Zi­da­ne y los ven­de­do­res de cre­ce­pe­lo

AS (Las Palmas) - - Barcelona-real Madrid - AN­TO­NIO RO­ME­RO ■

I ma­gino que cuan­do an­tes del par­ti­do de es­ta noche

Zi­da­ne y Val­ver­de se sa­lu­den, al fla­man­te téc­ni­co azul­gra­na le en­tra­rán ga­nas de pre­gun­tar­le al fran­cés por su pó­ci­ma má­gi­ca. Zi­zou lle­gó a un club en pleno pro­ce­so de au­to­des­truc­ción y en die­ci­ocho me­ses se ha pues­to el Ma­drid por mon­te­ra. Y lo ha hecho sin per­der ni la son­ri­sa ni la na­tu­ra­li­dad. El téc­ni­co ma­dri­dis­ta es­tá de­jan­do con el cu­lo al ai­re a mu­cho ven­de­dor de cre­ce­pe­lo que pa­sa de ban­qui­llo en ban­qui­llo, ha­blan­do mu­cho, ga­nan­do po­co y cre­yén­do­se el om­bli­go del mun­do... El fran­cés no se ti­ra el pis­to con se­su­dos aná­li­sis fut­bo­lís­ti­cos ni po­ne ca­ra de es­tre­ñi­do en las con­fe­ren­cias de pren­sa. Ni fal­ta que le ha­ce. Su mé­to­do es sim­ple pe­ro efec­ti­vo: un gru­po uni­do a muer­te que agra­de­ce que su en­tre­na­dor les ce­da el pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

Una re­ce­ta que pue­de pa­re­cer sen­ci­lla a pri­me­ra vis­ta, pe­ro que es muy di­fí­cil de lle­var a ca­bo con éxi­to en un club tan com­ple­jo co­mo es el Ma­drid. Zi­da­ne da las ór­de­nes mi­ran­do a la ca­ra de fut­bo­lis­tas que lo ad­mi­ran y que ade­más sa­ben que el des­pa­cho de su je­fe es­tá siem­pre abier­to pa­ra ellos. Val­ver­de se en­cuen­tra, por su par­te, en ese mo­men­to en el que el ves­tua­rio le es­tá es­tu­dian­do de ma­ne­ra mi­nu­cio­sa. Ese mo­men­to en el que

Guar­dio­la su­po me­ter­se al gru­po en el bol­si­llo y en el que a Luis En­ri­que le pa­ra­ron los pies por pa­sar­se de fre­na­da. El nue­vo en­tre­na­dor azul­gra­na se en­fren­ta en es­ta Su­per­co­pa

de Es­pa­ña a su pri­mer gran exa­men ante un equi­po que es­tá ha­cien­do his­to­ria y con­tra un en­tre­na­dor que pri­me­ro te son­ríe y lue­go te ga­na. Va a ser un due­lo apa­sio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.