La can­te­ra sí tie­ne gol

Juan Mo­reno dio el triun­fo al Atle­ti en Bu­tar­que De­but de Mollejo, 16 años Buen Le­ga­nés, gran Go­dín

AS (Las Palmas) - - Leganés-atlético - PA­TRI­CIA CAZÓN

Se ter­mi­nó el ve­rano pa­ra el Atle­ti. El ve­rano del cas­ti­go FIFA, el ve­rano sin fi­cha­jes. Se aca­bó en una ma­ña­na de sábado en Le­ga­nés. A las 10:30, ho­ra in­tem­pes­ti­va pa­ra el fút­bol, ca­tor­ce ho­ras des­pués, só­lo ca­tor­ce des­pués de Ge­ta­fe, ahí es­ta­ba de nue­vo, sobre la hier­ba. Tan dis­tin­to, sin em­bar­go.

Aque­llos ti­tu­la­rí­si­mos, es­tos me­nos (sal­vo Go­dín, que no ju­ga­rá en Gi­ro­na por san­ción), pe­ro con Saúl, al fin de vuel­ta. Vol­vió y ju­gó en el cen­tro, con Tho­mas, por­que Si­meo­ne en su di­vi­sión de Atlé­ti­cos se había que­da­do sin nom­bres del pri­mer equi­po y Au­gus­to de­bía ser cen­tral, jun­to a Go­dín. En su on­ce, tam­bién tres can­te­ra­nos: Ser­gi, Kei­di y Juan Mo­reno. El úl­ti­mo aca­pa­ró los fo­cos. Los del cés­ped, los del gol.

El par­ti­do co­men­zó co­mo si aquel de Bu­tar­que de ha­ce un año no hu­bie­se ter­mi­na­do. Con un Le­ga­nés ver­ti­cal y ale­gre, de­ci­di­do y un Atle­ti, des­di­bu­ja­do en los cam­bios, la ho­ra, de sá­ba­nas pe­ga­das. Mien­tras des­per­ta­ba, se de­fen­día. Sa­be. Con Go­dín más. To­dos los ba­lo­nes del Le­ga ter­mi­na­ban en él, co­mo si tu­vie­ra un imán. En el 14’ ya había sal­va­do: se había co­la­do Ga­briel en el área y Go­dín le sa­có el ba­lón ba­jo pa­los cuan­do Bu­tar­que ya can­ta­ba gol.

Su Le­ga se­guía me­jor, asen­ta­do sobre las bo­tas de Szy­ma­nows­ki, el ojo de Ga­briel y los des­mar­ques de Gue­rre­ro. El úl­ti­mo era un tor­men­to. Y ca­si lo lle­va al mar­ca­dor en una ju­ga­da en la que Go­dín y Mo­yá no se en­ten­die­ron, le fal­tó una piz­ca de re­prís. En el Atle­ti a Saúl se le no­ta­ba fal­to de ritmo, Co­rrea co­jea­ba y só­lo Juan Mo­reno pa­re­cía po­ner ga­nas. Y se­guía la se­quía de dis­pa­ros a puer­ta. 135 mi­nu­tos a ce­ro ya. El des­can­so lle­gó tras su úl­ti­mo dis­pa­ro al ai­re, des­pués de una bue­na ca­rre­ra de Viet­to. Mien­tras vol­vía el par­ti­do, en la te­le un ví­deo re­cor­da­ba los me­jo­res go­les de Agüe­ro en el Atlé­ti­co. Hur­gar en la he­ri­da se lla­ma.

De la ca­se­ta sur­gió otro Atle­ti. Si­meo­ne lo or­de­nó, sa­can­do a Kei­di, me­tien­do a Ra­fa Mu­ñoz y de­vol­vien­do a Au­gus­to a su si­tio, el cen­tro. En­se­gui­da se pal­pó: ca­rre­ra de Viet­to (bien), dis­pa­ro al por­te­ro (mal). Pri­mer re­ma­te en­tre los tres pa­los del Atlé­ti­co en par­ti­do y me­dio. Al­go. Tan mí­ni­mo, pe­ro al­go. ¿Se­ñal? Nin­gu­na. Por­que Go­dín se des­pis­tó un se­gun­do y Gue­rre­ro tra­tó de apro­ve­char­lo, es­ta vez con un dis­pa­ro que re­pe­lió bien Mo­yá. Sin que los de Ga­ri­tano ase­dia­ran, ya era con Go­dín el me­jor.

Por­que el Le­ga po­día ju­gar su me­jor par­ti­do de la pre­tem­po­ra­da pe­ro su re­sul­ta­do era idén­ti­co al de un Atle­ti sin re­ma­tes. Ce­ro, ce­ro. Y el Atle­ti no es equi­po que des­apro­ve­che las ba­las. El de Juan Mo­reno fue su se­gun­do re­ma­te en­tre los tres pa­los y, cla­ro, és­te fue den­tro. Só­lo tu­vo que re­co­ger un cen­tro de pe­cho de Viet­to en el área y de­fi­nir a ma­tar ante Cué­llar. Sí. Tan fá­cil eso que a ve­ces tan­to cues­ta.

El Atle­ti ju­ga­ba sus me­jo­res mi­nu­tos con do­mi­nio, pe­li­gro y can­te­ra. De­bu­tó Mollejo. 16 años, 35 a la es­pal­da, Bu­tar­que, el mis­mo prin­ci­pio que aquel Ni­ño pe­co­so a prin­ci­pio de si­glo. A ver có­mo si­gue la su­ya. Ayer tu­vo una opor­tu­ni­dad a cua­tro del fi­nal, con un des­mar­que ex­qui­si­to. El Le­ga­nés, sin fí­si­co, con ca­lam­bres, se­guía en­con­trán­do­se al fi­nal de ca­da ju­ga­da con la cabeza de Go­dín, o el tor­so, o la es­pal­da, o lo que sea, siem­pre en me­dio, sal­van­do. O al re­ma­te, al­ma de cen­tral que pri­me­ro fue de­lan­te­ro. Don Die­go, qué

Fa­raón. Lo bus­có en la úl­ti­ma del par­ti­do, fal­ta lan­za­da por Ser­gi, jus­to cuan­do Del Ce­rro Gran­de pi­ta­ba el fi­nal del ve­rano del Atle­ti. Hay ga­nas de Li­ga, de ver có­mo cre­ce a lo lar­go del año to­do es­to que se plan­tó (Ser­gi, Kei­di, Tho­mas, los ob­je­ti­vos) en es­te ve­rano de 2017. El de la FIFA, sin fi­cha­jes, el ve­rano in­vic­to.

ALE­GRÍA. Los fut­bo­lis­tas del Atlé­ti­co ce­le­bran el gol ro­ji­blan­co mar­ca­do por Juan Mo­reno y que dio la vic­to­ria en el amis­to­so ante el Le­ga­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.