve­les.

Un Ju­ve­nil muy cor­do­bés. El pa­sa­do fin de se­ma­na dis­fru­té vien­do có­mo el Ju­ve­nil de Gu­ti, otro téc­ni­co ‘ga­na­tí­tu­los’, con­quis­ta­ba el pres­ti­gio­so tro­feo que al­ber­ga el Bo­rus­sia Dort­mund. En­tre ellos hay va­rios cor­do­be­ses, cria­dos en el Sé­ne­ca: Blan­co

es un me­dio cen­tro de­fen­si­vo de gran ca­li­dad, na­tu­ral de Mon­tal­bán, cam­peón de Eu­ro­pa Sub-17; Bae­za, un zur­do ele­gan­te y fino que asis­tió en dos de los tres go­les en la final an­te los ale­ma­nes (a Pe­dro e Is­mael); Luis Va­cas,

cen­tro­cam­pis­ta al es­ti­lo Isco

y con una gran vi­sión de jue­go que pa­só por el New­castle sin éxi­to por su di­fi­cul­tad pa­ra adap­tar­se a la vi­da y al cli­ma in­glés. Hay otro cor­do­bés en el Ju­ve­nil B, el de Ál­va­ro Be­ni­to. Se lla­ma An­to­nio Ca­sas, de­lan­te­ro fuer­te y cor­pu­len­to tam­bién del Sé­ne­ca. Cór­do­ba y el Ma­drid siem­pre se lle­va­ron bien. Un gol de Fermín al Ba­rça, es­tan­do ce­di­do por el club al Cór­do­ba jun­to con Del Bos­que, le dio la Li­ga al Ma­drid en 1972. Tam­bién allí en­tre­nó Gar­cía Re­món. Y ju­ga­ron San­chís (pa­dre), Ver­du­go y Por­tu­gal.

¡Cór­do­ba es de Pri­me­ra!

Pus­kas, fi­cha­do. Ayer se cum­plie­ron 59 años del fi­cha­je de Fe­renc Pus­kas por el Ma­drid. Ben­di­ta la ho­ra. Lle­gó con 31 años y 12 ki­los de más. Luis Car­ni­glia, en­tre­na­dor de aquel Ma­drid im­pe­rial de las Co­pas de Eu­ro­pa, le di­jo a Ber­na­béu al ver su so­bre­pe­so: “¿Qué voy a ha­cer yo con es­te hom­bre?”. Don Santiago, ge­nio y fi­gu­ra, le res­pon­dió sin ti­tu­beos: “Po­ner­lo a pun­to”. Di­cho y he­cho. El hún­ga­ro per­ma­ne­ció nue­ve años en Cha­mar­tín y fir­mó 236 go­les en los 261 par­ti­dos que ju­gó. ¡Cua­tro go­les en la final de Glas­gow an­te el Ein­tracht! Irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.