Bolt se rom­pió en su des­pe­di­da del atle­tis­mo

Su­frió un ca­lam­bre en la rec­ta fi­nal de 4x100 al for­zar pa­ra re­mon­tar

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BE­LLÓN

Shock co­lec­ti­vo en Strat­ford y en el mun­do. Bolt se rom­pió en la úl­ti­ma rec­ta de su vi­da. To­do el es­ta­dio olím­pi­co de Lon­dres es­ta­ba en pie a las 22:55. Los 66.000 es­pec­ta­do­res iban a ver el mo­men­to que cam­bia­ría el de­ve­nir del atle­tis­mo. Las te­le­vi­sio­nes echa­ban fuego. La con­sig­na “¡Usain Bolt, Usain Bolt, Usain Bolt!” se es­cu­cha­ba a mo­do de epí­lo­go. Era la fi­nal de 4x100, co­rría Ja­mai­ca, lle­ga­ba la úl­ti­ma ca­rre­ra del Relámpago, el atle­ta más im­por­tan­te del si­glo XXI, el show más allá de los re­sul­ta­dos tre­men­dos. Pe­ro es­te Mun­dial, el de las sor­pre­sas, dio el guan­ta­zo in­su­pe­ra­ble: Bolt caía al sue­lo des­tro­za­do.

Bolt, un ti­po ge­ne­ro­so, de­ci­dió des­pe­dir­se en una prue­ba co­lec­ti­va, con sus ami­gos de Ja­mai­ca, “los chi­cos” co­mo él los lla­ma. Con la apues­ta sor­pre­sa de Mcleod, con su com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­tos Yohan Bla­ke y For­te, Bolt re­ci­bía le­jos de Co­le­man, úl­ti­mo re­le­vis­ta de EE UU y de Mit­chell-Bla­ke, el sprin­ter bri­tá­ni­co. El so­bre­es­fuer­zo, es­tar frío, los 30 años de edad, las se­ries de la ma­ña­na, una mal­di­ción... quién sa­be.

La reali­dad es que Bolt sa­lía co­mo un obús a re­ven­tar y dar ca­za a sus ri­va­les. Su ím­pe­tu du­ró po­co. Cuan­do fal­ta­ban 50 me­tros su is­quio iz­quier­do es­ta­lló. In­ten­tó se­guir, pe­ro la pe­dra­da que re­ci­bió el sis­te­ma ner­vio­so fue tre­men­da. No le per­mi­tió man­te­ner­se en pie y Bolt, en su úl­ti­mo in­ten­to de agra­dar al mun­do, dio un mor­tal pa­ra se­guir avan­zan­do. Ya no ha­cía gra­cia. Era un dra­ma. No pu­do ni lle­gar a me­ta.

Pa­ra más sor­pre­sa y pa­ra fies­tón de los bri­tá­ni­cos que an­da­ban des­con­so­la­dos por la de­rro­ta de Fa­rah, Gran Bre­ta­ña (37.47) lle­gó al oro por de­lan­te de EE UU (37.52). Ja­pón ca­zó el bron­ce (38.04). El pú­bli­co, ce­ga­do con su cuar­te­to de oro, ol­vi­dó a Bolt. De­ma­sia­do cruel.

El Relámpago se mar­cha­ba en las sombras sin show, sin na­da, úni­ca­men­te con el in­ten­to de ani­mar de Bla­ke, McLeod y For­te y la rec­ta de me­ta, la de los ami­gos de Usain a los que con­si­guió asien­to VIP pa­ra su des­pe­di­da. Bolt les in­ten­ta­ba son­reír. pe­ro lo que su­ce­dió era pa­ra llo­rar des­con­so­la­da­men­teJa­mai­ca per­dió tras cua­tro Mun­dia­les de rei­na­do con­se­cu­ti­vos, jus­to des­de 2009, coin­ci­dien­do con la Era Bolt, que ter­mi­nó con una des­agra­da­ble bro­ma fi­nal.

Sor­pre­sa y fiesta Gran Bre­ta­ña ga­nó el oro por de­lan­te de EE UU y Ja­pón fue bron­ce

De­rro­ta Ja­mai­ca ga­na­ba to­dos los re­le­vos de 4x100 des­de 2009, jus­to la Era Bolt

IM­PO­TEN­CIA. Bolt re­co­gió el tes­ti­go, no­tó el pin­cha­zo, dio una vol­te­re­ta pa­ra no vol­ver a apo­yar la pier­na do­lo­ri­da y vio có­mo to­dos les su­pe­ra­ban en su úl­ti­ma ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.