Las ca­na­llas le­sio­nes

La ima­gen de Bolt nos re­cuer­da que to­do es im­pre­vi­si­ble

AS (Las Palmas) - - Más Motor -

Pro­gre­so Los avan­ces ha­cen ex­cep­cio­nal el ca­so de un de­por­tis­ta ven­ci­do por una le­sión

He vis­to al hom­bre más rá­pi­do que ha exis­ti­do ja­más caer des­plo­ma­do en los, li­te­ral­men­te, úl­ti­mos me­tros de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Su mus­cu­la­tu­ra, ese pro­di­gio que ha asom­bra­do al mun­do des­de

Pe­kín 2008, se dio el ca­pri­cho de de­cir bas­ta unos se­gun­dos an­tes de cuan­do ha­bía de­ci­di­do el ce­re­bro que la go­bier­na. El fí­si­co vuel­ve a de­jar bien cla­ro quién tie­ne la sar­tén por el man­go. De es­ta ma­ne­ra, Usain

Bolt no pu­do cru­zar por úl­ti­ma vez la lí­nea de me­ta, la mis­ma que be­só arro­di­lla­do tras la fi­nal de los 100 me­tros li­sos unos días an­tes. Emo­cio­nan­te ima­gen de gra­ti­tud al de­por­te que le ha da­do to­do, pe­ro que no fue co­rres­pon­di­da por el des­tino en el día su des­pe­di­da.

Es­tos días tam­bién he vis­to al me­jor ju­ga­dor FIBA del mo­men­to dar un mal pa­so que le obli­ga a pa­sar por una du­ra reha­bi­li­ta­ción de más de medio año. Ser­gio Llull tie­ne por de­lan­te un desafío a la al­tu­ra del ma­yor de los tí­tu­los, pe­ro es­te en so­le­dad. La le­sión del li­ga­men­to cru­za­do de la ro­di­lla es la más des­pro­por­cio­na­da res­pec­to al ab­sur­do me­ca­nis­mo que la pro­vo­ca. Ser­gio Asen­jo pe­lea por su­pe­rar­la por cuar­ta vez. Si vuel­ve, co­mo to­dos desea­mos, su des­plie­gue de for­ta­le­za men­tal le con­vier­te ya en le­yen­da de nues­tro de­por­te. Que no es fá­cil el trán­si­to nos lo re­cor­dó Víctor Valdés, des­pués de ha­ber­lo ga­na­do to­do y en ple­na ma­du­rez, sin­tió el va­cío del os­tra­cis­mo de­por­ti­vo ale­ja­do de la com­pe­ti­ción.

He asis­ti­do a una ex­pli­ca­ción de Jo­sé Antonio Ca­ma­cho sobre el pri­vi­le­gio que tu­vo por ser de los pri­me­ros en es­qui­var la re­ti­ra­da por es­ta le­sión, con se­sio­nes dia­rias tras el en­tre­na­mien­to pa­ra ga­nar fle­xi­bi­li­dad, an­te las in­cons­cien­tes gua­sas de la jo­ven­cí­si­ma Quin­ta del Bui­tre. El pro­pio Mi­chel re­co­no­cía en la mis­ma so­bre­me­sa que el ejem­plo del abue­lo le sir­vió años des­pués pa­ra su­pe­rar la mis­ma con­va­le­cen­cia tras un gi­ro ton­to en Anoeta.

El avan­ce en me­di­ci­na y pre­pa­ra­ción fí­si­ca ha lo­gra­do que sea ex­cep­cio­nal el ca­so de un de­por­tis­ta de éli­te ven­ci­do por una le­sión. Sí pue­de pa­sar que las des­gra­cias fí­si­cas y la reite­ra­ción se ce­ben con al­guno ha­cién­do­lo clau­di­car o trun­car una ca­rre­ra pro­me­te­do­ra. Así nos per­di­mos la zur­da de Ál­va­ro Be­ni­to o la es­quia­do­ra Ma­ría Jo­sé Rien­da no pu­do lle­var la ban­de­ra de Es­pa­ña tan al­to co­mo me­re­cía. Val­gan es­tos ejem­plos al azar pa­ra re­pre­sen­tar a to­da esa lar­ga lis­ta.

He asis­ti­do a una ru­ti­na ex­tra­ña pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va. Un fut­bo­lis­ta que an­tes de sal­tar al cam­po lo úl­ti­mo que ha­cía era des­pe­dir­se fren­te al es­pe­jo de su ima­gen ac­tual. De­cía adiós a sus ce­jas, a sus pó­mu­los, a su na­riz… Era la ma­ne­ra de de­cir­se a sí mis­mo que lo iba a dar to­do, por en­ci­ma de su in­te­gri­dad fí­si­ca. Así, era ha­bi­tual ver­le yen­do al cho­que siem­pre sin mi­ra­mien­tos. Ca­paz de me­ter la ca­be­za en un horno en­cen­di­do si con ello sal­va­ba un gol en con­tra o mar­ca­ba el de la vic­to­ria.

Por­que he vis­to mo­rir a Ayr­ton Sen­na en el cé­nit de su ca­rre­ra, es to­da­vía más di­fí­cil de asi­mi­lar la re­cien­te pér­di­da de Ángel Nie­to. Tras co­rrer en­tre fa­ro­las, a más de 200 km/h, con mo­tos que aho­ra nos pa­re­cen de ju­gue­te, en­cuen­tra el fi­nal en un ab­sur­do ac­ci­den­te de quad. Pa­re­ci­da sen­sa­ción des­pier­ta lo su­ce­di­do con Mi­chael Schu­ma­cher, que ni sa­be­mos si es­tá más cer­ca de no­so­tros que de Ángel Nie­to tras una caí­da me­nor es­quian­do.

La ima­gen de Bolt, lan­zan­do co­ces co­mo un ca­ba­llo que mal­di­ce ser do­ma­do por el des­tino, nos re­cuer­da que to­do en la vi­da, y, por tan­to, tam­bién el de­por­te, es im­pre­vi­si­ble. Y que ab­so­lu­ta­men­te na­die es in­mu­ne a las des­gra­cias y los con­tra­tiem­pos. La pa­ra­do­ja es que, pre­ci­sa­men­te por exis­tir el la­do os­cu­ro, la vi­da es ma­ra­vi­llo­sa. Por­que da va­lor a to­do lo que te­ne­mos y con­se­gui­mos.

Car­los Ma­ta­lla­nas es periodista, pa­de­ce ELA y ha es­cri­to es­te ar­tícu­lo con las pu­pi­las.

Ser­gio Llull “Tie­ne por de­lan­te un desafío a la al­tu­ra del ma­yor de los tí­tu­los, pe­ro es­te en so­le­dad”

DES­GRA­CIA. Usain Bolt, en el mo­men­to de le­sio­nar­se en el 4x100.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.