El rey por fin hu­mano EL ANÁ­LI­SIS

Bolt se le­sio­na y se des­pi­de en el sue­lo de una ex­cep­cio­nal tra­yec­to­ria

AS (Las Palmas) - - Más Motor - SAN­TIA­GO SEGUROLA

El más gran­de ce­rró en el sue­lo su fa­bu­lo­sa tra­yec­to­ria de­por­ti­va, un amar­go fi­nal pa­ra Usain Bolt y to­dos los que le re­cor­da­rán en su ple­ni­tud, cuan­do su po­de­río le ha­cía in­con­te­ni­ble en los 100 y 200 me­tros, o cuan­do vo­la­ba en el úl­ti­mo re­le­vo del equi­po ja­mai­cano. En Lon­dres, qui­zá su es­ce­na­rio más que­ri­do, Bolt pre­ten­dió ser el jo­ven Bolt en la pos­ta de­fi­ni­ti­va de una ca­rre­ra que se le es­ca­pa­ba a Ja­mai­ca por pri­me­ra vez des­de 2008. Arran­có en ter­ce­ra po­si­ción, por de­trás del bri­tá­ni­co Net­ha­neel Mit­chel-Bla­ke y del es­ta­dou­ni­den­se Ch­ris Co­le­man, sub­cam­peón mun­dial de 100 me­tros. En otros días, Bolt sal­va­ba el dé­fi­cit sin des­pei­nar­se. Es­ta vez ne­ce­si­ta­ba la ener­gía que ya no tie­ne. Avan­zó 30 me­tros, su­frió un ti­rón en la pier­na iz­quier­da y se de­rrum­bó en la pis­ta.

Fue una des­pe­di­da tris­te del cam­peón ja­mai­cano, pe­ro tam­bién sim­bo­li­zó lo que sig­ni­fi­ca el deporte. El de­cli­ve lle­ga pa­ra to­dos, in­clui­dos los fe­nó­me­nos que pa­re­cen in­mu­nes a cual­quier de­bi­li­dad. Du­ran­te ocho años, Bolt fue inac­ce­si­ble pa­ra los me­jo­res ve­lo­cis­tas del mun­do. Su pre­sen­cia te­nía un po­der de­vas­ta­dor. Los ri­va­les pa­re­cían achi­car­se cuan­do el ja­mai­cano en­tra­ba en ac­ción, ge­ne­ral­men­te en los gran­des cam­peo­na­tos. No era un hom­bre de ré­cords en reunio­nes de ve­rano. Era el me­jor en los Jue­gos Olím­pi­cos y en los Mun­dia­les, con mar­cas asom­bro­sas y una co­ne­xión má­gi­ca con los afi­cio­na­dos.

Ti­ra­do en la pis­ta del es­ta­dio lon­di­nen­se, don­de cinco años an­tes lo­gró tres me­da­llas de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos, Bolt fue to­da­vía más hu­mano que en la fi­nal de 100 me­tros, don­de per­dió su con­di­ción de in­ven­ci­ble. En es­ta oca­sión no pu­do dar la vic­to­ria a Ja­mai­ca co­mo tan­tas otras ve­ces. Des­de el sue­lo, asis­tió a la vic­to­ria de los bri­tá­ni­cos, en me­dio del de­li­rio de un es­ta­dio re­bo­san­te, la me­jor noticia de unos dis­cre­tí­si­mos Mun­dia­les, de­fi­ni­dos por las des­pe­di­das de dos gi­gan­tes del atle­tis­mo (Usain Bolt y Mo Fa­rah), las me­dio­cres mar­cas y la im­pre­sio­nan­te res­pues­ta del pú­bli­co. En un mo­men­to ex­tre­ma­da­men­te de­li­ca­do del atle­tis­mo, la res­pues­ta de los afi­cio­na­dos bri­tá­ni­cos vol­vió a ser ex­cep­cio­nal.

Tiempo atrás, Bolt era ca­paz de su­pe­rar sus le­sio­nes, nu­me­ro­sas a lo lar­go de su di­la­ta­da tra­yec­to­ria, y de­mos­trar su au­to­ri­dad de ma­ne­ra con­tun­den­te. Des­de 2009, año de sus for­mi­da­bles ré­cords mun­dia­les en

100 y 200 me­tros, sus pro­ble­mas en la es­pal­da y en las ro­di­llas han si­do cons­tan­te. Sin em­bar­go, dis­po­nía de la ju­ven­tud, el ta­len­to y el de­seo ne­ce­sa­rios pa­ra im­po­ner­se a sus ri­va­les. En los úl­ti­mos años, siem­pre ha lle­ga­do muy jus­to a las gran­des com­pe­ti­cio­nes. Ha­ce un año, en Río, lle­gó a du­dar­se de su par­ti­ci­pa­ción, pe­ro ga­nó, co­mo siem­pre. To­da­vía al­ber­ga­ba el fuego com­pe­ti­ti­vo que le per­mi­tía do­mi­nar las prue­bas de ve­lo­ci­dad.

Bolt lle­gó a es­tos Mun­dia­les en con­di­ción de ca­si re­ti­ra­do. Se di­ce en el deporte que cuan­do al­guien anun­cia su des­pe­di­da es que ya es­tá men­tal­men­te afue­ra. Bolt pa­re­ció vul­ne­ra­ble des­de el pri­mer día. Per­dió la fi­nal de 100 me­tros y no ter­mi­nó el 4x100. Ca­da día dio más sen­sa­ción de fa­ti­ga, de cur­va de­cli­nan­te. En los Mun­dia­les de Lon­dres, Bolt ha si­do por fin de­ci­di­da­men­te hu­mano, y eso tam­bién le ha hecho ad­mi­ra­ble a los ojos de la gen­te. Po­cos atle­tas, qui­zás nin­guno, han si­do más que­ri­dos uni­ver­sal­men­te. Sus ha­za­ñas le con­vir­tie­ron en la ima­gen por ex­ce­len­cia del atle­tis­mo. Ayer no ter­mi­nó su úl­ti­ma ca­rre­ra. Se des­pi­dió con do­lor y de­rro­ta, pe­ro igual de ado­ra­do que siem­pre.

Tris­te­za Es­ta vez no pu­do dar­le a Ja­mai­ca la vic­to­ria co­mo tan­tas otras ve­ces

Ad­mi­ra­ción Po­cos atle­tas han si­do más que­ri­dos de ma­ne­ra uni­ver­sal

ABA­TI­DO. Usain Bolt, de ro­di­llas en la pis­ta del Es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres, con ges­to de do­lor tras no po­der ter­mi­nar la fi­nal de re­le­vos 4x100 en la que se des­pe­día del atle­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.